COMPARTIR
Generated with Avocode. Path Generated with Avocode. Rectangle Copy Rectangle Icon : Pause Rectangle Rectangle Copy

Programar es como aprender a tocar un instrumento

Hadi Partovi

Programar es como aprender a tocar un instrumento

Hadi Partovi

Fundador de Code.org


Creando oportunidades

Más vídeos sobre

Creció en el Irán revolucionario de principios de los años 80. En un contexto de guerra, sus juegos infantiles surgieron de las líneas de código que tecleaba junto a su hermano gemelo en un Commodore 64 que sus padres habían llevado a casa. Mientras caían las bombas, el código fue su vía de escape. “Aprendí que, si puedes soñarlo, puedes construirlo”, reflexiona Partovi.

Con tan solo 11 años se mudó con su familia a Estados Unidos. Su vida bien podría ser el guion de una película sobre el sueño americano: trabajó como ingeniero de software para pagarse los estudios, se graduó en Harvard y hoy es un conocido inversor en Silicon Valley. Hadi Partovi comenzó su andadura en Microsoft y ha sido asesor e inversor en muchas startups tecnológicas como Facebook, Dropbox, Airbnb o Uber. Hoy lidera Code.org, una organización sin ánimo de lucro que ofrece recursos gratuitos de informática y programación para estudiantes y profesores. Un proyecto con el que también pretende incentivar la incorporación de la informática en los planes educativos y la inclusión de las mujeres en las ciencias de la computación. “Si queremos preparar a los estudiantes para el futuro debemos enseñarles al menos la comprensión básica de lo que es un algoritmo, cómo funciona la tecnología, cómo funciona internet, qué es el aprendizaje automático y la inteligencia artificial, y cómo no solo ser un usuario de la tecnología, sino también un creador”, sentencia. Más de dos millones de profesores han usado code.org para enseñar a casi cien millones de estudiantes.


Transcripción

00:00
Hadi Partovi . Soy Hadi Partovi, director general de code.org y creador de la campaña mundial Hour of Code.
Y nuestra visión es que todos los estudiantes, en todas las escuelas, tengan la oportunidad de aprender informática.

00:17
Carlos Casas. Hola, yo soy Carlos Casas y soy padre de tres niños. Hola, Hadi, es un auténtico placer tenerte aquí.
Me gustaría empezar esta conversación preguntándote por tu experiencia, por tu vida y por cómo empezaste a programar.

00:36
Hadi Partovi. Mi infancia probablemente fue muy distinta a la de la mayoría. Me crie en Teherán, Irán. Y cuando tenía seis años, la revolución islámica estalló en el país. Tan solo un año después, nos invadió el país vecino, Irak, y vivimos cinco años en guerra. Bueno, la guerra duró más de cinco años, pero yo pasé cinco años allí durante la guerra entre Irán e Irak. Fueron unos tiempos muy duros en los que crecer. De día, vivía en un estado policial con todo lo que ello implica. Siempre estaba preocupado por si la policía se llevase a mis padres y los metiera en la cárcel por quién sabe qué motivos. Vivíamos bajo la ley islámica, me obligaban a rezar en la escuela y cosas así. De noche, los aviones de combate bombardeaban nuestro barrio, así que todas las noches sonaba una sirena y la ciudad entera se sumergía en la oscuridad. Nos refugiábamos en el sótano y nos tapábamos los oídos durante tres horas mientras ellos lanzaban bombas sobre la ciudad. Así que todo eso fue bastante duro y muy distinto a la infancia que tienen la mayoría de niños. Pero, en muchas otras cosas, mi infancia sí se parecía a la de los demás. Porque, a pesar de la guerra y todo eso, tenía muchas ganas de encontrar una vía de escape para la creatividad y la diversión. Y así es como empecé con la programación. Porque, viviendo en ese ambiente tan duro, mis padres trajeron un ordenador a casa. Por aquel entonces, un ordenador era un dispositivo bastante grande. Era un Commodore 64, una cosa enorme. Así que empecé a aprender a programar con un libro. Por entonces los ordenadores no venían con aplicaciones ni juegos, y mis padres no compraron ninguno. Solo me dijeron que aprendiese a hacer mis propias aplicaciones y juegos. Mi hermano gemelo y yo básicamente aprendimos a programar con un libro. Y descubrimos que podíamos usar nuestra imaginación y crear lo que fuera, así que desarrollé aplicaciones y juegos de música o arte. Esa fue mi vía de escape del entorno tan duro que me rodeaba. Y aprendí que, si puedes soñarlo, puedes construirlo. Esa vía de escape, junto a la confianza y creatividad que desarrollé, fueron mi forma de sobrellevar las dificultades de la guerra y la revolución en la que tuve que crecer.

03:00
Carlos Casas. ¿Puedes hablarnos de tu proyecto en concreto? ¿Qué es code.org? ¿A qué te dedicas? ¿Y cómo lo haces?

03:07
Hadi Partovi. Code.org es una organización sin ánimo de lucro cuya meta es que la informática sea parte del plan de estudios para todos los alumnos en todas las escuelas. La idea base de code.org es que la informática es crucial para todos los estudiantes. Cuando enviamos a nuestros hijos a la escuela, esperamos que la escuela los eduque y les enseñe cómo funciona el mundo y cómo estar preparados para el futuro. Pero hoy en día las escuelas no enseñan informática como parte de su plan de estudios. Enseñan matemáticas, ciencias, historia, lengua, idiomas… Pero aprender cómo funciona la tecnología y cómo crear tecnología no forma parte del sistema educativo. El trabajo de code.org es asegurarse de que la informática, que incluye programación, pero también otras materias de todo tipo, se imparta en el sistema educativo, de igual forma que enseñamos todas las demás materias como parte de la educación integral de los estudiantes. Para ello, abogamos por un cambio en el plan de estudios, y también creamos los cursos y los programas de formación para docentes para apoyar a las escuelas y los gobiernos que quieren cambiar su plan de estudios.

04:15
Carlos Casas. Hadi, necesito que me ayudes con una cosa. Cuando vuelva a casa, ¿cómo les explico a mis padres lo que es programar?

04:22
Hadi Partovi. Si tuviera que explicarle a alguien qué es programar, empezaría con qué papel tiene la tecnología en su vida. Y una de las experiencias más comunes que tenemos es que todos tenemos un móvil y usamos aplicaciones, prácticamente en todo el mundo. Creo que todas las personas hemos vivido un momento en el que decimos: “¿Por qué no hacen una aplicación que haga esto?”. Todos hemos tenido una idea para una aplicación, o una idea para mejorar una de las aplicaciones que usan. Y siempre pensamos: “¿Por qué no hacen esto?”. Tenemos que cambiar esa mentalidad y empezar a pensar: “¿Por qué no hago yo una aplicación que haga esto?”. Programar consiste en aprender a hacer una aplicación o una página web y entender cómo funcionan. Ya sea tu madre o tu padre, seguro de que los dos han usado aplicaciones, pero probablemente ninguno de los dos sepa cómo funcionan ni cómo podrían crear una aplicación ellos mismos, ni cómo podrían modificarla. Y la gente se sorprende de lo rápido que un niño de diez años puede aprender a crear una aplicación muy sencilla y tenerla en su teléfono. Se tarda unos tres minutos en code.org en hacer la aplicación más básica, que puedes tener en tu teléfono y experimentar con ella, puedes cambiar algo y mejorarlo. Puede que la estropees sin querer y la arregles luego. Y la capacidad de crear tecnología es en lo que consiste programar.

Programar es como aprender a tocar un instrumento - Hadi Partovi, fundador de code.org
Quote

“Dar a la gente las mismas oportunidades no solo es bueno para la igualdad, es bueno para el progreso”

Hadi Partovi

05:45
Carlos Casas. Hadi, has dicho que todas las escuelas deberían enseñar informática. Pero ¿todos los estudiantes deberían aprender a programar?

05:54
Hadi Partovi. En primer lugar, aunque mi organización se llama code.org, no nos dedicamos solo a programar código. La informática consiste en muchas otras cosas. Programar es obviamente parte de ello, pero también el pensamiento computacional, el diseño de algoritmos, la ciencia de datos, el aprendizaje automático, las redes, la ciberseguridad y, sobre todo para la gente de Humanidades, tenemos el estudio de la ética y el impacto social y lo que significa ser un ciudadano digital en este siglo. Teniendo en cuenta todo este conjunto de ámbitos, creo que es muy importante que todos los estudiantes tengan al menos un primer contacto básico. Por ejemplo, en la escuela, todos los alumnos aprenden matemáticas, no solo aquellos que quieren llegar a ser matemáticos. Todos los estudiantes aprenden algo de historia, no solo aquellos que quieren ser historiadores. Todos aprenden biología básica, o cómo funcionan las bombillas, o cómo la electricidad hace que las máquinas funcionen. Esto no es solo para los biólogos o para los electricistas, porque se supone que la escuela ha de enseñarte cómo funciona el mundo y exponerte a los distintos ámbitos académicos para que luego puedas decidir cuál te entusiasma y cuál quieres aprender más en profundidad. Y en este siglo, si queremos preparar a los estudiantes para el futuro, incluso a los que no quieren ser programadores, debemos enseñarles al menos la comprensión básica de lo que es un algoritmo, cómo funciona la tecnología, cómo funciona internet, qué es el aprendizaje automático y la inteligencia artificial, y cómo no solo ser un usuario de la tecnología, sino también un creador. Y si los niños deciden que ese es el futuro profesional que quieren, genial. Si no, no pasa nada. Pero al menos las escuelas deben abordar el propósito básico de brindarles un primer contacto con este importante campo académico.
Y creo que eso es importante para todos los estudiantes, independientemente del trabajo al que aspiren. De hecho, es una de las habilidades más importantes que podemos enseñar a los niños para el mundo digital en el que van a crecer. Una de las cosas que hacemos en code.org es crear unos cursos fantásticos que enseñan principios básicos de informática. Son cursos que pueden hacer niños de cuatro o cinco años, ni siquiera hace falta saber leer y escribir para empezar a programar de forma muy básica. Y llegan hasta la edad de 17 años. Nuestros cursos están diseñados para impartirse en escuelas, pero los estudiantes también pueden usarlos en casa o en actividades extraescolares. Hacen que la informática sea divertida, atractiva y creativa. Para ello introducimos personajes de películas o videojuegos que les encantan a los estudiantes, o incluso artistas, famosos y deportistas, para que los estudiantes conecten con la tecnología.

08:44

La tecnología ya forma parte de su mundo. Si tenéis hijos, o si miráis a vuestro alrededor, sabréis que a los niños les encanta la tecnología. Es parte de su identidad. Y aprender a crear tecnología es algo atractivo automáticamente. Pero, además, introducimos cosas como Angry Birds, Star Wars, Minecraft o Shakira, haciéndolo mucho más interesante, añadiéndole cultura popular. Y eso es parte de cómo estamos cambiando el sistema educativo. Porque, en gran parte, ir a la escuela se ha vuelto aburrido. Y si tienes hijos, como yo, cuando vuelven de la escuela a casa, dicen: “¿Por qué estoy aprendiendo esto o aquello? Es aburrido”. Mientras que aprender a programar, aprender informática, es intrínsecamente divertido. Es intrínsecamente creativo. Parte del trabajo de code.org es hacer que los cursos sean más atractivos a través de todas las cosas que añadimos. Hemos diseñado code.org de forma que cualquier estudiante pueda usarla en cualquier ordenador, portátil o tableta, para que sea accesible a la mayoría de las personas. Y al hacerla accesible, al ponérselo fácil a los estudiantes y a los profesores, la hemos extendido a muchas escuelas y aulas. Hoy, más de dos millones de profesores han usado code.org para enseñar a casi cien millones de estudiantes. En todos los países del mundo hay estudiantes aprendiendo a programar con la plataforma de code.org. Se ha convertido en uno de los movimientos educativos de mayor crecimiento, liderado por profesores que están incorporando la informática a sus clases con la ayuda de nuestra campaña, y lo que es más importante, con la ayuda de los cursos que hemos creado.

10:25
Carlos Casas. Háblame un poco más sobre eso, Hadi. Porque, desde fuera, mucha gente cree que la programación es algo bastante complicado, bastante complejo. ¿Es eso cierto? Y ¿cómo la haces realmente accesible, especialmente para los niños?

10:38
Hadi Partovi. Muy buena pregunta, porque la mayoría de gente tiene una imagen de la programación que sale de las películas. Hay un adolescente en un sótano oscuro con una bebida energética y un póster de Star Wars en la pared tecleando muy muy rápido, y solo escribe unos y ceros, y no tiene sentido. Simplemente escribe muy rápido y hace que pase algo. Te piensas que debe de ser alguien conectado de una forma extraña al ordenador. No parece que sea algo divertido, interactivo ni colaborativo. Parece que sea algo que solo puedes hacer si eres un genio. Y la mayoría de gente se piensa que la informática es más difícil que el álgebra. Que es como física cuántica. Pero empezar es fácil en todo. Cuando enseñamos matemáticas, no empezamos con el álgebra, empezamos por saber contar. Cuando enseñamos lengua, no empezamos con la literatura más difícil, empezamos con el alfabeto. Así que, para aprender informática, no hace falta empezar buscando la solución de los problemas más difíciles y desafiantes, sino que se empieza con una programación muy muy simple, utilizando bloques.
Simplemente con el dedo o con el ratón, arrastrando y soltando comandos hasta juntar dos o tres comandos que hacen que algo se mueva. Y luego pulsas en “ejecutar” y hace lo que querías que hiciera. Y si te equivocas y cometes un error, puedes cambiarlo. Es mucho más interactivo y está basado en el método de ensayo y error. Es algo que pueden empezar a hacer niños de cinco años. De hecho, cuando mi hija lo probó por primera vez, fue una de mis primeras pruebas con code.org. Cuando ella tenía cuatro años y empezó a aprender a programar, ella no sabía lo que significaba eso. Ella no pensaba que la programación fuese para genios, solo pensaba que era divertido y que parecía un juego. Y en cuanto lo probó un rato, quería seguir, gracias a la interactividad. Es porque sientes que estás creando algo, que el ordenador está haciendo lo que quieres que haga. Y esa sensación de poder es genial a todas las edades, es una sensación especial de que tienes el control y la máquina está haciendo lo que le dices que haga. Lo hemos hecho muy muy simple. Si piensas en programación a nivel profesional, no es en absoluto tan simple, pero se vuelve más fácil cada año que pasa. Cuando mi padre estudiaba informática, había que perforar agujeros en cartulinas y meter esas tarjetas dentro del ordenador. Eso era código de verdad, había que saber qué significaba el patrón de las perforaciones. Y después pasó a ser teclear unos y ceros, o teclear números, código de verdad.

13:13

Ahora programar es mucho más parecido a escribir en un idioma. Es mucho más parecido a escribir en los idiomas que hablamos. Aún no es fácil de leer, pero cada año se vuelve más fácil. Y el motivo de que sea fácil de aprender para los estudiantes es que aprender un idioma es fácil cuando eres joven. Cuando un niño de seis o siete años aprende un idioma nuevo, no tiene miedo, su cerebro lo aprende con facilidad. Comparo aprender a programar con aprender un idioma, pero todavía más con aprender a tocar un instrumento musical. Lo digo porque, cuando aprendes a tocar música, la notación musical también es una forma de código, son pequeños puntos y líneas en la pantalla. Pero es algo creativo. Y requiere de práctica y del método de ensayo y error, y cometes errores y los corriges. Y estás aprendiendo a hacer algo bello. Aprender a programar es muy parecido. Estás aprendiendo a crear algo. Pero tu instrumento no es un piano o una guitarra. Es un ordenador. Pero aun así, la creatividad lo hace divertido. Y esa creatividad, para los estudiantes de hoy, con todo el tiempo que pasan con sus iPads, móviles y tabletas, poder crear esa tecnología y no solo tener que usarla es un poder particularmente importante para ellos.

Programar es como aprender a tocar un instrumento - Hadi Partovi, fundador de code.org
Quote

“El valor de la educación es ayudar a apoyar a la sociedad en su conjunto”

Hadi Partovi

14:35
Carlos Casas. Estamos en “Aprendemos juntos”, que es un programa educativo. Y personalmente creo que tener acceso a la educación es la base, la fuente, para el desarrollo y la prosperidad de las sociedades. Así que me gustaría saber cuál es tu punto de vista al respecto, y en concreto, dado que soy padre de tres hijos, ¿cuál es el papel de los padres en todo esto?

14:56
Hadi Partovi. Claro. A mí me apasiona la educación. Y es curioso porque, si me lo hubieras preguntado cuando era pequeño, no creo que hubiera dicho lo mismo. Mi padre era profesor de física. Me acuerdo de que, cuando era pequeño, mi madre siempre decía… Básicamente decía que los profesores no ganan mucho dinero. Porque así era la vida de mi padre. Y recuerdo pensar: “Quiero dedicarme a los negocios para así poder ganar dinero y ser capaz de mantener a mis padres”. Éramos inmigrantes en Estados Unidos. Y empecé mi carrera laboral en tecnología, trabajando en empresas como Microsoft, creando mis propias startups. Pero, a medida que avanzaba mi carrera, miraba al mundo que me rodeaba y me daba cuenta de que el nivel de desigualdad que tenemos es algo que no le gusta a nadie. Ya sea desigualdad racial, desigualdad económica, desigualdad de género… Y la raíz de muchos de estos problemas es la desigualdad de oportunidades. Dar a la gente las mismas oportunidades no solo es bueno para la igualdad, es bueno para el progreso. Es bueno para la economía. Y la oportunidad más básica que podemos dar a la gente es la educación. El refrán dice: “Dale a alguien un pescado y tendrá comida un día, pero enséñale a pescar y tendrá comida para toda la vida”. Recuerdo haber oído eso cuando era pequeño. La capacidad de enseñar a la gente cómo ser autosuficientes, cómo crear, cómo ganarse la vida por sí mismos… Eso no solo les otorga poder, también les otorga dignidad.

16:35

El valor de la educación es ayudar a apoyar a la sociedad en su conjunto. Es uno de los aspectos más importantes de la sociedad, preparar a nuestros jóvenes para el futuro e incluso preparar a los adultos para un futuro de aprendizaje permanente. En mi caso, decidí dedicar mi vida a la enseñanza de informática, pero creo que la educación en todas las materias es fundamental para la sociedad y para el progreso humano. Y me siento muy honrado de estar aquí en “Aprendemos juntos” para hablar de ello. Como padre… Yo también soy padre de tres hijos. Y probablemente es difícil ser hijo mío, porque siempre estoy intentando hacer que aprendan. Y probablemente prefieran simplemente jugar y divertirse. Pero creo que el papel más importante de un padre en esto es animar a los niños. No decirles: “Tienes que aprender”, sino decirles: “Esto se te da realmente bien”. De hecho, en informática, algo que es realmente importante es que los padres les digan a sus hijas: “Se te da muy bien programar” o: “Se te da muy bien todo esto de la tecnología”. Porque, a su alrededor, la sociedad les está dando a las niñas un mensaje diferente. Y si sus padres les dicen que se les da muy bien algo, pensarán: “Vaya, tal vez sea muy buena en eso”, y eso hará que lleguen más lejos. Y el otro papel importante de los padres es despertar la curiosidad. Porque un niño curioso aprende por su cuenta. No necesitan que les enseñen o que les den sermones. Si un niño es curioso, querrá descubrir las cosas por sí mismo. Así que, como padre, es más importante hacer preguntas que enseñar. Simplemente decir: “Me pregunto qué será esto”, o decir: “No sé la solución de esto”, y luego dejarle que intente averiguar la respuesta por sí mismo. Esas son las dos cosas que intento hacer con mis hijos, decirles: “Se te da muy bien esto”, y luego hacerles preguntas para ver si podemos resolverlas mediante nuestra curiosidad, por nosotros mismos.

18:33
Carlos Casas. Fantásticas ideas. ¿Y los profesores? Porque, cuando miro tu proyecto, siempre pienso que necesitas tener profesores en todas partes para llevarlo a la vida. ¿Cómo lo haces?

18:44
Hadi Partovi. Los profesores son el pilar y la inspiración de code.org. De hecho, cuando creé code.org, no tenía ni idea de si tendría éxito, no imaginaba que tendría todo el éxito que ha tenido. Y, con diferencia, el aspecto más importante de nuestro éxito es el increíble apoyo de aquellos profesores que han decidido por su cuenta que la informática es importante para el futuro de nuestros hijos. Sobre todo, los profesores que dicen: “No voy a esperar al gobierno ni a la administración, voy a empezar a enseñar esto porque mis alumnos no pueden esperar. Dentro de un año ya no estarán en mi clase. Mientras estén conmigo, no voy a esperar a que el gobierno se dé cuenta, voy a empezar a enseñarles informática”. Es increíble que dos millones de profesores ya hayan empezado a enseñar con code.org. La mayoría lo hacen porque se dan cuenta de que es importante para los niños. Y si te paras a pensarlo, son profesores que nunca aprendieron informática. Están impartiendo una materia que les resulta ajena, que incluso les da un poco de miedo o les intimida. Ellos no la aprendieron, y han dicho: “Voy a hacer que mis alumnos estudien esto”. Esa es, con diferencia, la mejor parte de mi trabajo. Imaginar a un profesor en un país extranjero que recurre a la plataforma de code.org y la introduce en sus aulas, asumiendo un riesgo personal al hacerlo, al intentar enseñar una materia que nunca ha aprendido. Los profesores son básicamente la inspiración de code.org, porque, cada día, cuando se sientan delante de sus alumnos, están ayudando a preparar a la próxima generación para el futuro. Y son también el pilar del cambio educativo. Sobre todo, ahora que estamos saliendo de esta pandemia. Los últimos años han sido muy difíciles para los profesores. Los docentes, igual que los trabajadores sanitarios de primera línea, han tenido que mantener unida a la sociedad. No habríamos sobrevivido a esta pandemia si los profesores de todo el mundo no hubieran aprendido a enseñar de forma remota a través de videoconferencias, o a encontrar otras formas de mantener el interés de los alumnos. Estos dos últimos años han sido muy difíciles. Pero, ahora que estamos saliendo de la pandemia y reabrimos las escuelas, es un buen momento para replantear el sistema educativo y pensar: “¿Qué hemos aprendido en estos dos años?”. Hemos dado muchos ordenadores a estudiantes, a aquellos que no tenían ningún dispositivo, para que pudieran aprender desde casa por videoconferencia y Zoom. ¿Pueden usar esos ordenadores ahora para crear?
Y los profesores han aprendido muchas habilidades técnicas mientras lidiaban con la pandemia. Tal vez puedan usar esas habilidades no solo para la pandemia, sino para enseñar informática.

21:32

Creo que una de las lecciones principales que todos hemos aprendido de esta pandemia es que el mundo es flexible al cambio. Estamos acostumbrados a que el mundo sea igual todos los días, sobre todo en la educación, donde las cosas son iguales casi siempre.
Y el plan de estudios del presente es más o menos el mismo plan de estudios de hace diez años, de hace 20 años o de hace 100 años. Seguimos enseñando matemáticas, lengua e historia. Pero la pandemia nos ha demostrado que, cuando todo cambia, somos flexibles. Los profesores y los estudiantes se adaptan, todos tuvieron que adaptarse. Y creo que es importante tener esa mentalidad de adaptabilidad y pensar: “¿Cómo puede nuestro sistema educativo adaptarse para no solo enseñar el plan de estudios del pasado, sino también el del futuro?”. “Ahora que sabemos que nuestros profesores se adaptan, ¿qué podemos hacer para replantear y reimaginar el sistema educativo? ¿Qué queremos que se enseñe a los estudiantes? ¿Cuáles son las habilidades que deben tener? ¿Es tan importante aprender las mismas cosas que aprendíamos hace 20 años?”. Planteo esto porque, en el trabajo, las compañías de todos los ámbitos buscan habilidades nuevas y distintas a las que buscaban antes. Las compañías buscan creatividad, colaboración, resolución de problemas y competencias digitales. Son probablemente las cuatro cosas principales que buscan. Y luego ves lo que se enseña en primaria y secundaria. ¿En qué clase se enseña creatividad, colaboración, resolución de problemas y competencias digitales? Solo hay una clase que enseña esas cuatro cosas, y es Informática, que es una de las razones principales por la que creé code.org. Eso no significa que otras clases no sean creativas o colaborativas, pero esta es la única materia que enseña todos esos conceptos juntos, por lo que, incluso si un estudiante no quiere ser informático, pero quieres inculcarle creatividad, colaboración o gestión de proyectos, la informática es una forma excelente de impartir esas habilidades.

23:35
Carlos Casas. ¿Cómo imaginas la escuela del futuro?

23:39
Hadi Partovi. Bueno, hay mucha gente que puede imaginar cómo será la escuela del futuro, y yo no quiero que parezca que tengo todas las respuestas.
Pero hay una serie de cosas que son muy evidentes sobre la educación actual. Puedes plantearte: “Vamos a deshacernos de la educación del presente y empezar desde una pizarra en blanco, ¿qué hacemos?”. Lo digo porque, en muchos otros ámbitos, la gente parte de una pizarra en blanco y vuelve a empezar. En el sistema educativo hay material de hace 200 años que estamos intentando mantener. Pero si pudiéramos dejarlo todo a un lado y pensar: “Vamos a empezar de cero y a crear la escuela del futuro”, ¿qué harías?
Haríamos una serie de cosas. La primera es replantear qué queremos que aprendan los estudiantes. No solo cómo lo aprenden, sino lo que aprenden, y cuáles son las habilidades importantes. Algunas de las habilidades que estamos enseñando hoy no son relevantes para el futuro. ¿Hay que enseñar caligrafía? ¿Por qué? ¿Hay que enseñar a multiplicar números grandes entre sí? Mi hija, por ejemplo, cuando tenía siete u ocho años y estaba aprendiendo, hacía multiplicaciones y divisiones sin parar, una y otra vez. Y al acabar, decía: “Alexa, ¿cuánto es 345 multiplicado por 289?”. Y Alexa le daba las respuestas. Y yo sé que ella pensaba: “¿Por qué estoy haciendo esto si esta máquina puede hacerlo por mí?”. El primer punto para la escuela del futuro es que hay que intentar reducir el aprendizaje que es mecánico, que es de memorizar y que es aburrido. Porque todo el trabajo mecánico, de memorizar y aburrido lo van a hacer las máquinas. El segundo punto es que lo más importante para los estudiantes es que aprendan a aprender. Inculcarles la curiosidad de lo que supone convertirse en aprendices de por vida. Todos estamos viendo que se puede aprender en YouTube, en Wikipedia o en internet. Muchos de nosotros aprendemos lo que necesitamos cuando lo necesitamos.

25:39

Pero estamos usando un sistema educativo que viene de un tiempo anterior a internet. Antes de internet, si querías aprender algo, ibas a la escuela, cogías el libro y te lo enseñaba el experto. Hay que replantear la escuela para la era de internet y para una era de aprendizaje permanente. Eso es lo que deberíamos apoyar. Y por último, el aprendizaje personalizado y basado en proyectos es una forma mejor de aprender. La idea de escuchar una lección, escribir apuntes y memorizarla, aunque lo hayamos hecho durante cientos de años, no es la mejor forma de aprender. Muchos niños tienen problemas de atención y les cuesta concentrarse a lo largo de una clase. Pero si les das un proyecto, si les das algo que crear, aprenderán. Si estás creando un juego que consiste en lanzar una pelota, tienes que recurrir a las matemáticas para calcular la trayectoria del lanzamiento. Cuando escribes el código para lanzar la pelota, también estás aprendiendo un poco de matemáticas y física. Pero la creatividad y la concepción como proyecto hacen que sea creativo, divertido y atractivo, además de enseñarte matemáticas y física. El aprendizaje personalizado y basado en proyectos es el último punto para replantear la escuela.

Programar es como aprender a tocar un instrumento - Hadi Partovi, fundador de code.org
26:53
Carlos Casas. Hemos hablado mucho sobre educación, sobre cómo evolucionar el sistema educativo. Pero ¿qué pasa con el futuro del trabajo? ¿Cómo imaginas los trabajos futuros?

27:04
Hadi Partovi. El trabajo siempre ha estado cambiando, porque, durante miles de años, a medida que la tecnología cambia nuestro mundo, el trabajo y la economía se adaptan a ello. Y el cambio tecnológico hace cientos de años no era tan rápido como ahora. Ahora, cada tres años, hay una nueva innovación importante que cambia no solo el campo del software y de la tecnología, sino que tiene un impacto en todos los ámbitos, desde el transporte hasta la agricultura, el comercio y la banca. Así que el trabajo del futuro va a ser muy diferente del trabajo de nuestro presente, a causa de todo este avance tecnológico. Lo que está claro es que el trabajo mecánico y repetitivo va a desaparecer. Va a ser más importante el trabajo creativo y de conocimiento. Y sobre todo el trabajo tecnológico, aprender a manejar el software y el aprendizaje automático va a ser más valioso. No sé exactamente qué trabajos o qué partes de los trabajos se van a automatizar. Pero está claro que las máquinas no van a hacer todo el trabajo o las partes del trabajo. Y las personas que saben cómo crear esas máquinas, cómo programarlas, cómo mantenerlas o simplemente cómo funcionan van a ser muy importantes. Y esto repercute en todos los ámbitos. En medicina, por ejemplo, el diagnóstico de enfermedades se hará cada vez más mediante una extracción de sangre, o una secuenciación del genoma y un ordenador que lo analice. La medicina se va a volver personalizada, y los médicos van a tener que aprender cómo funciona este diagnóstico, cómo manejar la tecnología para crear una medicina personalizada. Eso es solo un ejemplo. En agricultura, los tractores autónomos serán cada vez más los que gestionen los cultivos en el campo. Tractores que el agricultor necesitará programar, igual que los estudiantes en code.org hacen que algo avance, gire a la izquierda o gire a la derecha. Se programa el tractor para la forma de la granja, y el tractor también usará la visión artificial para observar las plantas y decidir cuáles necesitan pesticidas, o qué tratamiento necesitan…

29:20

El trabajo de un agricultor, que parecería que es trabajar con una pala o hacer un trabajo muy físico en el campo, se va a convertir cada vez más en un tipo de trabajo tecnológico. Por eso es tan importante enseñar informática, porque estas habilidades digitales afectarán a todos los trabajos, no solo al de los programadores o los científicos de datos. Otra cosa interesante es que ya hemos visto esto debido a la pandemia. El trabajo está evolucionando para hacerse independiente de la ubicación. No todas las formas de trabajo, pero cada vez más trabajos se pueden hacer a distancia. Y esto es interesante porque, a lo largo de la historia, la gente ha notado que el talento está en todas partes, pero la oportunidad no. No todas las regiones tienen oportunidades de trabajo.
Y el trabajo remoto cambia eso. El trabajo remoto significa que puedes crecer en el barrio más pobre de un país sin una industria tecnológica, y que aun así te contrate una gran empresa de tecnología. Porque las empresas ahora están dispuestas a contratar gente con talento en cualquier lugar. Y esto cambia del todo la naturaleza de la oportunidad, y crea un camino para una sociedad más igualitaria. Y también le da mucha más importancia al valor de la educación. Antes, si querías oportunidades, tenías que mudarte a una ciudad o un sitio que las tuviera. Y nos dirigimos cada vez más a un mundo en el que se necesita una educación que te permita aprovechar esa oportunidad. Y puedes responder a ofertas de trabajo sin moverte, y luego hacer el trabajo desde cualquier ciudad en la que vivas.

30:58
Carlos Casas. Alguna gente podría pensar: “¿Por qué debería aprender a programar hoy?”, porque tal vez en el futuro será algo automático y pasará a ser algo que no necesitan. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

31:09
Hadi Partovi. Los métodos de programación actuales se están automatizando. De hecho, Microsoft tiene una herramienta llamada GitHub Copilot que es como una función de autocompletar para programadores. Como cuando estás escribiendo un correo electrónico, a veces se autocompleta y quiere terminar tus frases por ti, y tú decides si te gusta o no. Esto es lo mismo para la programación. Empiezas a escribir el código y te dice: “Sé lo que estás haciendo. Esto es lo que creo que es”. Y una tercera parte de las veces, los programadores dicen: “Sí, es correcto”. Y el ordenador se encarga de la programación por ellos. Pero la realidad es que la programación, o trabajar con ordenadores y tecnología, se ha vuelto más y más fácil cada año, lo que significa que es menos física cuántica y más una materia democrática que todos deberían aprender. Cuanto más fácil sea trabajar con ordenadores, más importante es que aprendas a hacerlo, porque más atrás te quedarás si no te mantienes al tanto. Y también más oportunidades se abrirán para el cambio.
Esto ha sido así a lo largo de la historia de la informática. Cuando enseñamos a programar en code.org, no importan el punto y coma, los paréntesis o la sintaxis. Importan los conceptos. Y a medida que la programación se automatiza y se simplifica, los conceptos son los mismos, pero las cosas difíciles desaparecen. Ahora hay incluso un movimiento que se llama “No-code”, que son herramientas para programar sin código. Pero creo que No-code es código, porque a lo largo de la historia de la programación los viejos métodos cambian por otros más sencillos, y luego otros todavía más sencillos y fáciles. Y a medida que la programación se vuelve más y más simple, se vuelve más divertida, más creativa, más poderosa y más importante de enseñar. Y los conceptos son los mismos a lo largo del tiempo. Los conceptos en este caso son cosas como el pensamiento computacional, el diseño de algoritmos, la abstracción, las funciones y variables, las sentencias condicionales, los bucles… Esas cosas no han cambiado. Pero antes, si querías crear un bucle para repetir algo cinco veces, necesitabas programarlo todo con unos y ceros. En code.org, solo hay que arrastrar un bloque que diga “repite esto cinco veces”. Y pones el número cinco, y es mucho más fácil. Así que cada vez es más fácil de hacer. Y como cada vez es más fácil de hacer, cada vez es más importante de enseñar, porque va a ser un poder más democrático.

33:48
Carlos Casas. Hadi, volvamos al proyecto, a code.org. Dentro de tres años, en 2025, ¿qué considerarías un éxito?

33:58
Hadi Partovi. Aún no llegamos a los cien millones de estudiantes. En tres años, code.org superará los cien millones. Hay una serie de cosas que puedo imaginar en los próximos tres años, pero la más importante es que, durante esos tres años, veremos más estados, países y comunidades que requerirán la informática para conseguir el graduado escolar. Y cuando creé code.org, nuestro único objetivo era que las escuelas enseñaran esto de forma optativa. Ahora ya estamos viendo que el gobierno dice que ni siquiera debería ser optativo. Debería ser obligatorio para todos los estudiantes. Eso está empezando a cambiar. Ya hay muchos países que están diciendo: “En primaria, todos los estudiantes tienen que aprender informática”. En Estados Unidos ya hay tres estados que han dicho que no puedes graduarte en secundaria a menos que hayas aprendido algún nivel básico de informática. Para mí, lo más importante es que todas las escuelas enseñen informática, para que no haya ningún sitio al que puedas llevar a tu hijo sin saber si tendrá siquiera la oportunidad de aprender la materia. Para nosotros, lo más importante es que las escuelas lo ofrezcan. Si lo hacen obligatorio o no, si usan la plataforma de code.org o usan algún otro método, eso ya me importa menos, siempre y cuando todos los niños tengan un acceso básico a ello, lo mismo que yo tuve cuando crecí en Irán. Porque si ni siquiera tienes acceso a ello, si ni siquiera tienes esa oportunidad, nunca vas a poder aprenderlo. Y para mí, llegar al punto en el que cada escuela ofrezca esa oportunidad, en el que cada estudiante tenga esa oportunidad, es la meta definitiva. Y cada año nos acercamos más a esa meta.

35:44
Carlos Casas. Estás liderando un movimiento global. ¿Cómo se escala el impacto?

35:50
Hadi Partovi. Es una lección de humildad que digas que estoy liderando un movimiento global, porque creo que hay muchas personas liderando el movimiento, y tenemos suerte de ser una gran parte de él. Y el movimiento para enseñar informática en las escuelas empezó al menos 20 años antes de que yo empezase a hacer este trabajo. Durante al menos 20 años, investigadores y universidades con financiación de numerosas empresas interesadas en esto han estado trabajando en enseñar informática, mucho antes de que existiera code.org.
Hay una serie de cosas que code.org ha hecho de manera distinta, y que creo que han ayudado a aportar a este trabajo, así como a amplificarlo y expandirlo. La primera es hablar de informática con un lenguaje sencillo y accesible a la gente común. Incluso el término code.org, el nombre de code.org es divertido. Parece algo guay. A pesar de que nos dedicamos a la informática y a la programación, hemos intentado que sea guay. Hemos captado a famosos, hemos tenido a Shakira, a Serena Williams o a Marcelo…
Al tener a jugadores de fútbol, a ​​cantantes y a tenistas hablando de informática, podrías pensar: “¿Por qué estamos haciendo esto?”, pero eso hace que sea parte de la conversación sobre quién debería aprender a programar. Captar a líderes mundiales también ha sido un enfoque muy distinto. Uno de los logros de los que más orgulloso estoy es que el presidente Obama fuera el primer presidente de Estados Unidos en escribir una línea de código. Y no solo por ser presidente de Estados Unidos, sino por ser un presidente negro. Este es un campo tradicionalmente dominado por hombres blancos y asiáticos. Cuando el primer presidente negro de Estados Unidos escribe una línea de código, el mundo es consciente de que esto es importante. Y el presidente no solo escribió una línea de código, también dijo que ahora la programación y la informática, igual que la lengua y la aritmética, forman parte de la educación básica. Además del presidente Obama, hemos tenido a 16 líderes mundiales, presidentes y primeros ministros participando en un Hour of Code con estudiantes, para demostrar básicamente que esto no es algo a lo que solo pueda aspirar un niño especial. Es algo que cualquiera puede aprender.

38:19

El más emocionante de ellos para mí, solo porque fue algo muy inesperado e insólito, fue hace tres años. Fui al Vaticano con tres chicas jóvenes de China, de Chile y de la República Dominicana. Estas tres chicas habían programado una aplicación junto al papa Francisco. El papa Francisco escribió una línea de código para contribuir a una aplicación sobre la paz mundial y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Menciono esto porque, si el papa bendice una declaración que dice: “Todas las escuelas deben enseñar informática para que los estudiantes puedan crear el mundo del futuro y lograr la paz mundial”, eso es algo que demuestra que esto no trata solo sobre programar. Trata sobre el futuro de la humanidad. Trata sobre crear oportunidades. Trata sobre animar a los estudiantes de ámbitos infrarrepresentados. Y, con diferencia, el mayor punto fuerte de nuestro movimiento global no es que contemos con presidentes, primeros ministros, el papa y políticos importantes, sino también con estudiantes y profesores individuales a los que esas figuras inspiran. Las escuelas han empezado a enseñar informática antes de que el gobierno apruebe una ley, o de que el distrito establezca una nueva normativa. Los profesores piensan: “Esto es emocionante. Si Obama puede hacerlo, yo también lo haré. Si Shakira dice que es interesante, le echaré un vistazo. Si el papa escribe una línea de código, seguro que mi clase también puede hacerlo”.
Y ahora hay dos millones de profesores que empiezan a enseñar informática usando code.org, y el poder de esos dos millones de profesores es que los políticos que aprueban las leyes están prestando atención. Porque esto ya está pasando en las aulas, se apruebe o no una ley. Y como político, te das cuenta de que aquí no hay polémica. Vivimos una época en la que existe una gran división política. En todos los países, los políticos se pelean por un tema u otro. Nadie se pelea por la enseñanza de informática.
En España, todos los expresidentes y el presidente actual están de acuerdo en este tema. Y no solo en España. En Estados Unidos, esta es la única política en la que el presidente Obama, el presidente Trump y el presidente Biden están de acuerdo. Es porque todo el mundo sabe que la tecnología es el futuro. Todo el mundo sabe que ahí hay dinero y oportunidades. La idea de que nuestras escuelas no estén enseñando informática en el siglo XXI parece un error. ¿Cómo hemos permitido que sucediera esto? ¿Cuánto tiempo vamos a permitir que los estudiantes vayan a escuelas que están dejando de lado esta materia tan importante? Es algo en lo que los políticos se ponen de acuerdo con facilidad, si tantos millones de estudiantes y profesores ya lo están haciendo igualmente.

Programar es como aprender a tocar un instrumento - Hadi Partovi, fundador de code.org
Quote

"En el futuro va a ser más importante el trabajo creativo y de conocimiento"

Hadi Partovi

41:14
Carlos Casas. Hadi, ¿cómo podríamos promover el papel de la mujer en la tecnología?

41:19
Hadi Partovi. Muy buena pregunta, porque, como casi todo el mundo sabe, la tecnología está dominada por hombres. Ya sea en el sistema educativo o en el lugar de trabajo, en las enseñanzas técnicos y en los trabajos técnicos hay aproximadamente un 80 % de hombres y solo un 20 % de mujeres. Y es algo que ha ido empeorando desde los años 80. Y tiene que cambiar. No solo tiene que cambiar por una cuestión de igualdad de género, nuestra economía y nuestro progreso se quedarían atrás si nuestra mano de obra se compone mayoritariamente de hombres y las mujeres no contribuyen. Es un desafío que gira en torno a los mensajes sociales, los estereotipos sociales y los modelos a seguir de la sociedad. Hay varias cosas que podríamos hacer para que más chicas jóvenes se interesen por la informática. Un aspecto importante es empezar de joven. Uno de los motivos por los que code.org anima a las escuelas a enseñar informática en primaria es porque, a los ocho o nueve años, las niñas empiezan a desarrollar ideas sobre qué se les dará bien y qué no se les dará bien. Y si esperas hasta los 16 o 17 años para introducir la informática, muchas chicas jóvenes decidirán que no es para ellas. Si lo enseñas a los ocho años, es fácil, es divertido, es creativo y aún no han construido esos estereotipos sociales. Lo segundo es que es importante tener modelos a seguir. Por eso hemos captado a muchas famosas para apoyar code.org, ya sean personas como Serena Williams o Shakira, pero queremos destacar sobre todo los modelos a seguir en la tecnología para mostrar quién puedes llegar a ser. Una de las miembros de nuestra junta, Susan Wojcicki, fue una de las primeras empleadas de Google y es la directora ejecutiva de YouTube. Y todos los estudiantes conocen YouTube, es una de las webs más populares del mundo. Es importante para las estudiantes que sepan que la directora de YouTube es una mujer.

43:21

Y no es solo por ser la directora de YouTube, los jóvenes emprendedores son grandes ejemplos. Uno de mis ejemplos favoritos es una mujer llamada Melanie Perkins, una de las mujeres multimillonarias más jóvenes, que creó Canva. Canva es una startup de Australia que ahora vale decenas de miles de millones de dólares. Y ella destinó todo su dinero a causas benéficas. Los estudiantes necesitan saber quién es Melanie Perkins para pensar: “No es alguien que esté creando una startup en Silicon Valley, sino que será la próxima Mark
Zuckerberg, y es una joven empresaria de Australia”.Lo que significa que, si eres una chica joven y tienes grandes sueños, da igual en qué país estés. Si aprendes informática, puedes tener un futuro increíble y tener a alguien a quien puedes admirar como tu modelo a seguir. Porque, durante los últimos 10 o 20 años, los modelos a seguir en tecnología eran en su mayoría hombres. Y ahora estamos en un mundo donde hay nuevos modelos a seguir y ejemplos para los estudiantes. Y parte del rol de la educación es mostrar esos modelos a seguir, razón por la cual dentro de code.org mostramos sus caras en nuestros vídeos, en nuestros tutoriales… Por ejemplo, en nuestro tutorial de Star Wars, no sé si tu hija lo habrá probado, hay que escribir el código para controlar a R2D2. Pero es la princesa Leia la que te enseña, y es una decisión muy consciente que la princesa te anime a aprender a programar, para demostrarte que es una mujer quien te enseña a programar los robots y para romper el estereotipo de género.

44:56
Carlos Casas. Muy bien. Le preguntaré a mi hija por la princesa Leia. Creo que ahora mismo está con Angry Birds, pero se lo preguntaré.
Una última pregunta, Hadi. Eres un emprendedor exitoso. ¿Qué consejos o qué ideas podrías dar a los jóvenes que quieren crear un nuevo negocio, una nueva iniciativa para cambiar el mundo a mejor?

45:15
Hadi Partovi. Bueno, he sido emprendedor durante gran parte de mi carrera. Empecé en Microsoft, trabajando en una gran empresa. Pero a los 30 años empecé a crear mis propias startups, y después empecé a invertir en startups. Durante los siguientes 10 años, hasta que cumplí 40, estuve creando startups con fines de lucro. Code.org es sin ánimo de lucro, pero sigue siendo una startup. Y aún me considero un emprendedor.Y hay una serie de consejos pare emprender que me han sido útiles, ya sean cosas que me han enseñado o cosas que he aprendido. Así que puedo compartir varias fuentes de inspiración o ideas para emprendedores. El primero es el mejor consejo que me dieron al empezar mi primera startup. Le pregunté a todos los emprendedores que conocía: “¿Cuáles son tus 10 mejores consejos, lo más importante que has aprendido como emprendedor?”. Y, con diferencia, el mejor consejo fue el de mi hermano gemelo, que había creado una startup solo cuatro años antes. Me dijo: “No te voy a dar 10 consejos, te voy a dar solo tres: contrata a gente con talento, contrata a gente con talento y contrata a gente con talento. Si haces esas tres cosas, ellos descubrirán cuáles son las otras 10 o 20 cosas que debes hacer”. Así que creo que lo más importante para un emprendedor es contratar a gente con talento. El segundo consejo es la perseverancia, porque empezar algo desde cero es muy difícil, y vas a encontrar contratiempos. Y cuando tienes un contratiempo, es fácil pensar: “Déjalo, no va a funcionar”. Y después de que todo el mundo te diga que va a fracasar, y después de que fracase, es difícil decidir que vas a intentarlo de nuevo. La historia tiene muchos casos de empresarios que perseveraron después de fracasos duros y desafiantes. Y después de muchísimos fracasos, lo consiguieron. Edison siempre hablaba sobre los miles de intentos y de experimentos que realizó hasta que por fin consiguió tener éxito. Y la gente solo ve los éxitos, no ve los miles de fracasos que condujeron a ese éxito. Lo último que quiero decir, que para mí es lo más importante que aprendí de code.org, es la importancia de apuntar alto.
Apuntar alto es difícil, sobre todo para los adultos. Cuando te haces mayor, por lo general, apuntas más bajo.

47:44

Cuando eres pequeño, piensas: “Voy a ser astronauta” o “Voy a ser presidente”, no te pones ningún límite. Puedes pensar tantas locuras como quieras. Recuerdo a un niño de tres años para el que su sueño era ser un camión de bomberos. Y ¿quién le va a decir a un niño de tres años que no puede ser un camión de bomberos? Eso es lo que quería ser. Pero, a medida que crecemos, empezamos a apuntar más bajo, y es porque nos da miedo el fracaso. No queremos apuntar demasiado alto porque: “¿Y si fallo?”. Tratamos de aspirar a algo que parezca más alcanzable. Y algo inesperado que aprendí de code.orges que los sueños más grandes son más fáciles de conseguir. Porque los demás quieren ayudarte. Si apuntas bajo, la gente dirá: “Sí, es una buena meta. Hazlo tú solo”. Pero si apuntas alto, la gente piensa: “Vaya, qué buena idea. Quiero ayudarte, ¿cómo podemos hacerlo juntos?”. Si code.org hubiera empezado con la meta de tener 10 000 estudiantes en Seattle, Washington, que es mi ciudad natal, conseguir que 10 000 estudiantes aprendan a programar, habrías dicho: “Muy bien, buen trabajo, adelante. Es problema tuyo”. Pero nosotros decimos que queremos que todos los estudiantes de todas las escuelas de todo el planeta aprendan informática. Es una idea que pueden respaldar presidentes, primeros ministros, el papa, famosos y dos millones de profesores. Porque piensan: “Está claro que no es posible salvo que ayude mucha gente”. Y dicen: “Quiero ayudar a que tenga éxito”.
Ya estés tratando de llegar a Marte o de curar todas las enfermedades del mundo, apuntar alto hace que colaboren otras personas. Y creo que una de las cosas más difíciles para los empresarios es expandir sus sueños más allá de lo alcanzable, olvidarse del miedo al fracaso y, en lugar de tener miedo a la mediocridad, pensar: “¿Cuál es la idea más grande que tengo?”. No es muy intuitivo, pero los sueños y las ideas más grandes pueden ser más fáciles de conseguir, porque así consigues una base más grande de personas que te ayuden.

50:01
Carlos Casas. Muchas gracias, Hadi, por la conversación. Ha sido todo un placer hablar contigo.

50:06
Hadi Partovi . Muchas gracias a ti también.