Generated with Avocode.Path Generated with Avocode.Rectangle CopyRectangleIcon : PauseRectangleRectangle Copy

“Nadie triunfa solo por su talento inicial”

Toni Nadal

“Nadie triunfa solo por su talento inicial”

Toni Nadal

· Entrenador de tenis

El 6 de julio de 2008 llovía en Londres. Minutos antes de pisar la pista central de Wimbledon, un periodista preguntó a Rafa Nadal si le preocupaban las condiciones meteorológicas. “La lluvia es igual para los dos”, restó importancia el tenista. Detrás de esta respuesta, la filosofía de su tío y, entonces, entrenador: Toni Nadal. “Aprender a aguantarse te imprime carácter y te vas a frustrar menos en la vida”, asegura el técnico.

Su objetivo ha sido formar al deportista, pero sobre todo a la persona. Fomentó en su sobrino la disciplina, la autoexigencia, el respeto a los rivales, la humildad y el autocontrol. Haciendo alarde de su doctrina, Toni Nadal permaneció ajeno al rugir de la muchedumbre que abarrotaba la cancha londinense en aquella final masculina que enfrentaba a Federer con Rafa. Durante las 4 horas y 48 minutos que duró el partido permaneció con los brazos cruzados, apenas asintiendo a los comentarios de su acompañante y, de cuando en cuando, apretando el puño si Rafael -él nunca usa el diminutivo- vencía un peloteo difícil. Hacia el final del encuentro Toni Nadal se puso de pie, inquieto. Entonces el suizo devolvió una pelota que fue a parar a la red y que significó la victoria de los Nadal, del tenista y del entrenador. La contención al fin se volvió júbilo. Habían derrotado al invencible en base a una teoría muy sencilla, que da título a su libro: ‘Todo se puede entrenar’.

Hoy Toni Nadal ya no entrena a su sobrino, pero su fórmula de trabajo es objeto de conferencias inspiradoras que trascienden lo deportivo. Dirige, además, la Rafa Nadal Academy en Mallorca, donde forman a futuros líderes del tenis. “El valor de la educación es preparar a la gente para el futuro”, sostiene el mallorquín.

Lo sucedido en aquel césped de Wimbledon es ampliamente considerado como el mejor partido de tenis de la historia. Rafa Nadal es el mejor tenista español de todos los tiempos. Y detrás de estos dos hitos del deporte un nombre, el de Toni Nadal.


Creando oportunidades

Toni Nadal

El 6 de julio de 2008 llovía en Londres. Minutos antes de pisar la pista central de Wimbledon, un periodista preguntó a Rafa Nadal si le preocupaban las condiciones meteorológicas. “La lluvia es igual para los dos”, restó importancia el tenista. Detrás de esta respuesta, la filosofía de su tío y, entonces, entrenador: Toni Nadal. “Aprender a aguantarse te imprime carácter y te vas a frustrar menos en la vida”, asegura el técnico.

Su objetivo ha sido formar al deportista, pero sobre todo a la persona. Fomentó en su sobrino la disciplina, la autoexigencia, el respeto a los rivales, la humildad y el autocontrol. Haciendo alarde de su doctrina, Toni Nadal permaneció ajeno al rugir de la muchedumbre que abarrotaba la cancha londinense en aquella final masculina que enfrentaba a Federer con Rafa. Durante las 4 horas y 48 minutos que duró el partido permaneció con los brazos cruzados, apenas asintiendo a los comentarios de su acompañante y, de cuando en cuando, apretando el puño si Rafael -él nunca usa el diminutivo- vencía un peloteo difícil. Hacia el final del encuentro Toni Nadal se puso de pie, inquieto. Entonces el suizo devolvió una pelota que fue a parar a la red y que significó la victoria de los Nadal, del tenista y del entrenador. La contención al fin se volvió júbilo. Habían derrotado al invencible en base a una teoría muy sencilla, que da título a su libro: ‘Todo se puede entrenar’.

Hoy Toni Nadal ya no entrena a su sobrino, pero su fórmula de trabajo es objeto de conferencias inspiradoras que trascienden lo deportivo. Dirige, además, la Rafa Nadal Academy en Mallorca, donde forman a futuros líderes del tenis. “El valor de la educación es preparar a la gente para el futuro”, sostiene el mallorquín.

Lo sucedido en aquel césped de Wimbledon es ampliamente considerado como el mejor partido de tenis de la historia. Rafa Nadal es el mejor tenista español de todos los tiempos. Y detrás de estos dos hitos del deporte un nombre, el de Toni Nadal.


Creando Oportunidades

Transcripción

00:01
Toni Nadal. Me llamo Toni Nadal, soy el exentrenador de Rafel Nadal. Lo primero, he de decir que yo creo que en la vida todo tiene un denominador común. Yo siempre apliqué en una pista de tenis lo mismo que aplicaba fuera de la pista. Nunca consideré que los valores que servían para jugar al tenis fueran diferentes a los valores que sirven para ir por la vida. ¿Cuáles son los valores? Para mí son los que todos conocemos.
Yo siempre pienso que en la vida tú te pones trabas para mejorar, para tener una vida apacible o una buena vida, o no te las pones. Pues eso es lo que yo apliqué con Rafael. Digo… Yo creo que lo sabemos todos. Yo creo que, si eres buena gente, es más fácil que la vida te vaya bien. Si te esfuerzas y eres exigente, es más fácil que la vida te vaya bien. Si tienes respeto para los demás, te lo sueles pasar mucho mejor en la vida. Y te los puedo empezar a enumerar todos, pero yo creo que son evidentes. El único problema que hay, entiendo yo, es que, muchas veces, la gente siempre hacemos un doble rasero. Cuando nos toca a nosotros, siempre buscamos alguna excusa o alguna justificación o vemos las cosas de manera diferente. Al final, te digo, yo creo que los valores que sirven en la vida son los de siempre. A partir de aquí, podéis preguntar lo que queráis.

01:55
Julio. Hola, Toni, soy Julio y soy profesor. Desde hace años, estoy percibiendo que los alumnos tienen muy poca tolerancia a la frustración, al fracaso. ¿Qué consejo nos podrías dar a todos los profesores y profesoras para poderles inyectar e inculcar a nuestros alumnos esa tolerancia?

02:13
Toni Nadal. Primero, no soy quién para dar consejos a un profesor. Yo lo único que he explicado muchas veces cuando me preguntan es cómo yo entiendo las cosas y lo que yo he hecho, nada más. ¿Por qué se da la frustración? La frustración creo yo que se da por una falta de ánimo en la gente y después por una sobrevaloración. Tú no te frustras si pierdes con Federer. Si tú eres un chico pequeño, a no ser que seas muy tonto, no te frustras si pierdes con Federer porque aceptas que él es mejor. Pero, en muchas ocasiones, la gente se frustra porque le hemos hecho creer que las cosas… Que él es mejor de lo que es. Claro, después, cuando se enfrenta a la realidad, se da cuenta de que no. Después, hay otra… otro tema, a mi modo de ver, que es que… ¿Qué es lo que más falta hoy en día en la sociedad? Es la capacidad de aguante.
Hoy en día vivimos en un mundo donde las cosas tienen que ser más o menos fáciles, tienen que ser inmediatas. Claro, eso, cuando no sucede, y eso, cuando tú quieres mejorar no suele suceder porque mejorar cuesta, pues enseguida te viene la frustración. No me sale, me frustro porque yo creo que me debería salir a la primera. Pues yo, para solventar eso, ¿qué hacía? Pues le decía a la gente: “No eres suficientemente bueno”. Yo le decía a Rafael: “¿Cómo no vas a fallar? ¿Falla Sampras y no vas a fallar tú, que eres bastante peor?”. Cuando era joven, ahora no sé si es bastante peor, pero antes, pues normal. Uno tiene que saber que las cosas cuestan, las cosas son difíciles y vamos a vivir en un mundo complicado. Entonces, hay que estar preparado. ¿Cómo se prepara uno? Uno se prepara formando bien el carácter.

04:27

Yo creo que, a veces, en la educación falla la formación del carácter. Muchas veces enseñamos conceptos, conceptos que los encuentras con el móvil. Y, en cambio, lo que no formas es el carácter, y el carácter… Si tú formas el carácter en el sentido de aprender a aguantarse, al final, tú te vas a frustrar menos, creo yo, en la vida.
Goethe, el escritor alemán, decía: “El talento se forma, se construye en la calma; el carácter, en la tempestad”. Es muy difícil educar el carácter solo con palabras, y mucho menos con palabras bonitas. El carácter, entiendo yo… Yo siempre, lo que digo… No pretendo ni tan siquiera tener razón, es lo que yo considero. El carácter se forma con hechos. Aprender a aguantarse en la vida te imprime carácter. Las palabras quedan muy bonitas y las teorías quedan muy bien, pero son poco efectivas, tienes que aplicar hechos.

05:45
Carlos. Desde tu experiencia, ¿tú crees que los niños pueden mejorar siempre en todas las capacidades o que depende más de su talento innato, de las habilidades que ellos tengan desde que nacen?

05:55
Toni Nadal. Yo pienso siempre que todo se puede mejorar en la vida porque no concibo no mejorarlo. Pero es que, aparte, yo ya sé que llega un momento en que la mejora es muy difícil. Pero yo no concibo hacer nunca las cosas hoy igual que ayer, mañana igual que hoy. Te voy a poner un ejemplo muy fácil. Yo tengo que tirar una… Esta pelota la tengo que tirar aquí, al centro, en el medio de estas dos líneas. Y la tiró a la derecha, se me va. Lo intento diez veces, se me va aquí. Ostras, cuando he repetido diez veces el tirarla aquí, soy un imbécil si sigo tirándola aquí. Algo tengo que cambiar para intentar… Digo, si pongo atención, yo creo que las cosas se mejoran. Evidentemente, no todo el mundo puede ser un Einstein, no todo el mundo puede ser un Vargas Llosa, un Rafael Nadal o un Federer o un Messi. No es posible, pero yo creo que todos tenemos la capacidad de hacer las cosas algo mejor.
¿Hasta qué punto podemos mejorarlo? Yo no lo sé. Yo, con los chicos que entrené, solo vi un impedimento, que era la cabeza. Las habilidades físicas, al final, tú las puedes modificar. A uno le va a costar más, a otros les va a costar menos. Ya te digo, evidentemente, no todo el mundo tiene la capacidad de ser un número uno, pero sí que todo el mundo tiene la capacidad de hacer las cosas bastante mejor. Yo creo que uno de los problemas de hoy en día a la hora de mejorar, en primer lugar, es un poco la tecnología. Todo lo que facilita en exceso, debilita, entiendo yo, porque no te obliga lo suficiente. Y esto lo entiendo como fundamental.

08:01

También, aparte de eso, es la falta de atención. Hay muchos chicos en mi ámbito, en el ámbito que yo conozco, en el mundo del deporte, y entiendo que es… Ya lo he dicho antes, todo tiene en la vida un denominador común. La gente pone menos atención que antes, supongo que porque nos hemos acostumbrado a hacer muchas cosas, nos cuesta. Yo juego al ajedrez. Juego al ajedrez, miro la tele y, a veces, contesto alguna entrevista de radio o eso y estoy allí… Y al final no sé ni lo que hago. Cuando tú no pones atención, es difícil que las cosas salgan muy bien o es difícil mejorar lo que haces. Yo creo que es esta falta de atención lo que se está perdiendo, es esta falta de concentración lo que nos impide mejorar. Pero si uno la recupera, la tiene, yo creo que la mejora es siempre posible.
Mira, Rafael creció con una idea muy clara: la mejora es siempre necesaria. Pero, también, yo le decía: “Es siempre posible”. Si tú estás dispuesto a hacer lo necesario, al final, vas a mejorar. A mí, el talento inicial… De lo que tú has hablado, si es el talento… Tiene una importancia relativa. Yo entiendo siempre que el resultado final es talento inicial más trabajo. A menor talento inicial, más trabajo. Yo no confío… Hay muy poca gente en la vida que triunfe por su talento inicial. Está Messi, está… Cuatro personas en distintos ámbitos que triunfan por eso. La mayoría de gente triunfa por trabajo, porque ponen atención y van mejorando. Y en todos los ámbitos: en la música, en la pintura, en la… Yo no creo que Vargas Llosa escribiera igual sus primeros libros que los últimos, me imagino que debía escribir o que escribe mejor. Picasso, que ya decía él: “Cuando me llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”, no pintaba igual en su primera época que en la época final. Me imagino que él tenía la sensación de haber mejorado. Y Rafael juega mejor ahora que cuando tenía 18 años. Entonces, ha mejorado también. Todos podemos mejorar, entiendo yo.

“Nadie triunfa solo por su talento inicial” - Toni Nadal
Quote

"Todo se puede entrenar y mejorar en la vida"

Toni Nadal

10:41
Jaime. Hola, Toni, soy Jaime. Tienes fama de ser un entrenador bastante duro, ¿es verdad? ¿Y qué opinas sobre la autoridad?

10:50
Toni Nadal. Bueno, yo fui un entrenador duro en la formación de Rafael porque, básicamente, por dos o tres razones. La primera es porque yo le tenía una gran estima a Rafael. Yo nunca sería duro con nadie por el que no sintiera un gran aprecio o le tuviera una gran estima. A mí me preocupaba que Rafael tuviera un carácter fuerte, y el carácter fuerte se forma con los hechos. Lo segundo, yo fui duro, fui exigente y duro con Rafael porque sabía a lo que aspirábamos. Sabía que queríamos estar allí en lo más alto del ranquin, sabía que no sería fácil. Entonces, tenía que estar… Rafael tenía que estar preparado para la dificultad. Lo entendía fundamental. Y después, yo no sería nunca duro con alguien que no pudiera soportar la dureza. Yo no fui nunca duro con la gente que no podía soportar tal dureza cuando les entrené. Yo tengo dos hijos. Bueno, tengo tres, una es una hija, pero dos niños. Con uno soy más duro que con el otro, con el que es capaz de soportar más dureza. Y, después, yo no concibo no ser consecuente en la vida. Yo a Rafael le preguntaba: “¿Dime dónde quieres estar? ¿Qué número quieres ser? ¿Adónde quieres llegar?”. Pues yo ya sé que, si quiero llegar a lo más alto, el entrenador tiene que ser duro. Yo no puedo llegar a lo más alto entrenando como el número 50 del mundo. No, yo tengo que poner más atención si quiero estar allí arriba. Entonces, esto exige dureza, exige una preparación difícil. Es decir, yo creo que… ¿El valor de la educación cuál es? Es preparar a la gente para el futuro. Este es el valor principal de la educación. De la educación o de la formación. Yo quería formar a mi sobrino para el futuro. El futuro entendía yo que sería difícil, que será difícil. Yo sabía que tendría que ser difícil. Entonces, me preparo para la dificultad. Me preparo para la dificultad de manera dura. No me puedo preparar para la dificultad de manera blanda, es un contrasentido. Esa es mi manera de entender el mundo. Después, la autoridad. Yo creo que tiene que haber autoridad. Esto parece que es reaccionario, que no tiene que haber autoridad. Yo creo que una sociedad sin autoridad… ¿La autoridad cómo la quieres entender? Yo no la entiendo como los tiempos de hace 50 años, pero, evidentemente, cuando el profesor entre en un aula, tiene que tener autoridad. Es que si actuamos de igual a igual mi hijo, que tiene 15 años, conmigo, yo creo que vamos mal.
Después, lo normal es que yo tenga un respeto superior a la gente mayor. Eso es para mí… Para mí, yo entiendo así la autoridad, no es una autoridad entendida como hace años, pero yo creo que lo otro tampoco va bien. Que estén a la misma altura el profesor que el alumno, no lo concibo. Ya sé que todo el mundo es persona, pero cuando entablamos una relación, tiene que haber una autoridad, evidentemente. Y la gente… Tiene que haber una autoridad sin que esta persona sea autoritaria.

15:09
César. Buenas, Toni. Has vivido con Rafa grandes victorias, pero también momentos complicados, como las lesiones o las derrotas. ¿Cómo has sabido afrontar estas adversidades?

15:18
Toni Nadal. Con total naturalidad. Cuando empecé a entrenar a Rafael o cuando empecé a entrenar a cualquier chico de los que entrené, yo siempre supe que cuando salíamos al campo, podían pasar dos cosas: ganar o perder. Y entendí que las dos formaban parte del juego. Nunca di una importancia exagerada a la victoria. Tampoco se la di la derrota. Evidentemente, hay derrotas que te amargan unos días porque hay derrotas dolorosas o hay momentos complicados en la vida. Cuando tienes lesiones, en el caso de Rafael, que las ha tenido, pero con total normalidad. He de decir que cuando empecé a entrenar a Rafael, cuando vislumbré que Rafael podía ser un buen jugador, yo nunca esperé que la vida fuera muy fácil, porque entiendo que ser mejor que los demás es muy difícil. Ser mejor que… Superarte a ti mismo es complicado, superar a los demás cuando compites con todo el mundo, pues es realmente difícil. Cuando es difícil, puedes perder. Entonces, ¿cómo lo superé o cómo lo superamos? Trabajando más, porque al final, ¿la derrota qué significa? Significa que no estás suficientemente bien preparado. Pues no queda más remedio que trabajar un poco más si quieres destacar, si quieres triunfar la próxima vez. Pero tampoco… A ver, no le di una importancia exagerada. A mí siempre me preocupó, por encima de todo, trabajar. Me preocupó intentar mejorar. Y, como la consecuencia de la mejora era, en algunas ocasiones, la victoria, pues así actué después. Cuando pierdes, pues aceptación y aceptar que el rival es mejor, porque en muchas ocasiones, el rival es mejor.

17:32
Abel. Hola, Toni, me llamo Abel. Quería preguntarte sobre la motivación. ¿Qué se le dice al jugador número uno, al que ha ganado todo en el tenis, para que siga compitiendo igual en todos sus partidos?

17:44
Toni Nadal. Bueno, lo primero, yo sé lo que yo decía, yo no sé lo que se le dice a alguien. Porque, además, no creo que se deba decir lo mismo a uno que al otro. Yo creo que la capacidad de un entrenador, de un líder, de un educador es no solo lo que dices, sino cómo lo dices y cuándo lo dices. Y, evidentemente, también cuenta quién lo dice. Es decir, que no hay un método uniforme para hablarle a un jugador.
Lo primero, tú has dicho: “a un chico que lo ha ganado todo, a un número uno que lo ha ganado todo”. Nadie lo ha ganado todo en la vida. Rafael, de lo que va a venir, no ha ganado absolutamente nada. Entonces, si uno no está motivado en la vida para intentar hacerlo lo mejor, es mucho mejor que lo deje. Yo te puedo decir lo que le decía. Yo le decía… Para motivar a Rafael, no sé si le motivé mucho en muchas ocasiones, yo le decía: “No eres suficientemente bueno”, eso era lo primero. Lo segundo: “No queda más remedio que darlo todo”. Nuestro compromiso es intentar hacer lo mejor posible siempre porque creo que es fundamental comprometerte con lo que haces en la vida. Y después, dependía del momento. Hay momentos en los que tienes que dar palabras más de ánimo, momentos en los que puedes tensar un pelín más la cuerda, momentos en los que puedes exigir un poco más. Pero yo creo que, al final, yo lo que buscaba siempre era su máximo compromiso. Cuando venía algún momento… Antes de una final, dependía a veces, le decía algunas palabras para motivarle. Entiendo que uno hace las cosas… Uno, en la vida, tiene que estar muy motivado. Si no estás motivado, normalmente, las cosas no van bien. ¿Quién está motivado? Está motivado, normalmente, el que tiene un buen resultado y el que tiene confianza en que lo que va a hacer va a funcionar bien. Por eso yo creo que a la gente le tienes que dar confianza, le tienes que hacer entender que las cosas serán difíciles. A mí, a veces, cuando estábamos antes de una final y él me decía: “Ostras, el partido de hoy es difícil”, yo le decía siempre, casi siempre, lo mismo: “No querrás ganar Wimbledon y que el partido sea fácil, no querrás ganar Roland Garros y que el partido sea fácil. Claro que va a ser difícil”. Hay que saber que las cosas no son fáciles, pero hay que tener la confianza en que las cosas irán bien, yo creo que eso es también decisivo.

20:46

Hay que creerse que las cosas irán bien y, después, yo creo que uno tiene que tener agradecimiento a la vida. La vida nos ha tratado muy bien, entonces, lo menos que puedes hacer es comprometerte con lo que haces, intentarlo, hacer lo mejor posible. Y nada, ya te digo, para mí, todo siempre está dentro de una normalidad. Yo no concibo no intentar dar el máximo en cada momento. Ya sé que en alguna situación es complicado, pero yo, cuando empecé a entrenar a Rafael, le decía: “Nos tenemos que ir de aquí con la tranquilidad de haberlo intentado siempre”. Y después, es verdad que Rafael ha tenido mucho éxito en lo que ha hecho. Si uno no está motivado cuando las cosas van muy bien, sería un total desagradecido de la vida.Entonces, uno tiene que motivarse constantemente porque, normalmente, cuando te motivas y las cosas suelen ir un poco mejor, pues, al final, hay mucha diferencia. Si nos miramos en muchos ámbitos, en muchos aspectos, hay mucha diferencia cuando las cosas van bien o cuando no van bien. Vale la pena hacer ese esfuerzo. Esto es lo que yo le decía siempre a Rafael, vale la pena hacer el esfuerzo. ¿No hacer el esfuerzo? Bueno, al principio te da una sensación de, bueno, a lo mejor te crees que te lo pasas mejor, pero no es cierto. Cuando tú te acostumbras a hacer siempre lo máximo que tú puedas, para ti es lo normal. Y, ya te digo, yo a Rafael le pedía, por encima de todo: “Nos tenemos que ir siempre con la tranquilidad de haberlo hecho, de haberlo intentado”.
Y después, ya te digo, para mí es un tema de falta de gratitud el que uno no esté motivado en la vida. La vida a la mayoría de gente nos trata muy bien. Hay mucha gente que se esfuerza en la vida y que no le va muy bien. Entonces, lo menos que puedes hacer, todos estos que hemos tenido la suerte de que las cosas nos vayan bien, que creo que es la inmensa mayoría de gente que vivimos en los países occidentales, nos van bien las cosas, pues lo menos que podemos hacer es comprometernos con nuestro trabajo e intentar estar motivados cada día.

“Nadie triunfa solo por su talento inicial” - Toni Nadal
Quote

"Saber escuchar es fundamental para aprender"

Toni Nadal

23:29
Daniel. Tú que has entrenado a muchísimos niños, ¿qué beneficios crees que les aporta el deporte en su educación?

23:35
Toni Nadal. Pues lo primero, un beneficio de salud. Evidentemente, un niño que crece haciendo deporte, teóricamente, tiene una mejor salud. Nosotros tenemos un componente mental y un componente físico, hay que cuidar los dos. Si uno se acostumbra a no pensar, acaba siendo un idiota. Si uno se acostumbra a no moverse, no sé cuál es la palabra, pero el cuerpo no funciona muy bien. Este es el primer beneficio. Después, el deporte creo que te aporta beneficios en cuanto a la constancia, el esfuerzo de rendir un pelín más, el aguantarte cuando las cosas van mal, esa competitividad que a veces entendemos en la sociedad actual, por una parte que no es muy buena.
Pero yo no creo que el deporte te dé un beneficio o te aporte un beneficio especial. Yo creo que todas las cosas en la vida, si las haces correctamente, te aportan algo especial. Si las haces incorrectamente, no te aportan nada, nada bueno. No es que el deportista, por hacer algo extraordinario, si es, no sé… Si voy al caso de gente como Maradona o Ronaldinho o gente que hacía las cosas increíbles, no necesariamente tienen por qué aportar… el deporte les haya aportado cosas muy buenas, no. Yo creo que si lo haces bien, todo, hagas lo que hagas, te aporta beneficios para tu desarrollo personal.
Pero sin exagerar. ¿Tiene mucha importancia pasar una pelota por encima de una red? No lo creo. ¿Tiene mucha importancia marcarle un gol, aunque sea, al Barcelona? Tampoco lo creo. Pues yo creo que uno tiene que poner la medida justa de las cosas. Creo que es bueno hacer deporte porque, al final, incluso en la antigua Grecia, pues entendían el deporte como un complemento necesario para el desarrollo de la persona, en la escuela griega.
Entonces, yo creo que es un poco así. Ahora, sin exagerar. Yo entiendo que, a veces, en la educación se olvidan cosas. Se olvida la Filosofía, tenemos mucho más problema olvidando la Filosofía e, incluso, las artes tanto plásticas como las otras. Entonces, no sé, yo creo que… A veces, creo que se da demasiada importancia al deportista, al deportista que triunfa, al éxito, al deportista que tiene un gran éxito. Y, por otra parte, es verdad, a veces se olvida que en la formación también es bueno hacer deporte.

26:57
Luis. Hola, Toni, soy profesor. Tú has sido el profesor de todo un número uno del tenis mundial como Rafa. Para ti, ¿qué valor tienen los profesores en la sociedad?

27:06
Toni Nadal. Para mí, la máxima. Lo que pasa es que, hoy en día, no están muy bien vistos los profesores y, aparte, les han desacreditado con la falta de autoridad, de autoridad moral, entiendo yo. Yo, si quiero un buen jugador de tenis… Mi caso es especial. Es especial porque yo no soy un gran entrenador, pero si yo quiero un buen jugador de tenis, yo necesito un gran entrenador. Si yo quiero una sociedad bien formada, necesito un gran profesor, necesito buenos profesores. Y yo creo que una sociedad va muy mal cuando no cuida a los que tienen que marcar el camino, a los que tienen que enseñar a la gente.
Entiendo que el problema, primero, es desautorizar, no dar valor al… Tiene que haber un principio de autoridad, entiendo yo, basado en la autoridad moral, aparte de por edad. Me tienes que dejar actuar correctamente. Yo creo que, después, deberías valorar mucho más el trabajo de los profesores. Esto es mi opinión. Yo, si quiero que mis hijos se formen bien, yo sé que la educación depende de mí, en mis hijos. De mí no, de la familia. Pero que les eduquen bien en el colegio también creo que es fundamental.
Ahora, cuando la educación está en manos de la política, creo que funciona muy mal. ¿Quién determina cómo se juega al fútbol en la selección española? Lo determinan los que están preparados para acometer eso. Pues yo creo que en la educación lo debería determinar gente de dentro de la profesión que haya demostrado unas grandes cualidades para enseñar, gente que tenga buen criterio. Para mí sería mucho más fiable. Pero, sobre todo, yo creo que deberíamos ir a un modelo de los países escandinavos, donde a los educadores se les tiene en alta consideración. A mí me gustaría vivir en una sociedad en la que se cuidara más al profesorado.

29:37
Óscar. Hola, Toni.

29:37
Toni Nadal. Hola.

29:38
Óscar. ¿Cuál crees que ha sido el momento de mayor aprendizaje en la carrera de Rafa?

29:42
Toni Nadal. Cuando yo me fui es cuando aprendió más, no lo sé. No sé, supongo que, de pequeño, aprendió mucho. Y yo, cuando entrené a Rafael, lo que procuré es que él tuviera una base amplia y una capacidad buena para aprender. Eso es… ¿Por qué hemos hablado antes de talento? El talento, en la vida, es la capacidad de aprender. Ese es el principal talento. A veces, a la gente le cuesta aprender porque están acostumbrados a hacer lo que hacen y les cuestan los cambios.
Mi sobrino tuvo una condición siempre muy buena en la vida, la sigue teniendo, que es que él siempre ha sabido escuchar. Es una persona que, desde joven, se dejó guiar por este principio de autoridad del que hablábamos antes. Él sabía que una persona mayor, teóricamente, está más preparada y se dejaba guiar. Y eso le facilitó siempre el aprendizaje.
Yo he tenido la oportunidad de hablar con muchos padres que me han enviado a sus hijos a jugar, los llevan a la academia de Rafael. O antes, cuando yo era entrenador del Club de Tenis Manacor, muchas veces había padres que presumían de que sus hijos tenían mucho carácter y que a corta edad ya tomaban sus propias decisiones. Y yo siempre les decía: “Eso no es motivo de presunción, debería ser motivo de preocupación. La gente tiene que dejarse guiar. Saber escuchar es fundamental para aprender”. Rafael creo que ha sabido escuchar siempre, y eso le ha facilitado su entrenamiento y su aprendizaje. ¿Cuándo mejor o más? Me imagino que cuando era pequeño, que es cuando los avances son más notorios. A medida que ya has avanzado mucho, los avances cuestan bastante más. Pero creo que él ha tenido una mentalidad de progresar y toda la vida ha seguido mejorando algo, distintos aspectos del juego.

32:02
Juan. Hola, Toni, soy Juan. Después de toda una vida que llevas enseñando el tenis, quería preguntarte: ¿qué te ha enseñado el tenis a ti?

32:12
Toni Nadal. Claro, no es el tenis en sí lo que me enseña, es la gente que lo hace. Si yo veo jugar a Federer, me enseña que se pueden hacer las cosas… Ser muy bueno haciendo las cosas muy bien, muy elegantes. Esto me lo enseña. Si veo a según qué deportistas, en este caso, veo a Rafael, por ejemplo, a mi sobrino, ¿qué me ha enseñado? Pues yo veo que, a pesar de los problemas que ha tenido físicos, a veces, pues siempre supo darle la vuelta. Es lo que me ha enseñado, pero no el tenis… como tenis, sino que es la gente que lo practica. El tenis, evidentemente, a mí me ha dado una manera de vivir. A mí me gusta el deporte en general, me gusta… Por encima de todo, lo que me gusta son los retos, es el intentar superarme. El tenis me ha dado la posibilidad clara de intentar superarme. Si hubiera elegido otra actividad, me hubiera dado la misma posibilidad. Si yo hubiera elegido, yo qué sé, la literatura, pues me habría enseñado probablemente más cosas, pero también lo mismo, la capacidad de superarme. Eso es lo que me ha enseñado el tenis, la capacidad, por encima de todo, de superarme.

33:50
Sandra. Hola, Toni, me llamo Sandra y te quería proponer un juego. Si pudieses elegir, de todos los jugadores que conoces, varias características de cada uno para hacer el jugador perfecto, ¿cuál elegirías?

34:00
Toni Nadal. Bueno, pues la elegancia la elegiría de Roger Federer, evidentemente. Y de Federer, aparte, elegiría… Bueno, su “drive”. El saque tendría que ser de Karlovic, el revés de Djokovic, la volea de Federer, la actitud mental de Rafael. Bueno, la actitud siempre tiene que ser mental. La… Después, físicamente, no sé, a lo mejor Monfils, no sé. Y la habilidad, pondremos la de Murray, para quedar bien con todos. Pero yo te diré… Yo sé que, por suerte, no hay un jugador así. Porque muchas veces buscamos la perfección, y yo nunca busqué la perfección en nada, porque si llegara a la perfección, ¿qué hago? Me aburriría totalmente. Prefiero, si tengo que entrenar, tener a un chico que tenga algo que mejorar. Si ya tengo todo lo mejor, pues me divertiría mucho menos y, probablemente, la victoria sería demasiado fácil. Y cuando una cosa es demasiado fácil, al menos a mí, no me entretiene más de la cuenta.

35:45
Daniel. Toni, ¿por qué decidiste que Rafa debía jugar con la izquierda siendo diestro? Y quería preguntarle si has intentado lo mismo con otros niños.

35:52
Toni Nadal. No, pero es que no es cierto. No… Yo no soy muy listo, pero no soy tan tonto de cambiarle una mano por la otra, no. El tema es que Rafael jugaba todo con dos manos. Cuando le venía de este lado, lo hacía así, y aquí cambiaba la posición y golpeaba siempre con dos manos. Yo, que soy una persona lógica y que me baso en la estadística, yo le pregunté a Rafael… Recuerdo que le dije cuando era pequeño, cuando tenía ocho o nueve años… Yo ya pensaba en llegar muy lejos y le dije: ¿Cuántos tenistas conoces “top ten” que jueguen a dos manos su golpe de derecha?”. Y él me dijo: “Ninguno”. Pues yo le dije: “Tú no vas a ser el primero, tenemos que cambiar”. Yo lo único que hice es hacerle jugar el “drive” con una mano. Yo no tenía muy claro si él era zurdo o diestro porque intentamos sacar con la derecha cuando era muy pequeño, con cinco o seis años, con la derecha, e intentamos sacar con la izquierda. No iba bien con ninguna de las dos. Y al final, ¿qué pasaba? Cuando la pelota venía por el centro, él siempre le pegaba de este lado. Yo me creí que era que era zurdo. Años más tarde supe que era diestro. Él lo único que hace con la izquierda es jugar al tenis, todo lo demás lo hace con la derecha. Si tú le tiras una bola, no hará así, no va a cogerla con la derecha. Si te la tira, te la va a tirar con la derecha. Él juega al golf con la derecha, come, escribe, todo. Lo único que hace con la izquierda es jugar al tenis. Si hubiera… Probablemente, si hubiera jugado todo con la derecha, ahora habría sido mejor que Federer. Es decir, que al final me equivoqué, porque… Me equivoqué porque él, claro, se me giraba siempre de aquí. Pero no fui yo el que le hizo cambiar de mano, no lo haría nunca.

“Nadie triunfa solo por su talento inicial” - Toni Nadal
Quote

"No concibo no intentar dar el máximo en cada momento"

Toni Nadal

38:10
Aitor. Hola, Toni, mi nombre es Aitor, y según fuentes que he leído, al cerebro humano solo le hacen falta 21 días para crear un hábito y una constancia de trabajo. ¿Rafael siempre estuvo dispuesto a entrenar, aunque se le pusiera todo en contra?

38:26
Toni Nadal. Bueno, no sabía eso de los 21 días. Si solo son 21 días, pues intentaré aplicarlo en la academia, a ver si a partir del día 22 las cosas van bien. Rafael estuvo casi siempre dispuesto a entrenar. Rafael se acostumbró… le acostumbré, en ese sentido, porque cuando él era pequeño, yo era el que decidía, se acostumbró al compromiso, se acostumbró a ir cada día e intentar hacerlo lo mejor posible. Para él, cuando venía a entrenar era como si fuera a jugar un partido de campeonato, no era un entrenamiento. Muchas veces, la gente, cuando entrena, entrena de manera mucho más suave, entrena sin prestar tanta atención. Yo, como tenía la idea siempre de mejorar, pues me da lo mismo un entreno que un partido de competición. Siempre era al límite.Y yo, cuando hablo con los chicos de la academia… Rafael tiene una academia en Manacor de la que yo soy el director. Yo, un día… Bueno, cuando empieza el año, casi siempre les hago un discurso y les digo: “Tú juegas 310 días. De los 310, tú juegas 50 partidos de campeonato. Es un sexto, más o menos. Si tú entrenas bien solo ese sexto, es casi imposible que seas un buen jugador”. Por eso, claro… Y eso lo aplicaba yo con Rafael, le decía lo mismo. Claro, si solo vamos al límite el día que jugamos el torneo, al final, es demasiado poco. Tenemos que intentar ir cerca del límite casi todos los días de entrenamiento. Y a él se le quedó bien grabado. Él, cada día que iba a entrenar, pues era una oportunidad para aprender. Entonces, iba casi siempre al límite. Es verdad que, a veces, las cosas salen bien, a veces, menos. A veces, tienes una motivación extra, otras veces, tienes algún problema por distintas razones, pero en líneas generales, mi sobrino siempre fue al límite. Yo no recuerdo muchos días en que él no pusiera la máxima atención para mejorar. No los recuerdo. Recuerdo siempre a una persona que estuvo dispuesta a hacer lo máximo. También creo que, aparte de que él se habituó a eso, a él le gustaba entrenar. A él, tú le vas a ver hoy a entrenar y va al límite. No hay mucha diferencia de su entreno a cuando compite. En el circuito profesional, a veces, había gente que no le gustaba mucho entrenar con Rafael porque iba demasiado al límite. Les hacía jugar como si fuera un torneo. Al final, ya te digo, tú has dicho 21 días y yo no sé si son 21 días, pero él se acostumbró a eso. No sé si después de 21 días o después de 2.221, pero es lo que hizo siempre. Muchas gracias por las preguntas y que tengáis un buen día, nos vemos en otra ocasión. Adiós. Adiós.