Generated with Avocode.Path Generated with Avocode.Rectangle CopyRectangleIcon : PauseRectangleRectangle Copy

La felicidad en tiempos de incertidumbre

Sonja Lyubomirsky

La felicidad en tiempos de incertidumbre

Sonja Lyubomirsky

· Doctora en Psicología y profesora

Sonja Lyubomirsky es una de las personas que más sabe en el mundo acerca de la felicidad, además de reconocida científica por sus trabajos de divulgación sobre psicología positiva. En esta época de incertidumbre y cambio social, la experta arroja luz con un enfoque científico sobre la importancia de ser amable, de practicar la gratitud, y de cómo la conexión entre personas es uno de los elementos clave para tener una mente sana, ser feliz y hacer felices a los que nos rodean.

Tras más de treinta años de investigación, Lyubomirsky demuestra, que aquello que anhelamos casi nunca nos hace felices cuando lo conseguimos y que, en cambio, las adversidades a menudo contribuyen a nuestra felicidad, haciéndonos evolucionar, apreciar las cosas buenas y desarrollar nuestra creatividad: “Tengo la esperanza, de que cuando hayamos superado todo esto, seamos más fuertes, más maduros y más cultos que antes”.

La felicidad no es una meta a la que llegar, sino un estado emocional que cultivar: “Conlleva trabajo y esfuerzo como cualquier cosa que queramos conseguir en la vida”. Un 50% del nivel de felicidad en una persona está determinado genéticamente, un 10% depende de la situación y circunstancias de la vida, y el 40% restante está sujeto a nuestro control. ¿Por qué no aprovecharlo a nuestro favor en los tiempos que corren?

Sonja Lyubomirsky es Doctora en Psicología social y de la personalidad por la Universidad de Stanford, actualmente profesora del Departamento de Psicología de la Universidad de California en Riverside. Y una de las psicólogas más preeminentes de nuestro tiempo.


Creando oportunidades

Sonja Lyubomirsky

Sonja Lyubomirsky es una de las personas que más sabe en el mundo acerca de la felicidad, además de reconocida científica por sus trabajos de divulgación sobre psicología positiva. En esta época de incertidumbre y cambio social, la experta arroja luz con un enfoque científico sobre la importancia de ser amable, de practicar la gratitud, y de cómo la conexión entre personas es uno de los elementos clave para tener una mente sana, ser feliz y hacer felices a los que nos rodean.

Tras más de treinta años de investigación, Lyubomirsky demuestra, que aquello que anhelamos casi nunca nos hace felices cuando lo conseguimos y que, en cambio, las adversidades a menudo contribuyen a nuestra felicidad, haciéndonos evolucionar, apreciar las cosas buenas y desarrollar nuestra creatividad: “Tengo la esperanza, de que cuando hayamos superado todo esto, seamos más fuertes, más maduros y más cultos que antes”.

La felicidad no es una meta a la que llegar, sino un estado emocional que cultivar: “Conlleva trabajo y esfuerzo como cualquier cosa que queramos conseguir en la vida”. Un 50% del nivel de felicidad en una persona está determinado genéticamente, un 10% depende de la situación y circunstancias de la vida, y el 40% restante está sujeto a nuestro control. ¿Por qué no aprovecharlo a nuestro favor en los tiempos que corren?

Sonja Lyubomirsky es Doctora en Psicología social y de la personalidad por la Universidad de Stanford, actualmente profesora del Departamento de Psicología de la Universidad de California en Riverside. Y una de las psicólogas más preeminentes de nuestro tiempo.


Creando Oportunidades

Transcripción

00:03
Sonja Lyubomirsky. Hola, me llamo Sonja Lyubomirsky y soy profesora de Psicología en la Universidad de California. Llevo treinta años estudiando la felicidad, así como las conexiones, cómo la gente conecta con los demás, la gratitud, la amabilidad y todo lo que puede hacer más feliz a una persona. Obviamente, esta pandemia está afectando a la felicidad de la gente y cómo de conectados se sienten, por lo que creo que hay muchos estudios que pueden ayudar a la gente a lidiar con esta crisis a la que nos enfrentamos.

00:37

En situaciones difíciles, en momentos de adversidad, en crisis y traumas, lo cual por supuesto incluye lo que está pasando mucha gente, ya que están perdiendo sus trabajos, enfermando, sus seres queridos están muriendo, y es muy difícil afrontar todo esto. ¿Cómo podemos ser felices en un momento tan complicado?
Increíblemente, los seres humanos somos muy resilientes y estas últimas semanas me ha impresionado ver cómo la gente se ha adaptado y casi se ha acostumbrado a esta nueva situación mejor de lo que creían, y cómo han sido capaces de conectar de otras maneras que no habían probado antes, como videollamadas, Zoom, Skype, etcétera. Veo a muchos amigos, familiares y colegas conectando incluso más que antes, están hablando con amigos de todo el mundo más de lo normal. Creo que estas conexiones son realmente importantes, es importante que no nos sintamos solos, que no nos sintamos aislados.

01:37

Otras cosas muy importantes para ser felices son la gratitud y la amabilidad. La gratitud es, básicamente, pensar en la gente que forma parte de tu vida que aprecias, que agradeces tener, te hace sentir cerca de ellos, que no estás solo y esto te hace más feliz. Y sobre la amabilidad, mis investigaciones han demostrado que la gente que ayuda a los demás, que les apoya y es amable también es más feliz, porque se sienten mejores personas y se sienten más conectados a los demás. Y es increíble lo que hemos visto por todo el mundo, cómo las personas en sus barrios, comunidades, familias, se han unido a los demás, ayudando a sus vecinos mayores que no pueden salir a hacer recados o a comprar, ayudando a otros a entender tecnologías que estamos usando todos…

02:27

He oído muchas historias geniales sobre todo esto y lo bonito es que no solo nos ayudamos los unos a los otros para sobrevivir, salir adelante y quizás incluso lidiar con estas circunstancias y ser felices, sino que nos hace más felices ayudar a los demás. Hay muchas maneras de lidiar con esto, algunos usan la religión, por ejemplo, y la espiritualidad, otros se vuelcan en su trabajo y persiguen objetivos que significan mucho para ellos. El ejercicio físico es muy importante, nos han dicho que intentemos hacer todo el ejercicio posible, si hay que quedarse en casa, ver vídeos de ejercicios, de hecho, una amiga me acaba de mandar un montón de vídeos para hacer. Hacer yoga en casa…

03:07

Para otros, es disfrutar de algo que les apasione, como escuchar música, ver películas divertidas con sus hijos, mucha gente está viendo muchas películas y series, y eso también puede ser bueno. Otros se centran en las relaciones, todo importa, las relaciones son clave para la felicidad y para lidiar con esto: tus seres queridos, tus amigos y tu familia te ayudan a salir adelante, sin ellos todo sería mucho más complicado. Si estamos solos, sobre todo esa gente que vive sola y está totalmente aislada, cuanto más puedan hablar con la gente que aprecian, hablar con ellos, mejor. Todos hemos pasado por un momento en que estamos muy mal, con mucha ansiedad, y hablamos por teléfono con alguien que queremos y de repente nos sentimos mucho mejor. Es como una pastilla mágica que nos hace sentir mejor.

03:58

Debería empezar por definir la felicidad: la felicidad tiene dos componentes. Cuando alguien es feliz siente que tiene una buena vida, está satisfecho con ella y siente que está alcanzando sus objetivos, pero también siente a menudo emociones positivas, ya sea tranquilidad, entusiasmo, curiosidad, afecto u orgullo. Eso es la felicidad. Pero la felicidad no solo es buena para nosotros, no es solo algo que nos hace sentir bien, sino que es algo bueno para el mundo, porque cuando somos felices somos más generosos, más productivos, más creativos, incluso estamos más sanos, tenemos más energía, más posibilidades de perseguir un objetivo y tener éxito en ello, tenemos mejores relaciones, somos más generosos y tenemos más posibilidades de hacer amigos.

04:48

Por eso, cuando somos felices no solo nos sentimos bien nosotros, nuestras familias serán más felices, nuestros maridos o mujeres serán más felices, nuestros hijos, nuestros amigos y compañeros de trabajo también. La felicidad no es solo algo personal, es buena para nuestras familias, nuestras comunidades, para todo el mundo. Hay gente que cree que la felicidad o se tiene o no se tiene, que hay gente que nace feliz y otra que no, y que no se puede hacer nada al respecto. Hay cierto componente genético, pero eso no significa que no se pueda cambiar. De hecho, está comprobado que uno puede convertirse en alguien más feliz, ya sea bajo circunstancias normales o en circunstancias tan complicadas como las que vivimos hoy.

05:27

A menudo hablo de que la felicidad conlleva trabajo, como todo lo que importa en la vida, si quieres criar hijos exitosos, si quieres tener éxito en tu carrera, si quieres perder peso… Conseguir todo esto conlleva un trabajo, y la felicidad no es distinta. Mis estudios y los de otras personas muestran que todos podemos ser más felices si practicamos ciertas estrategias o actividades deliberadamente y con esfuerzo. He mencionado ya algunas de ellas: cuando somos agradecidos, cuando somos amables, cuando disfrutamos de las cosas buenas, cuando hacemos ejercicio, cuando perseguimos nuestras metas, todo esto nos puede hacer más felices, pero son cosas deliberadas en las que hay que esforzarse. Lo bueno es que al principio puede que sea un esfuerzo y, quizás, incluso poco natural hacer todo esto, pero tras un tiempo se convierten en lo habitual, en hábitos, y cada vez es más fácil hacerlas.

06:20

Al mirar a nuestro alrededor, algunas personas parecen ser más felices que otras por naturaleza, se han hecho estudios con gemelos que demuestran que los gemelos idénticos que comparten el cien por cien de su ADN tienen niveles de felicidad mucho más similares que los mellizos, que comparten solo el cincuenta por ciento de su ADN. Esto sugiere que la felicidad tiene una parte genética, que nuestros genes influyen en lo felices que somos, pero que exista esta influencia genética no significa que estemos condenados a tener un cierto nivel de felicidad. Y esto es cierto para casi todo en la vida, por ejemplo, el peso también tiene un componente genético, para algunas personas es más fácil mantenerse delgadas durante toda su vida, pero todos podemos ser delgados si queremos, solo tenemos que esforzarnos más.

07:09

A mí me gusta pensar que, si no tienes tanta suerte y el nivel de felicidad determinado por tus genes es más bajo del que te gustaría, tendrás que trabajar más por intentar mejorar eso y ser más feliz. ¿Qué características tiene la gente feliz y cómo podemos desarrollarlas? Los estudios muestran que la gente feliz es más optimista, tiene mejores relaciones, es más agradecida, tiende a hacer más ejercicio, tiende a perseguir metas significativas en su vida y tiende a ser más espiritual, por lo que los investigadores han estudiado todas estas actividades, no solo como hábitos de la gente feliz, sino como estrategias concretas que todos podemos adoptar para ser más felices.

07:52

Por ejemplo, sabemos que la gente feliz es más optimista, así que nos preguntamos: “¿Si intento ser más optimista seré más feliz?”, y los estudios dicen que sí. Cuando intentamos ser más positivos, ver el lado bueno de las cosas, somos más felices. Es decir, los hábitos de la gente feliz son las estrategias que nosotros, como psicólogos científicos, hemos estado estudiando para ver si hacen más feliz a la gente. Creo que la clave para ser feliz, por todos los estudios que he hecho y leído, son sobre todo las relaciones y conectar con los demás. Todo lo que podamos hacer por conectar con otros nos va a hacer más felices. Muchos estudios han demostrado que, por ejemplo, cuando nos mostramos agradecidos con los demás, somos más felices. Pero ¿qué pasa cuando nos mostramos agradecidos? De alguna manera, nos sentimos más conectados.

08:48

Cuando llamo a mi madre y le digo cuánto aprecio todo el amor y el apoyo que me ha dado, siento más amor y conexión con ella, lo cual me hace más feliz. Cuando somos generosos con los demás somos más felices, ¿por qué? Porque creo que, mayormente, nos sentimos más conectados a esa persona en particular o a la humanidad en general cuando ayudamos a otro y somos generosos. Así que creo que esas conexiones son realmente clave. También hemos hecho estudios últimamente en que decimos a la gente que salga y tenga más interacciones sociales. Es más complicado de hacer ahora, porque tiene que ser todo digital, pero cuando vivíamos en el mundo pre-COVID podíamos saludar al camarero, hablar con gente en el tren, o llamar a la gente más a menudo.

09:38

Resulta que solo el tener más interacciones sociales nos hace más felices. Así que sí, creo que la conexión es el componente más importante de la felicidad. ¿Cómo cambiarán las cosas tras la pandemia en nuestra sociedad y para nosotros como humanos? Es una muy buena pregunta, y no lo sabemos. Yo he pensado que estar aislados tanto tiempo durante esta pandemia está haciendo que nos demos cuenta de que nuestras relaciones y nuestras conexiones con los demás pueden ser más importantes de lo que creíamos y creo que cuando se acabe todo, y todos tenemos muchas ganas de que pase eso, vamos a ser muy cariñosos y vamos a querer pasar mucho tiempo juntos, en persona.

10:26

También he hecho estudios sobre la importancia de la conexión cara a cara y cómo es muchísimo mejor, aunque las videollamadas sean geniales, no llegan a ser tan buenas como estar frente a alguien. Creo que la gente apreciará eso mucho más. Puede que tengamos mucho más cuidado con las enfermedades infecciosas, un amigo mío me dijo: “Ya no vamos a salir de fiesta, ya no habrá aglomeraciones”, y puede que sea cierto, pero creo que vamos a apreciar mucho más el estar juntos. Quizás incluso apreciemos más el trabajo, trabajar juntos, incluso la gente que conozco a la que no le gusta su trabajo y siempre se queja de tener que ir a trabajar y madrugar ahora lo echa de menos, echa de menos esa estructura, el ir a la oficina y ver a sus compañeros, así que puede que apreciemos eso también. Tengo que añadir, eso sí, que los seres humanos somos muy buenos en lo que llamamos “adaptación hedonista”, nos acostumbramos muy rápido a las cosas, así que también me pregunto si, cuando acabe todo, al principio todo va a ser increíble y maravilloso pero luego nos acostumbraremos y volveremos a la normalidad.

11:35

Tengo mucha esperanza de que, al final, salgamos de esta crisis siendo más fuertes y felices que antes, porque apreciaremos las cosas buenas de nuestras vidas incluso más que antes, habremos aprendido mucho de nosotros mismos, habremos crecido, quizá algunos hayamos aprendido algo nuevo, un idioma nuevo, una habilidad, habremos conectado con gente de todo el mundo, con nuestros amigos del instituto y de la universidad, con los que no hablábamos ya, y ahora hemos vuelto a hacerlo. Nuestras relaciones saldrán fortalecidas, y quizá nos habremos centrado en hobbies o nuestro trabajo y, como resultado, habremos aprendido algo nuevo o conseguido algo. Es posible, tengo la esperanza, de que cuando hayamos superado todo esto, seamos más fuertes, más maduros y más cultos que antes.