Generated with Avocode.Path Generated with Avocode.Rectangle CopyRectangleIcon : PauseRectangleRectangle Copy

La educación es la puerta de las oportunidades

Carlos Torres Vila

La educación es la puerta de las oportunidades

Carlos Torres Vila

· Presidente de BBVA

Lector empedernido, curioso y apasionado por el aprendizaje constante, Carlos Torres Vila viene de una familia de maestros por los cuatro costados. Todos sus abuelos y su madre se han dedicado a la enseñanza. Por eso no es de extrañar que el presidente de BBVA defienda firmemente la educación como “el motor de crecimiento de la sociedad, la puerta de las oportunidades y una fuerza, quizá la más importante, para corregir las desigualdades que existen en nuestra sociedad.”

Para Carlos Torres Vila, la educación es clave, no solo para el desarrollo del individuo sino de toda la sociedad: “Como decía Emilia Pardo Bazán, la solución está primero, en instruirse; segundo, en instruirse; y, tercero, en instruirse. El aprendizaje es el mayor premio que existe”.

Casado y padre de tres hijos, a los que insiste en transmitirles la importancia del esfuerzo, como le inculcaron a él sus padres, y una visión del éxito ligada al camino, más que al resultado: “Lo importante es hacer lo que está en tu mano; no tanto alcanzar las metas o el resultado”. Asegura que en la vida es fundamental no tener miedo a ser uno mismo: “La mejor receta para el éxito es ser genuino; tener la valentía para crecer aprendiendo cada día y pensando en el impacto en los demás”.

Carlos Torres Vila estudió Ingeniería Eléctrica y Administración de Empresas en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y obtuvo también un MBA de la Escuela Sloan de Administración y Dirección de Empresas de la misma universidad. Además, es licenciado en Derecho por la UNED.


Creando oportunidades

Carlos Torres Vila

Lector empedernido, curioso y apasionado por el aprendizaje constante, Carlos Torres Vila viene de una familia de maestros por los cuatro costados. Todos sus abuelos y su madre se han dedicado a la enseñanza. Por eso no es de extrañar que el presidente de BBVA defienda firmemente la educación como “el motor de crecimiento de la sociedad, la puerta de las oportunidades y una fuerza, quizá la más importante, para corregir las desigualdades que existen en nuestra sociedad.”

Para Carlos Torres Vila, la educación es clave, no solo para el desarrollo del individuo sino de toda la sociedad: “Como decía Emilia Pardo Bazán, la solución está primero, en instruirse; segundo, en instruirse; y, tercero, en instruirse. El aprendizaje es el mayor premio que existe”.

Casado y padre de tres hijos, a los que insiste en transmitirles la importancia del esfuerzo, como le inculcaron a él sus padres, y una visión del éxito ligada al camino, más que al resultado: “Lo importante es hacer lo que está en tu mano; no tanto alcanzar las metas o el resultado”. Asegura que en la vida es fundamental no tener miedo a ser uno mismo: “La mejor receta para el éxito es ser genuino; tener la valentía para crecer aprendiendo cada día y pensando en el impacto en los demás”.

Carlos Torres Vila estudió Ingeniería Eléctrica y Administración de Empresas en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y obtuvo también un MBA de la Escuela Sloan de Administración y Dirección de Empresas de la misma universidad. Además, es licenciado en Derecho por la UNED.


Creando Oportunidades

Transcripción

00:02
Carlos Torres Vila. A veces, por ejemplo, le decía a mi madre que qué me iba a regalar si conseguía buenas notas, o cuál era el premio, y siempre decía que el tesoro, el premio es la propia educación que te llevas, el propio aprendizaje, que hacer eso era mi obligación, por desarrollarme yo mismo.

00:27

Hola a todos, soy Carlos Torres Vila. Algunos me conoceréis porque tengo una dimensión pública como presidente de BBVA, pero hoy vengo a hablar de Carlos Torres Vila en lo personal, de mi vida y de mis experiencias y aprendizajes. Soy el segundo de cuatro hermanos, de origen gallego, de dos aldeas: mis padres, del sur de la provincia de Pontevedra, mi madre de San Salvador de Budiño, una parroquia pequeñita, Budiño de Arriba. Mi padre, de Illa Rei, otra parroquia, algo más grande, pero también pequeña, en la vera del río Miño, en la frontera con Portugal. Y en ese entorno no viví, pero sí que pasé meses muy importantes en mi vida. Meses de infancia, de verano, esos veranos interminables de tres meses en los que me divertía, y me divertía mucho, con los muchos primos que nos juntábamos allí y corríamos por los montes y cogíamos ranas y hacíamos travesuras, como hace un niño. Luego, el resto del año no vivíamos allí, éramos una familia bastante nómada, siguiendo los destinos que iba teniendo mi padre. Yo nací en Salamanca circunstancialmente, cuando estaba él allí, estuvo dos años, pero luego, pues… A Coruña, Bilbao, Madrid. Mucha diversidad de entornos, mucha diversidad de experiencias, mucha diversidad de amigos, de colegios. En total, habré estado en cinco o en seis colegios.

01:56

Desde el primero, recuerdo, en Bilbao: los Agustinos de Urdaneta. Recuerdo con mucho cariño al padre Esteban, con quien empecé mi aventura de aprendizaje más formal, antes ya había empezado en casa, con mis padres, y sobre todo con mi madre, que era maestra y que desde el principio ya me empezó a educar. Pero luego, como digo, muchos colegios, muchas experiencias. Una que me marcó enormemente fue con diez años, que mis padres me enviaron a Inglaterra a aprender inglés seis semanas en verano, en lugar de ir a Budiño a pasármelo bien, estar seis semanas con una familia que no conoces de nada, una familia de acogida, de intercambio, para el verano. Y sufrí por primera vez lo que ahora llamamos choque cultural, el darse cuenta de lo distinta que es la vida en otros sitios. Lo distintas que son las costumbres, las comidas, la forma de pensar, las creencias. También llegué a pasar un año en el extranjero. Estuve un año en Estados Unidos, en un pueblito, una aldea pequeña en las Montañas Rocosas, Georgetown, California: la América rural profunda. Un entorno de agricultura y ganadería, muy sano por un lado, muy distinto a lo que yo había vivido, pero también muy enriquecedor en mi vida, esa experiencia de estar allí en tercero de BUP me hizo crecer enormemente. Y sobre todo eso, que hay formas distintas de concebir la vida. Hay valores distintos, creencias distintas y que todo eso está bien, que lo que uno ha vivido no es lo único que hay.

03:47

Eso, unido a las experiencias previas nómadas, creo que me ha dado buenas herramientas, buenos pilares para luego aprovecharlo en mi vida, seguir creciendo, seguir desarrollándome e ir aprovechando las situaciones por las que en la vida me ha ido pasando. Bueno, yo creo que ahora ya me conocéis un poco más y lo que me gustaría es también conoceros a vosotros, escuchar las preguntas que podáis tener para continuar esta conversación.

La educación es la puerta de las oportunidades. Carlos Torres Vila
04:16
Chusa. Hola Carlos, soy Chusa y soy maestra. Me gustaría preguntarte: ¿qué importancia tiene para ti la educación?

04:25
Carlos Torres Vila. La educación es el motor de crecimiento de la sociedad, es el motor de las oportunidades, y en ese sentido es una fuerza, quizás la más importante para la igualdad, para corregir las desigualdades que existen en nuestra sociedad. Por eso es tan importante promover la igualdad de oportunidades en el acceso a una educación de calidad. Yo tengo la suerte de haber nacido conociendo la importancia de la educación, viviéndolo muy de cerca en mi propia familia, porque es una familia de maestros por los cuatro costados. Mis abuelos maternos, Carmen y Manuel, mis dos abuelos paternos, Miguel y Albina, mi madre fue maestra muchos años en Oleiros, mucha más gente en la familia, dos tías de mi padre eran maestras. Mi propia tía, Mari Lola, es maestra. Su marido, Antonio… Hace pocos días, hace diez o quince días, leí una reseña de Isabel Burdiel, catedrática de Historia, que hablaba rememorando una conferencia de Emilia Pardo Bazán, gallega universal, adelantada a su tiempo, además, y rememoraba diciendo que en una conferencia que dio Emilia Pardo Bazán en París a finales del siglo XIX, respecto a los problemas de la España de entonces, hablaba de que la solución, en primer lugar, está en instruirse. Y la solución en segundo lugar, está en instruirse, y en tercer lugar, en instruirse. Y decía una cosa también muy interesante y es que la instrucción es una fuerza revolucionaria. Y yo lo creo así, porque la instrucción, la educación, genera oportunidades y, por tanto, genera igualdad.

06:15

Es una pena que en España tengamos una tasa de abandono temprano del sistema educativo formal de las más altas de Europa, porque eso es fuente de desigualdad y creo que ese reto lo tenemos que abordar aquí en España como sociedad, si queremos luchar contra la desigualdad, si queremos generar trabajos dignos y crecimiento económico, porque al final la educación es la puerta de las oportunidades. Esto se lo escuché hace poco a un humorista sudafricano que se llama Trevor Noah, algunos conoceréis a Trevor porque es bastante famoso ahora en Estados Unidos, pero Trevor escribió un libro, sobre todo sobre su madre, el libro se titula ‘Nacido un crimen’, bueno, lo estoy traduciendo del inglés, ‘Born a Crime’. Porque, claro, él nació en la Sudáfrica del apartheid, hijo de una madre negra y de un padre blanco. Y eso era ilegal en la Sudáfrica del apartheid, con lo cual él nació siendo un crimen. Y habla de su madre con devoción, habla de su madre como alguien que en Sudáfrica del apartheid no cogió el camino normal que tendría una persona de color en aquel entorno, cuyo destino era trabajar en una fábrica o trabajar en servicio. Dice: “No cocinaba bien, no quería trabajar en una fábrica y mi madre se puso a estudiar clases de mecanografía y lo que le decía todo el mundo es: ‘¿Pero qué haces? Nunca vas a poder aplicarlo’”. Y la vida luego demuestra que eso no es así, que ella se estaba preparando para las oportunidades que se cruzaran en su camino, y se cruzaron en su camino, cuando a partir de los años 80 empezaron a cambiar las cosas en Sudáfrica y empezaron a darse oportunidades de trabajo a personas de color también y ella estaba bien posicionada para aprovechar esas oportunidades. Por eso, desde el punto de vista personal, la educación que requiere esfuerzo, dedicación, es la puerta de las oportunidades, es prepararse para las oportunidades que están por venir.

08:14

Desde un punto de vista de la sociedad en su conjunto, ¿qué mejor inversión que invertir en las personas, en el talento, en lo que pomposamente dicen los economistas que es el capital humano? Pues eso es el mejor motor para el crecimiento de la sociedad, también en lo colectivo. La educación requiere esfuerzo, hay que dar, hay que meter, luego te lo devuelven multiplicado. Y, además, con independencia de las capacidades que uno tenga. Todas las personas tenemos capacidades distintas y eso es una riqueza que tenemos en el mundo, en la sociedad. Pero las capacidades innatas sirven para poco si no se cultivan, si no se trabajan, con esfuerzo, con dedicación. Como digo, la educación para mí es clave en el desarrollo de las personas, en el desarrollo de la sociedad, y he tenido la suerte de vivirlo desde muy cerca, desde muy pronto.

09:19
Julián. Hola Carlos, soy Julián, te quería preguntar cómo eras tú de estudiante y si algún profesor que te marcara de alguna forma especial, que tengas un buen recuerdo de él.

09:29
Carlos Torres Vila. Siempre he sido responsable, siempre he sido estudioso. Creo que era tímido, quizás no tanto en clase. En clase siempre he sido muy lanzado para preguntar y repreguntar y repreguntar cuando no entendía algo. A veces a costa de que los profesores se desesperaran conmigo, porque las preguntas pueden llegar a ser infinitas, pero si más tímido en el ámbito social. Luego eso también lo fui perdiendo con las experiencias vitales que fui teniendo. Siempre he sido muy curioso intelectualmente, quizás tiene algo que ver las horas que le he metido. Creo que cuando le dedicas tiempo algo va creciendo dentro de ti, también, ese ansia de saber más. Y creo que los profesores que más impacto han tenido en mí son aquellos que me han enseñado a descubrir cosas y me han generado las ganas de aprender más. Porque eso es lo que lo hace sostenible. Es muy difícil que a un niño que no le está gustando, que no le está entrando, que dedique esa inversión, ese esfuerzo. En cambio, cuando uno entra en retornos positivos, porque se retroalimenta la educación y porque lo que le va entrando a uno le genera ganas de aprender más, pues eso. Yo creo que mi madre tuvo un gran papel ahí, con la disciplina que nos imponía. Consideraba también, y esto lo tengo muy marcado a fuego, que el premio de la educación es el aprendizaje mismo. A veces, por ejemplo, le decía a mi madre que qué me iba a regalar si conseguía buenas notas o cuál era el premio, que otros compañeros, etcétera. Y siempre decía que el tesoro, el premio, es la propia educación que te llevas, el propio aprendizaje y que hacer eso era mi obligación por desarrollarme yo mismo.

11:17

Era muy buena profesora, indudablemente también era muy buena porque imponía esa disciplina y creo que eso también en sí mismo me enseñó: me enseñó a cultivar el esfuerzo y creo que eso es un valor que se retroalimenta. Profesores que me influyeran, bueno, mi madre claramente, ya lo he dicho, mi padre también. Mi padre siempre dice que la obligación antes que la devoción, o que primero es el deber y luego el placer. Luego, lógicamente, pues yo he tenido el privilegio de poder tener una buenísima educación en otros sitios. Estuve estudiando la carrera de ingeniería en el MIT. A mí los profesores siempre los de matemáticas son los que más me han gustado. Incluso durante el colegio, tengo tres o cuatro caras de profesores de matemáticas, los nombres recuerdo pocos ya, pero sí que me acuerdo de ellos y cómo me descubrieron un mundo mágico. Cuando iba al MIT pues eso se multiplica: todo parecía mágico. Recuerdo mucho a un profesor, John Sterman, profesor de Dinámica de Sistemas. Me enseñó que la mente humana está mal equipada para entender las dinámicas complicadas de sistemas complejos, cuando no hay linealidad, por ejemplo, entre la entrada y la salida. Y creo que eso aplica a todos los sistemas a los que nos enfrentamos en la sociedad. La epidemia del COVID que tenemos ahora es una dinámica, la dinámica epidemiológica tiene muchos de esos componentes de un sistema complejo de los que hablaba John Sterman. Sobre todo me quedaría con eso, con aquellos que me han enseñado a disfrutar aprendiendo, me han generado la pasión por seguir aprendiendo, porque eso se retroalimenta y genera las ganas de poner el esfuerzo que yo sí que le ponía, porque sí que era un estudiante responsable.

13:19
Marinela. Hola Carlos, me llamo Marinela y soy profesora. A mí me gustaría preguntarte ¿qué es para ti el éxito? Y ¿cómo se lo explicarías a uno de mis alumnos o alumnas?

13:30
Carlos Torres Vila. Muchas gracias, Marinela, es una grandísima pregunta y es una respuesta… Quizá habría una, que sería la estándar: el éxito es conseguir las metas que uno se marque, es progresar en la vida y está en el reconocimiento. Y eso es lo que creo que la sociedad moderna potencia cuando habla de éxito. El éxito en ese sentido está enormemente sobrevalorado y creo que equivoca mucho. Creo que nos equivocamos mucho como sociedad cuando insistimos en eso, en las alabanzas continuas a los hijos, en la sobreprotección, en casi evitar que tengan fracasos definidos, como la no consecución de esos hitos vitales, como que: “Tienes que hacer esto y luego esto y luego esto”, que mete tanta presión. Mi visión del éxito es completamente distinta a eso. Mi visión del éxito es muy personal. O sea, el éxito está dentro de cada uno. Y tiene más que ver con el camino, con las cosas que haces y cómo las haces, y no tanto con el resultado. Eso se lo digo yo mucho a mis hijos: “Si tú haces lo que está en tu mano, pues ya has tenido éxito, el resultado da igual”. Esto luego lo leí en un libro, en ‘El último samurái’, que lo leí hace un par de veranos, y vi que la filosofía japonesa es justo esa: que lo que importa, no es el resultado, sino el esfuerzo, la dedicación, que hayas hecho lo que esté en tu mano y una vez que hayas hecho eso, pues ya has tenido éxito.

15:11

Dos, creo que el éxito está en hacer lo correcto. Por eso para mí significa tanto ser genuino. Ser genuino quiere decir, pues, decir lo que se piensa, no lo que crees que otros van a querer oír. Ser genuino es hacer, no lo conveniente o lo que juzgas que otros van a creer más conveniente, sino lo que está acorde al norte que tienes, al propósito, a los valores que tienes. Y si uno no dice lo que piensa, si uno no es crítico con las opiniones de los demás cuando no está de acuerdo, acabas perdiendo eso, y eso creo que es falta de éxito. Eso es un fracaso. Muy importante, aparte del esfuerzo y aparte de ser genuino, es el crecer personalmente, desarrollarse, eso es un éxito. Aprender cosas. Cada día que pasa en el que no has aprendido algo es un fracaso, es un pequeño fracaso. Yo creo que no pasan muchos días en los que no aprendamos algo, pero aprender requiere, si la educación requiere esfuerzo, requiere inversión que luego te la devuelve multiplicada, el desarrollarse día a día requiere valentía y coraje. Valentía y coraje para salir, por ejemplo, de la zona de confort y probar cosas nuevas. Antes decía, en mi vida ha sido muy importante tener experiencias diversas desde joven, tener choque cultural desde muy pronto, ver que hay otras formas de pensar, otras formas de ver la vida. Eso te hace más tolerante. Eso te hace tener esa valentía de probar cosas, y el que no prueba no aprende. Entonces, el tener esa mente innovadora de actitud, no ya solo abierta al cambio, sino de promover el cambio como un valor en sí mismo, creo que eso también es muy importante, junto con ser genuino, junto con meter esfuerzo, para tener éxito, el éxito interior, el éxito del camino.

17:11

Y lo último y quizá más importante, el éxito está en el impacto que tienes en los demás. Recuerdo una anécdota aquí de una persona que me ha ayudado varias veces en mi vida, desde hace ya muchos años que nos conocemos, nos conocimos cuando yo estaba en Boston estudiando, que es Jordi Canals. Cuando le fui a ver, una vez que yo tenía un cambio de trabajo y tenía dos opciones distintas y quería consultarle su opinión, él era a la sazón el rector del IESE y, como digo, yo le conocía de veinte años atrás. Me impactó mucho cómo Jordi no le prestó demasiada atención a los detalles de las ofertas que tenía para trabajar en un sitio o en el otro, no le prestó mucha atención ni a la empresa ni al tipo de responsabilidad que me iban a dar, que era un poco el foco que yo tenía y la consulta que le quería hacer. Jordi puso todo y me hizo pensar mucho, me marcó mucho esa conversación, que lo importante era dónde podía yo tener más impacto en los demás. Creo que eso resume bien lo que es tener éxito. En definitiva, el éxito está en el camino, no en el resultado. Obviamente, las métricas de resultado a uno siempre le gustan, pero creo que lo que hay que buscar es actuar, dedicar el esfuerzo a hacer lo que está en la mano de uno y luego hacerlo de una manera genuina, con valentía, para seguir creciendo y pensando en el impacto que se tiene en los demás.

La educación es la puerta de las oportunidades. Carlos Torres Vila
18:39
Cristina. Hola Carlos, me llamo Cristina. Se oye mucho hablar de que se aprende mucho más del fracaso que de los éxitos. Me gustaría saber qué opinas y qué ha representado para ti en cuanto a oportunidad de aprendizaje.

18:53
Carlos Torres Vila. Sin duda, claro, es que en la propia pregunta, y disculpa, está esa concepción de que el éxito es el resultado. ¿Se aprende más del fracaso que del éxito? Bueno, sin duda se aprende de vivir, del camino. Y en el camino, pues hay situaciones difíciles, donde las cosas no salen como a uno le gustaría. Yo eso no lo llamaría necesariamente un fracaso, lo llamaría, pues puede ser un éxito. Si eso es una oportunidad de crecer, de desarrollarse, de aprender. Y desde luego lo es, cuando las cosas no salen como uno quiere, desde luego que lo es. Por eso creo que es importante también que desde pronto en la educación los niños tengan esas experiencias que son parte de la vida, de no conseguir el resultado que se busca, porque eso es lo que ayuda a tener la perspectiva correcta sobre lo que significa el éxito.

19:41
Íñigo. Hola, Carlos, ¿qué tal? Soy Íñigo y acabo de terminar de estudiar Derecho y Empresariales. Durante la carrera hemos hablado bastante sobre el liderazgo y las diferentes facetas del mismo y me interesaría saber un poco las características que tú crees que serían importantes para un buen líder.

19:58
Carlos Torres Vila. Quizá la primera y más importante responsabilidad de un líder es gestionarse a sí mismo. Porque liderar, esto es lo cuenta muy bien Dee Hock, que escribió un libro… Porque él dirigió y fundó Visa, escribió un libro sobre la filosofía de liderazgo que él tenía en Visa, ‘One From Many’, creo que se llamaba el libro, y hablaba de esto. La primera responsabilidad de un líder es gestionarse a sí mismo. Porque liderar es ir primero, es marcar el camino y bueno, pues tus actos, tus palabras, tus comportamientos, tus valores, son los que van a marcar ese camino. Eso es lo que definirá cómo lideras. Es decir, que liderar no es tanto prescribir el comportamiento de los demás como gestionar el propio, lo que es mucho más difícil y que, además, es una tarea que nunca acaba, es una tarea infinita, pero es la que es la que más… Quizá, también en algún otro sitio leí que el liderar significa permitir que aquellos a los que lideras lideren. Yo creo mucho en eso, en dejar. Se habla del empoderamiento, es no tanto prescribir, sino comportarse y marcar el camino. Marcar el camino, al final eso es lo que genera confianza, que es muy importante, la confianza mutua. Es fundamental, la confianza mutua, para que funcione bien un equipo y la confianza mutua se genera cuando se tiene comunión de valores, comunión de propósito, de buscar algo en lo que estamos de acuerdo de que es lo que queremos, si no es muy difícil.

21:55

Y eso se logra, el poder imbuir a todos de ese propósito común y de esos valores sin prescribírselos, sino que todos lleguemos ahí juntos, eso es lo que genera un equipo que funciona bien. Eso es lo que genera altos rendimientos. Es lo que genera esa química que se nota cuando existe unión, que todo lo puede, porque juntos al final podemos con todo. Entonces, lograr eso es lo que creo que es más importante para el buen liderazgo. Entonces, es un tema muy de valores, muy de integridad, muy de dedicación y de compromiso. Creo que todo eso es lo que puede ayudar a que otros se unan a esa forma de hacer, a ese camino, a ese ejemplo que significa liderar. Es decir, que pongo menos acento en las cosas de: “Que sea un buen comunicador”. Bueno…

22:53
Alberto. Hola Carlos, soy Alberto. Quería preguntarte cuáles son los libros que más han influido en tu vida y, evidentemente, por qué.

23:00
Carlos Torres Vila. Gracias, Alberto. Muchos libros, porque yo leo mucho, porque a través de la lectura aprendo y es parte de la inversión en educación y es parte del éxito, porque es parte de mi camino el leer e ir aprendiendo lo que leo. Lo disfruto, lo disfruto mucho. Y leo de todo: leo novelas, leo historia, leo pensamiento humano, leo filosofía, leo clásicos… Pero sobre todo, lo que más me gusta leer es ciencia. Tengo esa mente curiosa y el descubrir y entender es lo que más me impacta. Pero bueno, el libro que más me ha influido, sin ninguna duda, es ‘El origen de las especies’ por la selección natural o supervivencia del mejor adaptado en la lucha por la vida, de Charles Darwin, porque es un libro no solamente que está muy bien escrito, sino sobre todo por la idea que tiene, que es una idea sencillísima, pero es una idea poderosísima. Al final es que un mecanismo de copia, de replicación, que no es perfecto, que tiene errores, los errores generan variación. Un mecanismo de réplica, de copia, con error, de copia con error aleatorio, con variación aleatoria, produce la riqueza de formas de vida que tenemos hoy, incluidos nosotros, incluidas todas las estructuras y órganos de la vida en este planeta. Simplemente con eso y tiempo, necesitas tiempo, mucho tiempo, para que ese proceso genere esa riqueza y necesitas una presión ambiental también, es decir, que haya recursos escasos, que no todas las formas, no todas las copias, puedan permanecer siempre ahí, sino que vayan sobreviviendo las más adaptadas.

24:48

Pero en el fondo, el mecanismo básico es tan sencillo que me pareció impactante, porque uno siempre ha oído en el colegio, en revistas de divulgación o en otros medios la idea de la evolución, pero nunca ha pensado, en realidad yo no había pensado nunca, hasta que leí ese libro, cuál es el mecanismo que provoca esa evolución. Es una de las ideas más potentes, creo, de la historia del pensamiento humano. El haber descubierto eso, fíjate, que es ahora muy obvio, cuando lo ves, cuando te lo cuentan, pero el llegar ahí… Me impactó enormemente.

25:28
David. Hola Carlos, mi nombre es David y soy docente. Todos tenemos personas a las que admiramos, que han influido en nosotros y nos han inspirado. ¿Quiénes han sido y son para ti tus referentes?

25:40
Carlos Torres Vila. Muchas gracias, David. He tenido muchos referentes en mi vida. He tenido esa suerte, ese privilegio de que se han cruzado en mi camino personas que me han ayudado, que han influido positivamente en mi desarrollo. Grandes líderes que han marcado el camino. Compañeros de trabajo extraordinarios que me han inspirado en el día a día. Muchas personas de las que podría hablar como referentes. Y lógicamente, también dentro de mi familia, he hablado ya de mi padre, de mi madre, pues claramente han sido personas referentes y muy influyentes por sus valores. Mi madre como una persona muy cristiana, con valores muy cristianos, con un carácter muy resistente, diría yo, muy fuerte y al mismo tiempo muy comprensivo, muy caritativo, muy sacrificado, muy generoso, dedicado a los demás. Insistía mucho en lo agradecidos que teníamos que estar por nuestra familia, por la vida que vivíamos en paz, por la misma educación que recibíamos. Esos valores me han influido mucho de mi madre. Mi padre, un auténtico fuera de serie en todo lo que ha hecho. Imaginaos que ambos están en un entorno rural, con muchas penurias en la posguerra, en los años cuarenta, cuando se desarrollan su niñez y su adolescencia, literalmente pasando hambre, como en España se pasaba hambre en aquella época en las zonas rurales, desde luego, de aquella Galicia profunda. Y bueno, mi padre durante muchos años caminando diez kilómetros ida, diez kilómetros vuelta para ir al colegio o al instituto a Vigo, con las lluvias que hay en Galicia, con los zapatos que tenía. Situaciones difíciles y saliendo de ahí, pues mi padre, a base de esfuerzo, de tesón, de perseverancia, que es lo que más le define.

27:43

No solo sale adelante, sino con unos logros personales que son una referencia también. Mi padre estudia de muy joven perito mercantil, número uno de su promoción en Vigo, luego profesor mercantil, número uno de su promoción en Vigo, en paralelo a estudiar primero de Derecho en Santiago, que hizo las dos cosas a la vez. Luego termina Derecho en otros tres o cuatro años más, porque hizo como dos cursos por año, y termina también con premio extraordinario de fin de carrera en la Universidad de Santiago. Luego hace Económicas también en otros dos o tres años. Número uno en sus oposiciones a Intendente de Hacienda, bueno, y podría seguir. Y no es que no tenga capacidades innatas, que las tiene, intelectualmente hablando, pero lo importante en la historia de mi padre es ese tesón, esa perseverancia, esa pasión y esa “obligación antes que la devoción” que dice y que sigue diciendo, porque ahora, con sus ochenta y cinco años, sigue muy activo intelectualmente, sigue muy al día de las leyes, sigue dominando el sistema fiscal español como ningún otro asesor fiscal creo que lo domina, y sigue también disfrutando plenamente de la vida, como siempre ha hecho. Es la persona más tolerante que conozco, un verdadero adelantado a su tiempo también en eso. Me influyó mucho a mí, también, en los estudios. Mi padre fue quien dijo: “Carlos, tú puedes estudiar lo que quieras, si además estudias Derecho”. Y efectivamente estudié Derecho y mucho se lo agradezco, porque mucho me ha servido también, la educación de Derecho, en mi propia vida.

29:24

Entonces, claramente, mis padres han sido muy importantes. Otro referente muy claro en mi vida es, lógicamente, mi mujer. Nos conocemos desde hace 35 años y tenemos no solamente la complicidad en las cosas que hacemos, sino el privilegio, la suerte, de disfrutarlas, de disfrutarlas juntos intensamente, además. Pero aparte de eso, es una persona que no llora nunca sobre la leche derramada y siempre me reconforta mucho. Es una persona muy empática, que sabe escuchar, entender los problemas, y ayuda mucho, de una manera muy reconfortante, a buscar soluciones, a buscar el camino, sin darlas ella, solo escuchando. A mí me da mucha paz espiritual. He tenido una inmensa fortuna de vivir la vida acompañado por una persona maravillosa, en los momentos dulces, en los momentos duros… Apoyo insustituible para las decisiones más difíciles. Juntos hemos ido, ella y yo, apoyándonos mutuamente, hemos ido aprendiendo juntos y queriéndonos mucho. Mis hermanos, mis tres hermanos, cada uno a su manera. Miguel, que es muy generoso, mi hermano, un gran sentido del humor, muy calmado, en contraste con mi hermana, que es todo electricidad, tensión, también mucha perseverancia. O mi hermana mayor, que también me ha marcado el camino y que es una apasionada de todo lo que hace y que ahí creo que ha heredado también la pasión de mi padre. Todos esos son referentes muy claros. Mis hijos son referentes también, mis tres hijos.

31:13

Bueno, es que me influyen mucho muchas personas en el día a día. Una de las personas, que además él no lo sabe, pero que tuvo un impacto muy importante en mi vida también y que en ese sentido fue un referente, es don Félix. Yo estaba un día trabajando, ya volviendo, un viernes me acuerdo que era, muy tarde, después de una semana de trabajo muy intensa. De esto hará unos veinte años. Y venía quejoso yo en el avión, reflexionando sobre la vida, sobre el sacrificio, el trabajo, la dedicación, el ritmo que llevaba, los viajes, el estar fuera de casa… Y había en la antigua terminal, aquí en Madrid, un servicio de parking. Al llegar me acerco y el señor que me da las llaves y me entrega el coche se me presenta, me dice: “¿Usted es don Carlos Torres Vila?”, “Sí”, “Claro, usted no se acordará de mí, cuando usted era pequeño yo conocí mucho a sus padres. Y claro, yo llevaba la organización que enviaba niños a Inglaterra a pasar temporadas con familias inglesas para aprender inglés”. Y digo: “Hombre, claro, don Félix. ¿Cómo no me voy a acordar?”. Era una institución, don Félix, durante esos veranos, porque era el que mandaba en la organización que nos mandaba allí. Tenía mucho que ver con qué familia te tocaba, que aquello, pues siempre, cuando llegábamos los niños era: “A ver quién me ha tocado, quién no me ha tocado”, nos metían en un colegio para la selección y, por supuesto, me acordaba de don Félix y de su mujer. Y le digo: “Don Félix, ¿qué hace usted aquí?”. Y me dice: “Pues nada” y me empieza a contar la historia de su vida, cómo les fue muy bien, cómo fueron añadiendo destinos, expandiendo la organización de intercambio de estudiantes a Estados Unidos, por ejemplo.

33:03

Y me cuenta luego cómo determinadas circunstancias, cambios legales, llevan a que a la empresa no le vaya tan bien, y a que en definitiva bueno, pues acabe quebrando, suspendiendo pagos y él se arruina. Y me impresionó sobre todo cuando le digo: “Bueno, ¿y qué hace usted aquí?”. Y me dice: “Pues me pasó esto y ahora estoy trabajando aquí”. La lección que me llevé a casa, ya era muy tarde cuando llegué, yo venía quejoso en el avión y qué lección me ha dado don Félix de tesón, de perseverancia, de mirar hacia adelante, de aprender de las circunstancias que pueden parecer adversas en la vida y de sobreponerse a esas dificultades y seguir trabajando y seguir esforzándose. Y luego he tenido muchos mentores en mi carrera: Enrique de Leiva, que durante muchos años me guio y me enseñó la importancia de los detalles. Tenía casi obsesión con los detalles, pero esa obsesión con los detalles se me quedó muy grabada y me ayuda mucho a ver que las cosas hay que hacerlas bien hasta el último detalle. A mí me impresionó mucho una vez Enrique, cuando en un texto escrito que había preparado yo de ordenador normal, que estaba impreso en papel, detectó que un espacio estaba en cursiva, en fuente cursiva. Entonces, hasta ese nivel de detalle llegaba el análisis crítico de Enrique sobre el producto final y me enseñó ese perfeccionismo, si se quiere, pero que al final es que los detalles importan, que hay que cuidarlos. Muchas personas, podría seguir, pero os he comentado ya muchos de quienes son mis referentes del entorno familiar, del entorno profesional.

La educación es la puerta de las oportunidades. Carlos Torres Vila
34:53
Marta. Hola, Carlos, soy Marta. He escuchado que tienes un telescopio y que al igual que a mí te encanta la astronomía. ¿Qué es lo que más te apasiona de ella?

35:02
Carlos Torres Vila. Ya desde muy joven empecé a leer mucho sobre astronomía y me parecía mágico, me parecía increíble cómo se podían interpretar, simplemente, las imágenes del cielo profundo para saber la edad que puede tener una estrella o la distancia a la que está, o de qué está compuesta, o en qué fase de su vida está, o distintos tipos de objetos celestiales. Entonces, leyendo sobre eso me fui aficionando. Me apunté luego a un club de astronomía mientras hacía la carrera allí en Boston. Las noches de Boston son muy frías en invierno y pasé mucho frío con mis amigos allí, mis compañeros, viendo el cielo estrellado. Además, teníamos que irnos lejos de la ciudad, lógicamente, para no tener la contaminación lumínica. Y eso, además, cada vez es más difícil, porque cada vez hay más contaminación lumínica. Pero de ahí me quedó esa afición y en casa tengo mi telescopio, que de vez en cuando, varias veces al año le dedico horas a mirar y a perderme en la observación del cielo. Me gusta ver, pues eso, el cielo profundo, nebulosas, galaxias. En ese sentido también, pues me da una idea de la insignificancia de mis problemas terrestres. No hay nada mejor cuando uno tiene, igual, un lío de trabajo serio, que dedicarle unas horas a mirar el cielo profundo y ver que esos problemas no tienen la menor relevancia en términos cósmicos. Por eso me gusta, me relaja mucho.

36:38
Javier. Hola Carlos, me llamo Javier, soy profesor. Estamos viendo últimamente, y con la pandemia más, que la digitalización y las nuevas tecnologías están incrementando su importancia en la educación y en la relación profesor-alumno-familia. Tú, como hijo y nieto de maestros, ¿qué opinas sobre este tema?

36:57
Carlos Torres Vila. Pues, Javier, pienso que la tecnología es una fuerza positiva para el desarrollo humano en todos los campos. Abre también una era de oportunidades y también en la educación. O sea, la educación en sí misma es puerta a oportunidades, pero las herramientas tecnológicas, la digitalización, ayudan a que haya un acceso a las materias, al conocimiento, a clases magistrales. Se democratiza totalmente, permite que haya un acceso casi infinito a lo que quieras. Hoy uno, teniendo conectividad y teniendo algún dispositivo, que cada vez son más asequibles para cualquiera, pues tiene acceso a la mejor educación del mundo. Entonces ya cada vez depende ya solo de uno mismo, de los que le ayuden a meterse en ese camino, el invertir, dedicar esfuerzo, y repito lo que decía antes, con independencia de las capacidades que uno tenga. La educación te devuelve multiplicado el esfuerzo que las metas. Y sí que es verdad, yo creo eso, en ese sentido soy muy positivo y soy muy de abrazar la tecnología porque creo que tiene esa fuerza positiva, al mismo tiempo creo que tenemos que cuidar el no perder una parte importante del aprendizaje, que es la vida misma, que es la interacción humana, que son las experiencias. Y que se aprende menos, simplemente recibiendo más embotado de un ordenador, de una tableta o de una máquina que te va dando ejercicios, se aprende menos que interactuando, con relaciones sociales, viendo cómo se comporta un maestro, teniendo roces, encontronazos, pequeños fracasos. Eso es aprender viviendo la vida.

38:53

También lo decía Emilia Pardo Bazán en alguna de sus reflexiones, que todo lo erróneo que ha ido corrigiendo tenía que ver, hablaba de lectura, hablaba de viajes, pero hablaba en el fondo de la vida, que es la vida misma es la que te enseña. Y creo que las dos cosas son compatibles, el que aprovechemos al máximo el potencial de la tecnología digital, pero que al mismo tiempo potenciemos el aprendizaje diario para el que la interacción humana es fundamental. La transmisión de valores es muy difícil. Se aprende mucho más viéndolo y para eso se requiere también presencia física, interacción física entre maestro y alumno. Y como decías, Javier, eso lo he vivido yo en primera persona con todos los maestros que he tenido en mi vida, que ha sido un privilegio y un lujo.

39:52
Jose María. Hola, Carlos, me llamo Jose María y la sostenibilidad es un problema que me preocupa especialmente. Quería que nos dijeras qué crees que podríamos hacer al respecto.

40:08
Carlos Torres Vila. Sí, yo creo que la sostenibilidad nos tiene que ocupar más que preocupar, porque nos jugamos mucho y podemos hacer mucho. Podemos tener un impacto muy grande en todos los frentes, en lo que es que el mundo sea más sostenible. Y desde luego, hay muchos que tienen que ver con el medio ambiente, y de eso se habla mucho, pero hay muchos también que tienen que ver con otras cosas, con temas más sociales, de luchar contra la pobreza, luchar contra el hambre, contra la desigualdad, promover la igualdad de género. Y una educación, también, una educación de calidad. Yo creo que la iniciativa ‘Aprendemos juntos’ es un referente, es un ejemplo claro de cosas que podemos hacer y la verdad es que estoy muy orgulloso de la participación que BBVA tiene en haber puesto esto en marcha, estas conversaciones sobre la educación, sobre temas de desarrollo personal para una vida mejor, el aprendizaje para una vida mejor que supone ‘Aprendemos juntos’ y que ha sido muy reconocido por Naciones Unidas como uno de los programas de calidad que ayuda a abordar uno de los retos de los ‘17 Objetivos de Desarrollo Sostenible’.

41:24

Pero bueno, me estoy yendo un poco. Digo: sostenibilidad desde el punto de vista social. Grandes retos tenemos ahí, mucho que podemos hacer para que haya también un trabajo digno para todos, crecimiento económico, igualdad, etcétera. En el lado medioambiental, claramente, el cambio climático es uno de los temas más relevantes. Creo que la búsqueda de energías limpias y asequibles, eficiencia energética y luego, el crear un consumo responsable y una producción responsable, la economía circular, son elementos clave. Y en todo esto podemos hacer mucho, nuestros hábitos de vida, nuestro día a día, las cosas que comemos, los desperdicios que generamos… Porque también otro problema medioambiental, además del cambio climático, es la contaminación de las aguas de los mares, la contaminación del aire, también. Y con nuestro comportamiento en el consumo, con nuestro comportamiento también, aquellos que tienen para invertir, de inversión, con nuestro comportamiento en cuanto a las ideas que transmitimos, podemos influir mucho para reducir el impacto negativo que la sociedad tiene en el medio ambiente, en estos campos. En definitiva, la agenda de la sostenibilidad es muy amplia. Son muchos retos, son muy difíciles. Yo no me preocupo, creo que hay que ocuparse, creo que hay mucho que hacer. Creo que además, la educación tiene un impacto en los Diecisiete que puede ser muy grande y así podemos ayudar a enfrentarnos a esos problemas.

42:51
Odile. Hola, soy Odile, querría saber cuáles son los valores más importantes que les has transmitido a tus hijos.

42:58
Carlos Torres Vila. Decía antes que mis hijos eran también referentes y tengo la suerte de tener tres hijos, ya veinteañeros los tres, chico, chica, chico, que son tres grandes personas. Humildes, son respetuosos, son muy responsables y generosos, dedicados, perseverantes, con tesón. Invierten en su propia educación. Dedican ese tiempo y ese esfuerzo. Son personas íntegras que se preocupan por los demás, que tratan a los demás como les gustaría que les trataran a ellos. Me enseñan muchas cosas, a mí también, en mi vida, a quitarle importancia a veces a cosas en las que yo le doy importancia, me dan esa perspectiva, me desdramatizan. Ellos luego dicen que ese es un rasgo mío, el de desdramatizar, que antes quizá no he comentado cuando hablaba de los rasgos del éxito. Sí que creo que el éxito está en el camino, y uno de los rasgos de éxito en el comportamiento creo que es la desdramatización de las situaciones. Al final, la pregunta de: “¿Qué es lo peor que puede pasar?”, que normalmente no es nada demasiado grave, ayuda mucho a poner en perspectiva los problemas y a mirarlos de otra manera. Y creo que ahí mis hijos, ellos dicen que yo soy así, yo creo que ellos son así y quizá ahí hemos entrado en buena simbiosis de desdramatizar situaciones. No pasa nada. Hay que seguir p’alante, que lo que pueda parecer un fracaso no es un fracaso, es un aprendizaje. Creo que eso lo tienen muy marcado mis hijos.

44:36

En definitiva, como digo, es un poco repetitivo, pero no podía ser de otra manera, que las cosas que yo considero relevantes son aquellos valores que yo, y mi mujer también, hemos tratado, con bastante unión, porque formamos un gran equipo y nos lideramos mutuamente muy bien, de imbuir eso en nuestros hijos también. Y por eso son reflejo, yo creo, lógicamente son ellos mismos, son personas que tienen enorme independencia, porque también eso creo que es un factor relevante, enorme independencia de criterio y muy genuinos, con lo cual son difíciles de gestionar, y está bien, porque no hay que gestionarles, hay que hay que liberarles marcándoles el camino, como decía antes. Pero bueno, que estoy muy contento, la verdad que soy un privilegiado por la familia que he tenido, con mis abuelos, maestros, con mis padres y los valores que me han inculcado. Soy un afortunado con mi mujer y soy un afortunado con mis hijos también.

La educación es la puerta de las oportunidades. Carlos Torres Vila
45:35
Heriberto. Hola Carlos, mi nombre es Heriberto y quería hacerte una pregunta que quizá no sea fácil, que tiene que ver con el programa ‘Aprendemos juntos’ y sus historias y quería saber de todas las historias que podemos ver en ‘Aprendemos juntos’, ¿cuál es la que más te ha llenado, o cuáles, y por qué?

45:52
Carlos Torres Vila. Pues muy buena pregunta, porque es que son tantas las historias emocionantes o útiles, o en las que he aprendido mucho, que es difícil elegir una. Una reciente que sí que me emocionó fue la de Albert Espinosa, que hizo un video, ahora con el COVID, desde su casa, o sea, que no era el formato, digamos, de estar aquí sentado hablando con vosotros, sino que era más una reflexión sobre… Bueno, recuerdo que hablaba un poco de su padre hospitalario, que le hablaba de parar el mundo, de hacer intermedios, “intermezzos”, en la vida para aislarse del mundo, y que eso ayudaba a mejorar y lo ponía en el lado positivo, como que bueno, pues que nos tomemos esto que nos ha pasado del confinamiento, era en pleno confinamiento, como un “intermezzo” que nos permite desconectarnos del mundo, parar el mundo. Eso me pareció emocionante e interesante a la vez, especialmente por los momentos emotivos que también vivíamos en aquel entonces. Álex Rovira también, me gustó mucho su intervención, el poder que tenemos de hacer florecer a otros, o cómo nuestra mirada transforma la realidad. Las de los deportistas inciden desde otro ángulo con muchas de las ideas que hemos hablado hoy sobre la importancia del esfuerzo y la dedicación y de la inversión que haces, mucho más importante que el talento innato. Y Ricky Rubio, por ejemplo, lo decía muy claro, la importancia de repetir, repetir, repetir. Enhamed, el nadador paralímpico, impresionante su historia personal, cómo se queda ciego y cómo ve eso en positivo. Pero luego, cuando habla de cómo visualiza su carrera y que se imaginaba, bueno, creo que no sé cuantas miles de veces dijo que había visualizado esa carrera.

47:52

Y que esa visualización él ya lo tenía todo interiorizado y que incluso visualizaba que el público chino le estaba animando a él, que era el español. Pero bueno, decía que es una de las ventajas de ser ciego, que me puedo imaginar que es que son españoles que están aquí animándome. Eso me llegó, me llegó mucho esa historia, por todo lo que he comentado. Pero muchas otras, yo creo que todos los programas de ‘Aprendemos juntos’ tienen tiene mucho aprendizaje, mucha emoción. Hay otros, los que te enseñan a ser feliz, muchas recetas resultado de experiencias vitales de personas de distintos campos de la vida que nos ayudan, a mí me han ayudado mucho estos videos, estas conversaciones, a también reflexionar sobre lo que yo considero importante y a seguir mejorando, seguir aprendiendo cada día.

48:46

Me gustaría aprovechar para agradeceros vuestra presencia hoy aquí para la conversación que hemos tenido, como me gustaría también aprovechar para agradecer a todos los que han participado hasta ahora en esta iniciativa ‘Aprendemos juntos’. ¿Quién nos iba a decir que íbamos a haber llegado tan lejos como hemos llegado? Recuerdo perfectamente el día en que era yo ya consejero delegado del BBVA y nos hicieron la propuesta. Sofía, que es la persona que en aquel momento gestionaba la marca, ahora tiene otras responsabilidades en el banco, con Peyo, que ahora es el responsable, el consejero delegado del banco en España, por cierto. Bueno, venían con una idea de crear una plataforma educativa para España, para generar conversaciones interesantes, entre otras cosas. Y al final, la plataforma, que era educación para un futuro mejor, educación para una vida mejor, que decimos ahora en ‘Aprendemos juntos’. Y la verdad es que incluso venían con algunas métricas de lo que buscábamos, de cuántas visualizaciones podíamos tener y demás. Se ha superado con creces. Celebramos ahora los mil millones de visualizaciones de ‘Aprendemos juntos’. Mil millones, y por eso me gustaría daros las gracias, dar las gracias a todos los que se han sentado, los más de doscientos ponentes que se han sentado en esta silla o en otros formatos para compartir sus experiencias de vida. A todos los que habéis estado en estas gradas interesados por estas temáticas. A todos los que difundís y habéis difundido. A los que producís esto, a los guionistas, a los cámaras, a todos, de verdad, muchísimas gracias. Hemos recorrido un enorme camino y, por supuesto, esto no acaba aquí. Tenemos que seguir recorriéndolo. Tenemos que seguir aprendiendo juntos, que de eso se trata.