Escuelas que desatan la creatividad

Rosan Bosch

· Diseñadora de espacios educativos

Diseñadora de interiores y directora creativa del estudio de arquitectura que lleva su nombre, Rosan Bosch es reconocida internacionalmente por impulsar espacios innovadores en colegios de todo el mundo, apuesta por cambiar el entorno físico para mejorar el aprendizaje de los alumnos. La creadora, de origen holandés, utiliza el diseño como un instrumento educativo estratégico. “Los espacios de aprendizaje imaginativos empoderan y motivan a los estudiantes. Esto convierte al espacio físico en una herramienta educativa poderosa” asegura Bosch. En su último libro: “Diseñar un mundo mejor empieza por la escuela”, presenta sus conceptos de diseño para entornos de aprendizaje. Uno de sus proyectos más conocidos es la escuela Vittra Telefonplan en Estocolmo, Suecia. También ha ideado fórmulas arquitectónicas pioneras en hospitales, bibliotecas o museos. “El diseño tiene que relacionarse con el desarrollo personal, de la mente y el cuerpo. No es sólo un instrumento de decoración, sino una herramienta para el cambio”, concluye.


Creando oportunidades

Rosan Bosch

Diseñadora de interiores y directora creativa del estudio de arquitectura que lleva su nombre, Rosan Bosch es reconocida internacionalmente por impulsar espacios innovadores en colegios de todo el mundo, apuesta por cambiar el entorno físico para mejorar el aprendizaje de los alumnos. La creadora, de origen holandés, utiliza el diseño como un instrumento educativo estratégico. “Los espacios de aprendizaje imaginativos empoderan y motivan a los estudiantes. Esto convierte al espacio físico en una herramienta educativa poderosa” asegura Bosch. En su último libro: “Diseñar un mundo mejor empieza por la escuela”, presenta sus conceptos de diseño para entornos de aprendizaje. Uno de sus proyectos más conocidos es la escuela Vittra Telefonplan en Estocolmo, Suecia. También ha ideado fórmulas arquitectónicas pioneras en hospitales, bibliotecas o museos. “El diseño tiene que relacionarse con el desarrollo personal, de la mente y el cuerpo. No es sólo un instrumento de decoración, sino una herramienta para el cambio”, concluye.


Creando Oportunidades

Transcripción

00:00
Rosan Bosch. Me llamo Rosan Bosch y trabajo con arte, diseño y arquitectura como una herramienta para el desarrollo del aprendizaje y la educación, porque para mí este desarrollo es superimportante. Yo creo que podemos diseñar un mundo mejor empezando por la escuela.

00:25
Diego. Hola, Rosan. Soy Diego, maestro de una escuela de Madrid y que estamos pasando ahora por un proceso interesante porque estamos construyendo nuestra escuela. Entonces, para mí es un privilegio poder estar compartiendo este rato contigo, hablando sobre diseño, arquitectura y educación. La primera pregunta que te hago es: ¿qué es lo que te motivó para convertirte en diseñadora?

00:50
Rosan Bosch. Bueno, yo creo que hay varias cosas. Primero, quiero decir que la verdad, es un secreto, pero la verdad es que no soy diseñadora, soy artista. Vengo de Bellas Artes, y en base a mi educación de Bellas Artes yo creo que me he desarrollado y yo hoy trabajo con diseño, con arquitectura, pero todavía hay un poquito de arte ahí dentro. Y es el porqué, ¿sabes? Siempre preguntándose por qué estamos haciendo lo que hacemos y cuál es el efecto, el porqué. Y, para mí, el trabajo que hago hoy con el diseño, con las escuelas, esto viene simplemente de mis hijos, de ser madre. Cuando yo tenía a mis hijos eran, bueno, seres con ganas de aprender, con una curiosidad innata y, no sé, yo creo que como cada madre quería mucho a mis hijos y llevándolos a la escuela podía ver que estaban perdiendo su motivación.

01:52
Rosan Bosch. En realidad, sentía un poco que, no solo su motivación, también su creatividad, ¿sabes? Las ganas de experimentar, de probar cosas. Y, no sé, me molestaba mucho ver a mis hijos al volver a casa sin ganas de dibujar, ni leer. Hablando de la escuela como una cosa, en realidad, negativa, aburrida. Y me molestaba mucho. Y yo creo que para mí fue ahí, en realidad, cuando empezaron las ganas de querer cambiar, en realidad, esto. Y nada, me fui a hablar con el profesor de mis hijos y me dijo: “Bueno, me gustaría mucho cambiar esto, pero no puedo. Tengo 30 niños, estamos en un aula solos y mi problema es que, aunque me gustaría diferenciar, ¿sabes?, en el aprendizaje, en el trabajo con los niños, cuando hay algunos que están hablando molestan a los demás. Y es por eso, simplemente, que tenemos que hacer más o menos lo mismo a la vez. Y siempre habrá algunos niños que se aburran”.

Rosan Bosch -Paisajes de aprendizaje
02:59
Rosan Bosch. Y nada, pensé que yo, bueno, con mis habilidades de diseñadora, con las posibilidades de artista, yo podía ayudarles. Yo podía cambiar el entorno físico de su aula para que ella pudiera trabajar con los niños de manera más diferenciada. Este fue el principio. Yo quería, en realidad, quería salvar a mis hijos. Yo quería que conservaran sus ganas de explorar…

03:29
Diego. Y de crear.

03:27
Rosan Bosch. … de ser creativos y sí, esto, ¿no?

03:31
Diego. Sobre esto que comentas, ¿cómo contribuye ese diseño a que los niños sigan manteniendo la creatividad? Porque sí es un aspecto que nosotros constantemente nos planteamos y está claro que debe haber la forma de dar esa atención a esa diversidad. Pero, en este caso, me interesa, sobre todo, la parte de cómo fomentar la creatividad.

03:54
Rosan Bosch. La creatividad, para mí, yo creo que la creatividad no es algo que haga falta fomentar porque la creatividad es algo que tenemos. Tú naces con creatividad, cada niño nace con creatividad, no solo los artistas son creativos, todos somos creativos. Lo que pasa es esto, en realidad la escuela está apagando esta creatividad. Entonces, para formar la creatividad se podría decir, es más conservar esta creatividad, estimularla y ayudar a que crezca y que haya posibilidades en el entorno físico y en la organización, en el contexto social de una escuela, que haya posibilidades de… no sé cómo decir esto, de hacer crecer tu creatividad. Que lo estimules, pero también que sientas que te lo permite. Porque yo creo que, sobre todo es esto, sientes que la escuela no te permite ser creativo. Es algo negativo en el contexto diario.

04:59
Diego. Sobre esto, Rosan, ¿me podrías poner un ejemplo claro de una propuesta tuya de diseño que creas que sí contribuye a esta parte de fomentar la creatividad en los niños?

05:10
Rosan Bosch. Sí, bueno, lo que pasa es que la creatividad, en realidad, viene de algo muy básico, viene de tener la posibilidad de actuar sobre tus propias ganas y tu curiosidad, y tu motivación, bueno, que viene de dentro. Y el problema es que, si creamos espacios que en realidad fijan el uso, quiero decir, que estamos con un profesor con los niños en un aula y que esta aula, en realidad, crea una situación de control, en realidad, es una situación de control de los niños. Ellos no pueden moverse libremente, no pueden ir adonde quieran, no pueden… bueno, no sé, trabajar con lo que les dé la gana, empezar a dibujar cuando el profesor está hablando, por ejemplo, por decir algo. Entonces, nosotros lo que hacemos con el diseño es que, en vez de pensar en un diseño de control, pensamos en paisajes de aprendizaje. Y esos paisajes de aprendizaje se construyen a partir de aceptar que cada uno de nosotros somos distintos y necesitamos distintas situaciones físicas, de colores distintos, con materiales distintos, dependiendo de distintas situaciones que necesitamos para trabajar.

06:28
Rosan Bosch. Entonces, creamos paisajes de aprendizaje basados en seis principios que son universales, creo yo, en un trayecto de aprendizaje durante un día. Que estos paisajes te dan la posibilidad, uno, de moverte libremente, porque no es un espacio que te controla. Dos, también indica que somos distintos porque el espacio es distinto, no es uniforme, con los mismos colores, con todos los espacios iguales, no; hay espacios rojos, verdes, hay sitios altos, hay sitios pequeños, hay sitios con mucha luz, poca luz… Y esto, en sí mismo, te estimula a ti como persona y, también, creo yo, tu creatividad. Pero, otra vez, yo no creo que sea el espacio lo que te hace creativo. Somos nosotros los que nos hacemos creativos. Entonces, para mí, hacer un entorno creativo se trata más de crear circunstancias, en realidad, quiero decir… Tanto el profesor como los niños con un entorno físico que está organizado de una manera, trabajado con una pedagogía que permite, en realidad, ser creativo.

07:44
Diego. Y la pedagogía, la metodología de trabajo en el centro debe acompañar con esa… ese cambio, ¿no?, si es realmente…

07:52
Rosan Bosch. Mira, es muy fácil, no tanto en las escuelas, pero es muy común en el mundo de los negocios que nos pidan: “Oye, ¿no nos puedes hacer un centro de innovación? Que estemos en esta sala y nos pongamos supercreativos ahí”. Y la verdad es que así no funciona. No es la sala la que te hace creativo, eres tú que ya eres creativo. Entonces, son circunstancias. Pero el entorno físico puede crear circunstancias que, en realidad, estimulan un, no sé, un entorno creativo y que también estimula que tú te sientas libre para activar tu creatividad en distintas circunstancias, en distintas actividades.

08:36
Diego. Rosan, comentas que el espacio es el tercer maestro de una escuela. ¿Por qué es tan importante el diseño en el diseño de escuelas?

08:44
Rosan Bosch. Pues, se habla del tercer profesor, o el tercer maestro, y en realidad decimos que el primer maestro, el primer profesor, es el profesor de toda la vida. El segundo profesor son tus compañeros, los otros niños. Y el tercer profesor es el entorno físico, porque en realidad te facilita descubrir cómo aprendes mejor. Y nosotros hoy en día decimos que lo más importante que tienen que aprender los niños en la escuela es aprender cómo aprender. Porque sabemos que un 65% de los niños que empiezan en Primaria van a tener un puesto de trabajo cuando salgan, que hoy en día no existe. Entonces, sabemos una cosa que tienen que aprender en la escuela: es aprender cómo aprender. Y para llegar ahí necesitan descubrir: ¿Cómo funciono yo? ¿Cómo me concentro? Cuando tengo que concentrarme muy profundamente, ¿cómo lo hago? Si yo tengo que trabajar contigo en un trabajo colaborativo, ¿qué hace falta en un entorno físico para que tengamos la mejor situación de trabajo colaborativo?, etc. Entonces, el tercer profesor es un entorno físico que ayuda al alumno, pero también al profesor, a aprender cómo aprender.

10:08
Diego. Desarrollando esta idea que tiene que ver, también, con estas oportunidades que tenemos de aprendizaje, de sociabilización con nuestros iguales, con maestros, entre alumnos y profesores… Tú planteas seis principios de diseño que debe cumplir una escuela para dar estas posibilidades de aprendizaje. ¿Podrías desarrollar cuáles son esos seis principios?

10:33
Rosan Bosch. Sí, es que tienes que saber una cosa de los seis principios. Para nosotros son principios de diseño, pero al mismo tiempo, también, son situaciones de aprendizaje. Son seis principios que desarrollamos porque, cuando trabajamos con escuelas, el objetivo de nuestro trabajo no es hacer un diseño. El objetivo de nuestro trabajo es, en realidad, cambiar el paradigma de la educación, del aprendizaje dentro de esa escuela, y estar seguro de que después no solo hay un diseño nuevo, sino que también hay una manera de trabajar, de funcionar dentro de esa escuela que es distinta.

11:14
Rosan Bosch. Y estos seis principios, cada uno, es una metáfora. Y cada metáfora en realidad describe una situación de aprendizaje, pero también una situación física de comunicación, te lo voy a explicar. Entonces, tenemos uno así obvio que se llama “Cima de la montaña”. La “Cima de la montaña” es una situación de aprendizaje y de comunicación unidireccional. Quiero decir, yo hablo y hay como una clase tradicional. Hay uno que está hablando y hay un grupo que está escuchando. Pero también puede ser un niño que está hablando, presentando algo a otros niños. Entonces, es una situación de comunicación unidireccional. Esta situación hace falta que esté en un entorno un poco enfocado, ¿sabes?, que puedas entender bien lo que el otro dice, hay como un enfoque alrededor de esta situación. El segundo se llama “Cueva”. “Cueva” son sitios donde te puedes concentrar y que, en realidad, no te comunicas con nadie, solo contigo mismo. Pueden ser lugares distintos. Puede ser como una, de verdad, una pequeña cueva roja donde te metes dentro, pero también puede ser un sitio en la ventana con una vista del paisaje, puede ser una sala con una puerta que cierras, con una lámpara y una mesa muy tradicional.

12:33
Rosan Bosch. Es que depende. Hay niños que necesitan ponerse en un lounge, ¿sabes?, así tirados con el ordenador encima y todo eso para concentrarse bien. Y hay otros niños que necesitan estar sentados en una mesa, ¿no? Entonces hay “Cuevas” … las “Cuevas” facilitan, un poco, encontrar qué sitio físico necesito yo para concentrarme. Es muy importante esto. Otro, se llama “El corro”. “El corro” es una situación de trabajo en común, un equipo. Pero no solo se trata de poner una mesa y estar alrededor de una mesa, no, también se trata de situaciones de aprendizaje donde toman responsabilidad del trabajo en equipo. Piensan: “Si yo trabajo contigo, entonces, ¿cuál es la mejor situación que podemos tener para que tú puedas poner todo tu talento sobre la mesa para que el trabajo que estamos haciendo en conjunto salga mejor?”. Esto puede ser ir al bar de al lado porque tú trabajas superbién en el bar, porque te sientes más relajado porque el profesor no te ve. Puede ser que sea estar en el suelo, no hace falta que estemos en una mesa redonda con sillas.

13:53
Rosan Bosch. Otro ejemplo, el cuarto, que se llama “El manantial”. “El manantial” son un poco los sitios de… los sitios donde se van los animales de noche a beber agua, la máquina de café, donde uno se encuentra con el otro… Estos son sitios estratégicos dentro de una escuela donde hay un intercambio de información informal pero muy fluida. Esto puede ser como un cruce en un pasillo donde hay una mesa y cuando yo me pongo en esta mesa yo oigo lo que están diciendo los demás cuando pasan. Puede ser también, yo que sé, un sitio donde pones proyectos visuales, proyectos de alumnos que es donde veo algo que alguien ha hecho y que me inspira. Entonces son sitios de intercambio de información, pero también son sitios de intercambio de inspiración. Es superimportante para el aprendizaje.

14:46
Rosan Bosch. Bueno, después tenemos un principio que se llama “Manos a la obra”. “Manos a la obra” se trata de aprender no solo con tu cerebro sino con todo tu cuerpo. No sé quien ha inventado esta idea de que está separado, pero el cerebro está dentro de nuestro cuerpo y aprendemos con todo. Esto puede ser un sitio físico donde puedes experimentar, ensuciar cosas, hacer cosas científicas, hay máquinas. Pero también puede ser una situación donde puedes estar en un “Corro”, una “Cueva”, trabajando con algo físico. Entonces, “Manos a la obra” es más un principio que se centra en distintas situaciones espaciales.

15:28
Diego. De tarea, ¿no?

15:29
Rosan Bosch. Eso es, sí. Y el último, que se llama “Movimiento”. En español decimos: “¡Arriba!”. Estas son las situaciones donde activas tu cuerpo, pero mucho, para, en realidad, activar tu mente. Es que el 20% de la gente necesita moverse para activar su mente. Siempre conocemos a una persona que está ahí con la pierna y cosas de estas. Y, en realidad, necesitamos en nuestras escuelas espacios donde tú puedas ir a moverte un rato corto, pero a alta velocidad. Y, como es un paisaje más abierto, que no es un aula donde no puedes salir, puede tomar la responsabilidad de su aprendizaje porque sabe que “Bueno, yo me voy a salir un ratito a un sitio de “Arriba” o de “Movimiento”, voy a correr un rato, después me iré a una “Cueva” porque yo quiero leer este libro porque me parece muy fascinante”.

16:27
Rosan Bosch. Es divertido aprender y desarrollarse a uno mismo. Entonces, un poco esos seis principios nos permiten hacer un diseño en una escuela a partir del aprendizaje. No a partir de un sistema escolar, no a partir del horario del profesor, no a partir de una normativa que dice que un niño tiene un metro y medio cuadrado y que está en una sala de, no sé, de 50 metros cuadrados o algo en este sentido, no. A partir de pensar cómo aprende de la mejor manera un niño. Cómo le puedo dar el mejor entorno, el mejor contexto para que este niño, en realidad, pueda desatar todo su talento en el futuro.

17:14
Diego. Sí. Me encanta lo que has contado porque, además, según lo ibas describiendo estaba visualizando situaciones de aula, estaba visualizando a ciertos niños. Y una cuestión que también a nosotros se nos plantea, entiendo cómo encajan estos principios de diseño para esas dinámicas que se generan en el aula, pero luego los niños son muy diferentes y nosotros hablamos de atender, en cada momento, la diversidad que tenemos en nuestras escuelas. Y hablamos de diversidad como las características, motivaciones, inspiraciones… que tiene cada persona diferente. ¿Cómo contribuye ya el diseño específico del mobiliario o de estos espacios para poder atender a esta diversidad? Y con esto me refiero a que hay niños que cuando estamos en el momento “Círculo”, como expresabas, hay quien está muy bien en un bar, hay quien está muy bien en un momento tranquilo e incluso necesitamos momentos mixtos, ¿no? ¿Cómo se configura todo eso?

18:17
Rosan Bosch. Bueno, yo creo que, en tu pregunta, en realidad, hay dos preguntas. No sé. Se trata de la diversidad y se trata de cómo configurarla. La diversidad yo creo que es muy fácil. Si permitimos unos entornos que están diseñados con diversidad, el entorno físico simplemente nos habla. Porque la verdad es que un espacio, un entorno uniforme, no permite la diversidad. Entonces, hay alguien que tiene que quedarse quieto porque si no molesta a los demás. En un entorno más diverso, pero también ahora llegamos a la configuración, no solo se trata de un entorno diverso, también se trata de un sistema de organización de escuelas distinto. Porque es verdad que estas escuelas que son paisajes de aprendizaje, no pueden funcionar si continuamos funcionando de la misma manera de antes. Si pones al profesor con sus 30 alumnos y que tiene que controlar las actividades de estos alumnos, al revés, no funciona.

19:29
Rosan Bosch. Yo creo que, también, si queremos que estas escuelas funcionen de otra manera, también tenemos que pensar cómo configuramos, en realidad, el tiempo del profesor con los alumnos. Y ahí entra el contexto, la palabra “autonomía”, la independencia, el trabajo por proyectos, el trabajo por retos. La verdad es que, en una escuela tradicional, sobre todo estamos controlando el movimiento físico del cuerpo de los niños. Decimos: “Ahora estás en este aula porque yo te lo digo y vamos a hacer esta actividad aquí. Y yo no te dejo moverte, salir y volver”. La verdad es que, en realidad, en el futuro queremos que este mismo niño, cuando sea adulto, sepa muy bien cuándo quedarse y cuándo irse. Que sepa muy bien, en realidad, manejar un aprendizaje independiente. Pues, si no les damos un poco de esta independencia a los niños ahora, ¿cómo van a aprender cómo manejar esta independencia de adultos?

Rosan Bosch - Paisajes de aprendizaje

“El tercer profesor es el entorno físico porque facilita el aprendizaje”

Rosan Bosch

20:40
Rosan Bosch. Por ejemplo, normalmente, un niño no puede salir de una escuela. Es que está ahí de día, como un poco encarcelado. Pero un niño de 13 años, ¿por qué no puede…? No sé, tiene un trabajo sobre la anatomía de una vaca. Entonces, el chaval les dice a sus amigos: “Bueno, vamos a hablar con un carnicero. Pongamos un ejemplo de la vida real”. Entonces sale de la escuela porque ha llamado a carniceros hasta encontrar un carnicero que quiera que le hagan una entrevista. Se van allá, van grabando la entrevista. El carnicero les enseña cómo es la anatomía de una vaca, tienen una experiencia superreal, superfuerte. Vuelven a la escuela, se sientan… ahora digo algo, por ejemplo, en el “Centro de conocimiento”, cortando su vídeo, su entrevista, hacen como una película pequeña, y después a la hora del reencuentro, pues se encuentra con su profesor, con los demás y les enseña el resultado y hablan de la experiencia que han tenido, ¿no? Esto, entonces, es un… Quiero decir, ahí hay un conjunto y hay un movimiento más independiente.

21:49
Diego. Claro, es un planteamiento de enfocar la escuela de otra forma que al final, es también como se está desarrollando la vida, ¿no? La vida y, sobre todo, cuando hablamos de la preparación hacia el futuro del alumnado, que no sabemos dónde van a trabajar. Pero si es cierto que el diseño, en muchos espacios como son las empresas más innovadoras, van hacia estas propuestas también. Siendo muy conscientes de la necesidad o de las diferentes dinámicas que tenemos dentro…

22:16
Rosan Bosch. Y, ¿sabes por qué? Es porque estas empresas saben que si sus trabajadores del departamento de desarrollo hacen trabajos más creativos y que tienen unos resultados mejores, al final todos acaban ganando. Entonces, estos diseños de esos entornos así, bueno, bastante lúdicos de trabajo tienen un objetivo en realidad, que es hacer funcionar mejor la inteligencia y el aprendizaje y la creatividad de sus trabajadores. Y pueden ver los resultados.

22:49
Diego. Y sobre estos principios de diseño, ¿cómo podríamos llevarlos a un aula, a nuestras aulas, con pequeños cambios?

22:57
Rosan Bosch. Pues, la verdad es que necesitamos un cambio grande, no pequeño. Tenemos un sistema escolar hoy en día, que no ha cambiado desde hace 700 años, no puede ser. Hay una necesidad enorme, pero estos cambios necesitan un profesor superbueno. Porque cuando haces esto en un espacio tradicional dependes de un profesor, de un maestro que sepa hacer o manejar esos procesos donde el profesor se vuelve mucho más, como se dice, casi como un coach, ¿no? Ayudando en los procesos de aprendizaje. Dejando a los niños que aprendan por sí mismos, aprendiendo, haciendo, ¿no? Que, en realidad, es mucho más difícil trabajar con un aprendizaje diferenciado, trabajando con las habilidades del siglo XXI, en desarrollo social, de comunicación, etcétera, esto de lo que estamos hablando, en un entorno tradicional que en un entorno diferenciado. Entonces, depende mucho del profesor.

24:00
Diego. Claro, ahí es el profesor el que, en realidad, está generando estos espacios para que sean posibles estos escenarios de aprendizaje, ¿no?, que son los que planteabas. Sin realmente llegar a revolucionar el espacio. En uno de los planteamientos que ocurre ante estas propuestas de diseño, es que parece que es algo que solo está disponible para las escuelas privadas, de élite. ¿Hay algún ejemplo que nos puedas poner donde esto se lleve a cabo en escuelas públicas?

24:32
Rosan Bosch. Es lo más difícil. Que, en realidad, las escuelas que no tienen un duro tienen que trabajar mucho más que las escuelas que sí pueden cambiar el entorno físico. Porque aquí, los profesores tienen que pensar cómo utilizar los espacios de la escuela de otra manera. Y esto es superdifícil, porque tenemos nuestros hábitos, nuestras maneras de hacer… y, a lo mejor, tú eres un profesor que quiere cambiar, pero el otro no, etcétera. Es superdifícil utilizar los mismos entornos físicos de una manera completamente distinta. Pero bueno, con ellos hacemos ejercicios, procesos de cómo hacer esto. Puede ser que les propongamos hacer un laboratorio en el exterior. Simplemente hacer, facilitar el entorno exterior.

25:21
Rosan Bosch. Hacemos algo que llamamos “Plazas”. Elegimos espacios comunes, en los que se puede utilizar todo, para que se pueda ir desde el aula hacia allí y volver. Que, simplemente, haya este movimiento y que no haga falta que te quedes en el aula, ¿no? Puede ser que, por ejemplo, hagamos un trabajo, esto es interesante. Hacemos un trabajo con la escuela en el que cogemos los principios de aprendizaje, las situaciones de aprendizaje con los iconos, y cogemos todas las aulas, pero decimos que en cada espacio se puede hacer otra cosa. Y después, vamos a planificar los procesos de aprendizaje con los profesores eligiendo espacios para las distintas actividades.

26:10
Rosan Bosch. Entonces, en vez de tener Inglés de las 9:00 hasta las 10:00 en el aula 100, de repente, va a ser Inglés en la “Cima de la montaña”, pues es en este sitio. Después de 20 minutos vamos hacia la “Plaza” que es más… y después vamos… Entonces, pero utilizamos las aulas para crear estos espacios diversos. Entonces, ¿ves?, es mucho más complicado. Los profesores se tienen que ir cruzando, planificando unos procesos más complicados. Se puede hacer, lo hemos hecho con escuelas, pero claro, es un esfuerzo más que cuando se facilita el espacio de la manera más fácil. Hacemos nuestras escuelas, el sistema escolar y los edificios y todo esto, donde llevamos a toda la juventud de nuestra sociedad y lo hemos formado mediante un sistema basado en lo más fácil para dividir a los profesores por los espacios, ¿no? Si, en realidad, es una cosa supersencilla y muy fácil.

27:17
Diego. Sí.

27:17
Rosan Bosch. Y es una locura porque no tiene nada que ver con el aprendizaje. Lo que nosotros pedimos, simplemente, es decir: “¿Para qué sirve?”, “¿Por qué?”, “¿Para qué sirve una escuela?”. Una escuela sirve para que tu niño tenga la posibilidad de desarrollar su talento lo mejor posible para que aprenda. Aprender cómo aprender para ser lo mejor posible cuando salga de esta escuela. Entonces, quiero decir, que esta escuela sirve para aprender. Hoy, esta escuela hace lo contrario. Llega el niño creativo, con motivación, con ganas de aprender, y empieza en la escuela y apagamos sus ganas de aprender. Apagamos su motivación. Aprendemos cómo controlar los movimientos físicos del niño, apagamos su creatividad.

28:10
Diego. Sí, al final se está poniendo el foco en el adulto, en quien gestiona el centro y no tanto en el niño. Y pensando sobre todo en el niño, en los sitios que les gustan, los que les apasionan, uno de ellos es el patio. Y sí me gustaría, también, conocer tu opinión o tu visión de diseño de cómo deberían ser estos espacios para promover el aprendizaje.

28:33
Rosan Bosch. Pues mira, para mí, el patio lo representan dos cosas. Primero, es el espacio del niño, si tú preguntas, yo también, incluso a mis hijos, si les pregunto qué es lo que les gusta más de la escuela dicen: “El recreo”, ¿sabes?, el patio. Y, para mí, eso representa todo el problema. ¿Por qué? Porque es el único tiempo y el único espacio físico donde ellos pueden decidir lo que hacen. Es el único espacio donde ellos pueden socializar de verdad con sus compañeros y donde aprenden todas estas cosas tan importantes que necesitan en el futuro. Es el único espacio donde, en realidad, tienen un poco de independencia para tomar responsabilidad sobre su propia vida.

29:26
Diego. Sí, con sus reglas con su…

29:28
Rosan Bosch. Con todo. Ahí están practicando cosas. Entonces, yo sé que es el espacio más popular, pero esto en realidad es un espejo que nos ponen los adultos encima que dice: “Oye, qué hemos hecho mal en las escuelas para que los niños prefieran estar en el patio que dentro de la escuela”. Porque la mayoría de los patios son como un desierto de asfalto, ¿no? No hay nada. Pues, segundo, es cómo se podrían diseñar los patios como espacios estimulantes y que esos estímulos sirvan para el aprendizaje. A mi me interesa, en los diseños que hemos hecho de patios de escuelas, primero estimular que se vaya saliendo y entrando en el espacio, ¿para qué quedarse dentro todo el día? Sobre todo, en España, hay muchas regiones o sitios donde hace muy buen tiempo y no hace falta que estemos dentro del edificio. Podríamos estar tanto fuera como dentro, eso primero. Así aumentamos también los metros cuadrados de un edificio, con unos medios muy fáciles y, en muchos casos, muy baratos. Simplemente dejar salir y hacer entornos físicos que se puedan utilizar.

30:45
Rosan Bosch. Dos, cuando hacemos espacios en el exterior, que son de movimiento, que son de deporte, entonces se pueden hacer diseños que, por un lado, por ejemplo, invitan a hacer algo que ya conoces como puede ser el fútbol o un laboratorio físico o algo así. Entonces, te invita a hacer algo que conoces, pero lo conectas con algo que no conoces. Entonces te invita a experimentar, puede ser que, a lo mejor es un sitio donde se puede jugar al fútbol, pero esta cancha evolucione desarrollando algo que tenga otra forma. Entonces, tú puedes jugar al fútbol, pero también puedes empezar a correr o, yo que sé, lanzarte a por algo al lado que te estimula a utilizar tu cuerpo…

31:33
Diego. A inventar.

31:34
Rosan Bosch. …de otra manera. Entonces, es un poco… y es todo con el diseño, ¿no? Entonces, yo te digo: “Tranquilo, no te preocupes, ahora te doy algo que ya conoces”, pero justo al lado pongo algo que, en realidad, llama tu atención, tu curiosidad. Pero, ahora, llegamos a una cosa que es muy importante para mí, es que yo creo que nuestro aprendizaje viene de nuestra curiosidad. Tenemos una curiosidad innata. Un niño de dos años, un bebé, es una máquina de aprendizaje y esto funciona así, que tu curiosidad hace que algo te llame la atención, y esta atención hace que quieras explorarlo, tocarlo, probarlo y cuando estás ahí explorándolo, tocándolo o utilizándolo, pues empiezas a… no solo a aprender, sino también a darle relevancia a tu mundo, a tu manera de verlo, ¿sabes? Entonces, eso es un proceso que es el proceso de aprendizaje.
Lo que pasa es que eso es también el proceso del juego. Cuando hablamos de jugar seguimos los mismos pasos, es la esencia del juego. Es superinteresante que, en realidad, los procesos de aprendizaje se parezcan mucho a los procesos del juego. Entonces, para nosotros tanto hacer patios como edificios, se trata también de, todo el tiempo, hacer cosas que te llaman la atención, te inspiran y que te invitan un poco a empezar a experimentar, probar algo, ¿sabes?, hacer otra cosa, hablar con otra persona, porque es así cómo nos desarrollamos. Siempre probando esto que está justo al lado, ¿no?

33:25
Diego. Me gustaría, también, conocer tu opinión de cómo la sociedad, la ciudad, debe diseñarse de forma que también se fomente este aprendizaje, esta curiosidad.

33:36
Rosan Bosch. La ciudad, entera.

33:40
Diego. Bueno, la ciudad, sobre todo, desde los sitios que estamos hablando de la infancia y de los estudiantes, en especial de los sitios que ellos vivencian, cómo se podrían empezar a introducir estos cambios.

33:56
Rosan Bosch. Es que yo creo que la ciudad es un entorno bastante grande. Normalmente, cuando discutimos lo hablamos un poco más enfocado, por ejemplo, en si son parques o espacios públicos o cosas de estas. Entonces, hay muchos aspectos aquí, ¿no?

34:12
Diego. Claro, quieres centrarlos y quieres ese punto…

34:16
Rosan Bosch. No, es que primero… Voy a volver, otra vez, al primer principio de la escuela que es el “Movimiento”. Yo creo que para poder activar y redireccionar y, también, cultivar nuestra curiosidad hace falta que nos movamos y que, también, tengamos un contacto con nuestro cuerpo. Eso quiere decir que cuando tienes una ciudad por donde no puedes caminar, donde no te puedes mover ni caminando ni en bicicleta, quiere decir que estás en un contacto más indirecto con tus entornos y, entonces, es más difícil trabajar con esos aspectos. Entonces, lo puedes hacer, pero siempre en lugares concretos. Cuando se trabaja con una ciudad y quiero estimular, en realidad, la curiosidad que nos lleva un poco a, bueno, ahora entramos con otra palabra la serendipidad, es que algo te inspira para que te lleve una cosa a la otra y te hace descubrir cosas nuevas que ni siquiera habías pensado, pues hace falta que lo veamos, que lo olamos, que lo sintamos. Y es por eso, tiene algo que ver con poner nuestro cuerpo en contacto directo con esos entornos.

35:29
Rosan Bosch . Creo que estamos en una época bastante… en un desarrollo bastante crítico. Porque, por un lado, estamos olvidando la conexión de nuestro cuerpo a nuestro entorno y eso es superimportante porque por nuestros sentidos creamos nuestros pensamientos. Entonces, yo creo que en la ciudad hay una posibilidad de invitar, por ejemplo, a interactuar. Otro es, entonces, tener espacios, hasta donde estamos hablando de niños, tener espacios donde los niños, en realidad, se puedan mover de manera más libre. Es que hoy en día, a muchos niños es que ni siquiera los dejamos jugar, ¿sabes?, de manera independiente. Siempre están con sus padres porque es peligroso. ¿Qué es lo más peligroso en la ciudad? Es el tráfico. Es que cada uno de nosotros tenemos miedo por el tráfico. Después del tráfico hay toda una lista de miedos, y estos miedos en realidad hacen que no dejemos a nuestros niños moverse y tener momentos de niños sin adultos que están mirando, ¿no?
Y necesitamos estos momentos, entonces, creando espacios, en realidad, donde los niños pueden experimentar otra vez donde no estén siempre vigilados por un ojo adulto que dice siempre: “Oye, cuidado, no te manches”, “¡Cuidado! No subas a este árbol que te vas a caer”, etcétera, etcétera. ¿Cómo vas a desarrollar tu físico, tus habilidades motoras, si jamás te caes?

Rosan Bosch - Paisajes de aprendizaje

“Los espacios físicos deberían ser tan diversos como las personas que los habitan”

Rosan Bosch

37:12
Diego. Rosan, en toda tu carrera profesional imagino que has participado en un montón de proyectos apasionantes, pero sí me gustaría que me destacases aquellos que consideras más especiales y por qué.

37:25
Rosan Bosch. Pues es difícil, es como si preguntaras que eligiera entre mis hijos, eso es imposible. Pero te puedo contar algunos casos que han sido significativos y que me gustaría contar. Uno es el de las Escuelas de Vittra, porque claro, esa fue la primera vez que hicimos una escuela entera pensando tanto en el aprendizaje, las metodologías pedagógicas, la manera de organizar la escuela y el diseño. Fue la primera vez que introdujimos los principios de diseño y, bueno, han cambiado un poco desde entonces, pero fue el primer proyecto, vamos que hicimos una escuela entera. Para mí fue un proyecto superimportante el de las Escuelas de Vittra. También me gustaría contarte, por ejemplo, ya que antes estábamos hablando sobre la curiosidad y la motivación que viene desde dentro, hemos trabajado con espacios públicos últimamente, por ejemplo, con una biblioteca que, en realidad no es solo una biblioteca, es más un centro cultural, social, de una ciudad en Dinamarca, de forma conjunta. Es un espacio de aprendizaje informal de la ciudad.

38:41
Rosan Bosch. Entonces, hay una biblioteca. Hay un cine profesional, comercial. Hay un centro de turismo. Está el centro, también del ayuntamiento, donde vas cuando quieres saber algo del ayuntamiento, un carnet o cosas de estas oficiales. Hay un restaurante ahí, un café, etcétera. Hay un montón de funciones sociales de esta pequeña ciudad que están en el mismo centro. Y este mismo centro, para nosotros, también es un centro de aprendizaje. Pero ahora es un centro de aprendizaje, de desarrollo, no para una escuela, sino para toda una ciudad. Y vemos que las escuelas que están alrededor empiezan a utilizar este centro como una parte de su vida diaria y vemos, entonces, que ahora empieza una mezcla superinteresante porque entran los jóvenes que están ahí, y de repente un día veo a un joven que está explicando a un señor mayor que tiene problemas con algo. Y veo al joven que está ahí, en realidad, de visita con su escuela y le está explicando al señor mayor cómo funciona. Bueno, son cosas de estas, ¿no?

39:48
Rosan Bosch. Entonces, vemos un centro que hemos hecho con los mismos principios: “Cima de la montaña”, hay “Cuevas”, hay diseño lúdico… Pero funciona no solo con la escuela como una cosa aislada de la realidad, como un centro común, pero de aprendizaje. También hay otro, un poco de la misma familia, hay como una biblioteca que es una biblioteca, pero otra vez, se ha convertido en un centro de encuentro que está en una ciudad pequeña que se llama Billund, en Dinamarca donde hemos cogido y le hemos dado la vuelta a la energía. Normalmente una biblioteca es un espacio de adultos con un sitio para los niños. Ahí hemos dicho que es un espacio que tiene su punto de partida en el niño, en el juego, en lo lúdico. Y a los adultos, a lo mejor, les hace falta jugar un poco, también. Entonces, toda esta biblioteca es un viaje por paisajes donde puedes hacer cosas distintas y que te hablan de maneras distintas, también, con tu cuerpo, donde te puedes meter en sillas, echarte…

40:57
Rosan Bosch . Hay como un desierto, tenemos un desierto con casitas de termitas, tenemos una parte que se llama “El mar” con un túnel donde te puedes encontrar… Hay un “Volcán de inspiración” y ahí encima hay disrupción de inspiración y, etcétera, etcétera. Entonces, esto también es, esta biblioteca se vuelve un punto de referencia, de encuentro, en esta biblioteca en particular, entre niños, jóvenes, adultos y, también, los padres. Hemos visto muchas situaciones que, en realidad las familias están ahí juntas y comparten algo, pero no porque los padres hacen algo al nivel del niño, que hacen algo infantil, y tampoco porque los niños tienen que hacer algo de adultos, no. Están ahí y encuentran algo interesante para ellos, relevante para ellos, cada uno a partir de su mundo y lo comparten. Y eso, para mí es muy bonito. Eso es el aprendizaje público, vamos, en la ciudad, ¿no?, en el entorno físico.

42:06
Diego. Interesante. La verdad es que me encanta verte tan apasionada contando esto, ¿no? Y yo constantemente hablo con los niños de mi clase lo importante que es hacer estas cosas que les apasionan. Y hoy incluso traía una pregunta de ellos porque yo intento ilusionarles y en este fin de ilusionarles también comparto mis experiencias. Y sí me planteaban que, bueno, pues que les gustaría tener un consejo porque, además, yo tengo muchos pequeños artistas dentro de la clase.

42:39
Rosan Bosch. Está bien.

42:40
Diego. Y alguno sueña en el futuro convertirse, no sé si en diseñador, no sé si en artista, pero está claro que al final se sienten ilusionados con lo que hacen. Entonces, me gustaría recibir un consejo de qué les dirías a estos niños que se sienten tan a gusto haciendo lo que hacen, y cómo eso, de forma personal para ti, ha sido tu motor de vida, ¿no?

43:04
Rosan Bosch. Pues esa es una pregunta muy bonita, ¿eh? Me gusta. Yo creo que lo más importante son dos cosas. Lo primero es que sea tu motivación, pero tu motivación intrínseca, ¿sabes?, que viene de adentro. Sabemos muy bien cuándo estamos motivados de verdad. Porque la verdad es que cuando estamos motivados de verdad, porque viene de nosotros, no porque tus padres te dicen que tienes que hacerlo porque si no pasará algo horrible, no, porque tienes ganas. Y puede ser que de vez en cuando no sea divertido. Cuando quieres es superbueno jugar a fútbol, pero de vez en cuando duele, ¿no? Pero tienes esta motivación, y por esta motivación que viene de ahí dentro pues puedes hacer cualquier cosa.

43:51
Rosan Bosch. Hay gente que sube el Everest, pierde una pierna y sube otra vez. Quiero decir que nuestra motivación intrínseca es la fuerza más potente que tenemos todos dentro. Entonces, para ti, porque tú tienes una escuela, el trabajo para ti a tus alumnos es que sepan encontrar su motivación intrínseca. Y ellos, cuando la han encontrado, que la guarden dentro porque es la cosa más importante que tenemos en la vida. Después, con esta motivación, encuentras tu vocación. Y después, de vez en cuando, pregúntate el porqué. Entonces, estas dos cosas son las más importantes. La motivación intrínseca y lo otro, que se llama el porqué.

44:42
Rosan Bosch . Y si crees en ti mismo y tienes esta motivación que viene de dentro, sabes responder a este porqué. Entonces, a tus alumnos, si les gusta tanto diseñar, dibujar, utilizar su creatividad pues que continúen con esto y tú, como profesor, les ayudas un poco, dándoles habilidades para que mejoren justamente esto y ayúdales a hacerse esta pregunta: “¿Por qué hago esto?”. Y hacerles pensar sobre el porqué, yo creo que estos son las dos cosas más importantes.

45:17
Diego. Fenomenal. Se lo trasladaré.

45:19
Rosan Bosch. Sí.

45:20
Diego. Rosan, hemos hablado de muchas cuestiones sobre lo que está siendo ahora posible, lo que el diseño está abriendo, me gustaría conocer o ver cuál sería tu visión de la escuela del futuro.

45:34
Rosan Bosch. Pues yo creo que la verdad es que no hay una solución. Esto es lo peor que nos puede pasar, que ahora hemos tenido la misma escuela durante 700 años y ahora me invento yo otra que se quedará 700 años. Eso sería lo peor. Entonces, para mí, la escuela del futuro es, sobre todo, una escuela que nos respeta como seres humanos individuales, somos todos distintos. Y que también me da unas posibilidades para desatar todo mi talento, o el talento de los niños, ¿no? Que de verdad se puede desarrollar hasta lo máximo. Fíjate, si pudiéramos, fíjate un momentito en el potencial que cada niño lleva ahí dentro. Y si creamos, en realidad, un entorno, un contexto de aprendizaje, que permita a cada niño desatar todo su talento, fíjate qué sociedad podríamos tener. Porque esto, de verdad, tiene un potencial enorme porque ahora, y desde hace ya muchísimos años, estamos haciendo lo contrario.

46:44
Diego. Anularlo, más que permitir…

46:46
Rosan Bosch. Eso es.

46:46
Diego. …que se desarrolle.

46:47
Rosan Bosch. Eso es, eso es. Entonces fíjate qué pasa. Cuánta gente, hoy en día, se encuentra en un puesto de trabajo y están ahí aburriéndose, de verdad, cada día, aguantando y que no tienen ni… no saben cómo y no tienen ni la motivación. No saben cómo cambiar… no saben cómo utilizar sus talentos, porque los han apagado, los hemos medio matado cuando fueron a la escuela. La verdad es que tenemos unos retos muy graves, muy difíciles en el mundo y necesitamos niños que sepan enfrentarse a ellos y pensar en soluciones. Piensa en el medio ambiente, es muy grave lo que está pasando ahora. Si ellos no encuentran soluciones para estos retos, pues ni siquiera hay un futuro.

47:41
Rosan Bosch. Entonces, yo creo que para mí, todo lo que estamos hablando, la gente dice: “Ah, pues es de diseño. Pues es de diseño porque es divertido, es algo bonito que se pone en tu casa”. Pero hay diseño que tiene una urgencia, porque el diseño no es el objetivo, el objetivo es cambiar el aprendizaje para crear un contexto donde nuestros niños, de verdad, puedan desarrollar su talento lo máximo posible. Yo creo que hay una necesidad en todo este trabajo que hacemos nosotros con las escuelas. Con el aprendizaje yo siento que esto se trata, en realidad, de un cambio en la manera de pensar, un cambio de la manera de vernos a cada uno de nosotros, a nuestra sociedad. Y yo creo que es superimportante, pero por eso hace falta que no apaguemos a nuestros niños, no. Que les hagamos crecer, ¿sabes?, florecer, desarrollarse. Que de verdad empiecen a darse cuenta de que ellos pueden cambiar el mundo.

48:50
Diego. Bueno, yo quería terminar. La verdad es que este ratillo ha sido una maravilla personal para mí, porque además creo que muchas de estas ideas me las llevo, me las llevo y las puedo aplicar y más en este momento, como te decía anteriormente. Y me has comentado muchas cuestiones que creo que sin duda son lecciones que podemos aplicar todos. Pero me gustaría que, si tuvieses que decidir una, cuál sería esa lección de vida que has aprendido a lo largo de toda tu carrera.

49:21
Rosan Bosch. Una lección de vida… no lo sé. Yo creo que, entonces, volvemos un poco al mismo tema, ¿eh?, la lección de vida para mí es que nos permitamos, de verdad, preguntar por qué hacemos las cosas y por qué no lo hacemos mejor. Porque la verdad, con las escuelas a día de hoy, es que metemos a nuestra juventud, a todos estos niños de nuestra sociedad, en un entorno físico que sabemos que apaga el aprendizaje. Sabemos que está mal para los niños. No es una duda, no. Ahora hay bastantes resultados que nos dicen que este entorno, que este contexto hace que no aprendan o aprendan muy poco, que es, en realidad, malo para el aprendizaje.

50:09
Rosan Bosch. Segundo, tenemos un sistema escolar que sabemos que va a hacer, que va a desarrollar niños que en realidad siempre van a coger los desafíos un poco fáciles para tener buenos resultados, que no van, en realidad, a enfrentarse a los desafíos más difíciles. Porque tenemos un sistema con test, con pruebas que, en realidad, está entrenando a los niños a no emprender… a no fallar por emprender esto. Entonces, sabemos que un entorno uniforme, un entorno que no permite la individualidad, la diversidad, que está desmotivando, y sabemos que la desmotivación ahora hace abandonar la escuela a una tercera parte de los jóvenes en Secundaria, etcétera, etcétera. Hay muchas cosas que sabemos que están mal y no lo mejoramos, no actuamos porque decimos: “¡Ay, es muy difícil!”. Claro que es difícil, pero no cambiar no es una opción, es que no cambiar en realidad es hacer daño a nuestros niños.Y no me imagino que haya una madre ni un padre que tengan hijos y no quieran lo mejor para sus hijos. Entonces, yo me pregunto por qué. ¿A qué esperamos? ¿Por qué no cambiamos más rápido? Empecemos ahora, ya.

51:30
Diego. Ojalá.

51:31
Rosan Bosch. Ojalá.

51:31
Diego. Rosan, muchas gracias por este rato que hemos compartido hablando de educación y diseño, ha sido un auténtico placer.

51:39
Rosan Bosch. De nada, gracias a ti. Ha sido una conversación superinspiradora.