Blue School: de Broadway a las aulas

Matt Goldman

· Artista y educador

Matt Goldman es internacionalmente conocido por ser uno de los tres integrantes, y cofundador, de la compañía teatral neoyorquina ‘Blue Man Group’. Desde su creación en los años 80, sus espectáculos han sido vistos por más de 35 millones de personas en todo el mundo. A través de la iluminación, la percusión y las ‘performance’ innovadoras; los miembros de ‘Blue Man Group’ tratan con frecuencia temas satíricos y de crítica social. “Como artistas sentíamos que, culturalmente, faltaba algo en las escuelas”, explica Goldman. Preocupados por el devenir de la sociedad, la cultura y la educación, en el año 2006 los ‘Blue Men’ fundaron la escuela ‘Blue School’, en Nueva York: “Nos dimos cuenta de que muchos aspectos de ‘Blue Man Group’, como la conciencia social, la colaboración y el enfoque investigador, podían encajar a la perfección en el ambiente de una escuela”, afirma. Con una perspectiva innovadora, estos tres artistas emprendieron un proyecto de transformación educativa basado en la creatividad, la neurociencia, la docencia colaborativa y el protagonismo del alumno: “Nuestro modelo integra el pensamiento creativo, la inteligencia propia y colectiva, y la ‘Teoría del dominio del aprendizaje’, del pedagogo estadounidense Benjamin S. Bloom”. Y añade: “Estos valores están presentes en todo momento en la experiencia educativa que queremos que sea nuestra escuela”.


Creando oportunidades

Matt Goldman

Matt Goldman es internacionalmente conocido por ser uno de los tres integrantes, y cofundador, de la compañía teatral neoyorquina ‘Blue Man Group’. Desde su creación en los años 80, sus espectáculos han sido vistos por más de 35 millones de personas en todo el mundo. A través de la iluminación, la percusión y las ‘performance’ innovadoras; los miembros de ‘Blue Man Group’ tratan con frecuencia temas satíricos y de crítica social. “Como artistas sentíamos que, culturalmente, faltaba algo en las escuelas”, explica Goldman. Preocupados por el devenir de la sociedad, la cultura y la educación, en el año 2006 los ‘Blue Men’ fundaron la escuela ‘Blue School’, en Nueva York: “Nos dimos cuenta de que muchos aspectos de ‘Blue Man Group’, como la conciencia social, la colaboración y el enfoque investigador, podían encajar a la perfección en el ambiente de una escuela”, afirma. Con una perspectiva innovadora, estos tres artistas emprendieron un proyecto de transformación educativa basado en la creatividad, la neurociencia, la docencia colaborativa y el protagonismo del alumno: “Nuestro modelo integra el pensamiento creativo, la inteligencia propia y colectiva, y la ‘Teoría del dominio del aprendizaje’, del pedagogo estadounidense Benjamin S. Bloom”. Y añade: “Estos valores están presentes en todo momento en la experiencia educativa que queremos que sea nuestra escuela”.


Creando Oportunidades

Transcripción

00:14
Zuberoa Marcos. Muchas gracias por reunirte con nosotros.

Matt Goldman. Es un placer.

Zuberoa Marcos. Vamos a hablar de la escuela Blue School. Creo que sería genial que nos contaras un poco el contexto y cómo surgió. ¿Cómo nació? Porque tú eres artista. Los demás fundadores de la escuela también son artistas.

Matt Goldman. Así es.

00:35
Zuberoa Marcos. Habéis trabajado en Broadway y tenéis una compañía de artes escénicas reconocida internacionalmente. Y me gustaría saber cuándo y por qué se os ocurrió la idea de crear una escuela.

00:46
Matt Goldman. Éramos seis artistas, y nos daba la sensación de que, culturalmente, faltaba algo en las escuelas. Tanto los colegios, las escuelas de la costa este de EE.UU. como los del oeste, se centran mucho en la excelencia académica. Pero, en la actualidad, tenemos acceso a más información en un iPhone que en una biblioteca, así que no hace falta centrarse tanto en memorizar datos concretos. Nos daba la sensación de que hacía falta un equilibrio entre el dominio académico, el pensamiento creativo y la inteligencia emocional y colectiva. Estos son los ingredientes principales de la persona integral, del niño integral, que ayudará a llevar a cabo la transición al siglo veintiuno, así como a construir un mundo armonioso y sostenible.

01:45

Después de más de veinte años con ‘Blue Man Group’, y de que millones de personas hayan asistido a nuestro espectáculo y se identificaran con él; sentíamos que estos ingredientes, como la colaboración, la innovación, tratar a las personas de una manera especial, que todas estas cosas podían trasladarse muy bien a un entorno escolar.

02:12
Zuberoa Marcos. ¿Cómo describirías la Blue School a las personas que no estén familiarizadas con ella? ¿Qué la hace diferente de una escuela, digamos, tradicional?

02:24
Matt Goldman. Sí, bueno… Se ha escrito mucho sobre Blue School y se ha dicho que es un entorno muy innovador. Y creo que uno de los ingredientes principales que hace que sea tan innovador es que en nuestro enfoque hay un equilibrio entre dominio académico, pensamiento creativo e inteligencia emocional y colectiva. Y los niños, nuestros alumnos, están constantemente surfeando en estos elementos. Nuestro enfoque está basado en la indagación. Todo surge a partir de una pregunta. Los alumnos trabajan individualmente, trabajan en grupos pequeños y medianos, en grupos grandes… Van cambiando. Se hacen preguntas constantemente, los profesores hacen preguntas, los alumnos hacen preguntas a sus propios grupos, las responden y surgen más preguntas.

03:30

En fin… En un entorno de excelencia académica del tipo ejercicios-examen, nuestro enfoque puede parecer muy innovador. En algunos círculos se considera incluso radical.

03:50
Zuberoa Marcos. Cuando un alumno se matricula aquí, en Blue School, ¿qué va a aprender? ¿Cuáles son las habilidades y los valores fundamentales que va a adquirir en comparación a una escuela más tradicional?

04:07
Matt Goldman. Tenemos toda una serie de valores que nos diferencian. Y estos valores se tienen siempre en cuenta en la experiencia educativa. Es una comunidad inusual en el sentido en que atesoramos y valoramos la tríada formada por profesores, alumnos y padres, todos trabajando en común, todos con la misma importancia. Todos preguntan y aprenden. Y todos con el objetivo de continuar disfrutando del aprendizaje durante toda la vida. Es una comunidad que tiene muy presentes los valores, en la que estos valores son los que guían la dirección que tomamos, ayudan con la toma de decisiones y ayudan a que los profesores, los alumnos y los padres estén centrados en los mismos objetivos que estamos intentando alcanzar con este enfoque tan innovador.

Blue School: de Broadway a las aulas. Matt Goldman
05:09
Zuberoa Marcos. Me gustaría que nos explicaras cómo conseguisteis fusionar los valores fundamentales de la escuela…

Matt Goldman. Sí.

Zuberoa Marcos. …con las materias, digamos, más tradicionales, como Matemáticas, Ciencia, Lengua, etcétera.

05:23
Matt Goldman. Sí. La clave es que todo parte de un enfoque basado en la indagación. Empezamos con una pregunta. Y la magia de Blue School es que los profesores hacen preguntas que llevan a que los alumnos hagan más preguntas, los alumnos se hacen preguntas entre sí, responden esas preguntas, lo cual lleva a más preguntas todavía. Y este proceso conduce a una búsqueda emocionante en el proceso de aprendizaje. Nosotros siempre intentamos desmitificar los procesos de aprendizaje y enseñanza. Intentamos explicar a los niños cómo aprenden y cómo enseñan los profesores. Y esta desmitificación del proceso de enseñanza-aprendizaje, les permite comprender cómo funciona nuestro pensamiento, nuestro estado interno, nuestro estado emocional, así como el estado del grupo a nivel colaborativo.

06:44

Otro elemento es que nuestro enfoque educativo es un modelo muy integrado. Está integrado en el sentido de que combinamos la ciencia y las humanidades. Por ejemplo, analizamos las matemáticas que hay dentro de una novela que estén leyendo. ¿Qué distancia hay de aquí a allí? Así podemos integrar las matemáticas. Hay mucha elaboración de proyectos. Porque la neurociencia nos demuestra, nos dice, que cuando los niños aprenden de una forma integrada, cuando pueden decidir un poco qué es lo que quieren estudiar, lo cual va evolucionando a través de la relación profesor-alumno, entonces van más allá, profundizan más, recuerdan mejor los conceptos y los disfrutan más. Y ese es el principal objetivo: aprender cómo aprenden, disfrutar y colaborar en todo el proceso.

07:59
Zuberoa Marcos. Matt, hay algo muy interesante. Una de las cosas que más me llamó la atención cuando empecé a indagar sobre la Blue School es que incorporasteis neurociencia cognitiva…

Matt Goldman. Sí.

Zuberoa Marcos. …para crear el plan de estudios y decidir el enfoque educativo. Me gustaría que nos hablaras un poco sobre el papel que juega la neurociencia…

Matt Goldman. Sí.

Zuberoa Marcos. …en vuestro enfoque educativo.

08:22
Matt Goldman. Al principio de todo, el doctor Daniel Siegel, de la Universidad de California, fundador del Mindsight Institute, nos dijo que no solo existen los tres elementos, Lectura, Escritura y Aritmética, de la educación tradicional, sino que hay que sumar la Resiliencia, la Reflexión y las relaciones sociales. Al añadir esas tres cosas, y teniendo en cuenta los últimos avances en neurociencia, se puede conseguir que los alumnos, y también nosotros, los adultos, adquiramos la capacidad de cambiar nuestro propio cerebro. Y eso es fundamental. La idea de: “Oh, esto no se me da bien” o “No puedo aprender esto”, no es en absoluto cierta. Ahora sabemos, lo hemos sabido en los últimos diez años, que podemos cambiar nuestras conexiones neuronales, el funcionamiento de nuestro cerebro. Y para conseguirlo, en parte, añadimos: Socialización, Resiliencia y Reflexión.

09:33

Las prácticas reflexivas son cruciales para los alumnos, para los profesores, para los padres, para el desarrollo profesional de los profesores, para el aprendizaje entre iguales, con un tutor, entre los alumnos. Aunque solo sea sentarte y reflexionar un par de minutos sobre cómo te ha ido el día. Las prácticas reflexivas pueden tomar muchas formas. Todo esto lo tomamos prestado de la neurociencia, que nos dice que esto crea más conexiones neuronales, más conexiones neuronales activas, un entorno más rico, y que puedes cambiar tu cerebro para ser bueno en las cosas en las que te esfuerces.

10:19
Zuberoa Marcos. ¿Cómo es una clase típica aquí, en la Blue School?

10:24
Matt Goldman. La verdad es que no hay nada que sea típico. Solo hay una excepción: El profesor empieza el año con una pregunta muy amplia. Te voy a poner algunos ejemplos. Mi hijo, en cuarto curso, empezó las clases el primer día con la pregunta: “¿Qué es poder? ¿Quién tiene poder?”. El poder.

10:50

Fascinante. Es un tema fascinante. Porque eso llevó a que los alumnos se hicieran más preguntas: ¿Hay poder bueno y poder malo? ¿Hay gente que tiene poder sobre otra gente que tiene menos poder? Y así empezamos a meternos en cuestiones sociales. Ese hilo, que puede derivar en cualquier cosa, derivó en la esclavitud en los Estados Unidos. Eso, de algún modo, derivó en la Gran Migración del Sur de Estados Unidos hacia el norte, a la ciudad de Nueva York. Y a la explosión cultural, en el buen sentido, de Harlem. Luego al declive de Harlem, y luego al Renacimiento de Harlem. Eso duró desde principios de septiembre hasta mediados de junio. Tú no sabes cómo va a ser un hilo. No sabes hasta dónde va a llegar ese hilo. Es como una especie de baile entre los profesores y los alumnos.

12:11

A final de curso, presentaron todo lo aprendido en un proyecto muy importante. Los alumnos escogieron a sus héroes del Renacimiento de Harlem. Había activistas políticos, muchos músicos, como Duke Ellington, Ella Fitzgerald… Había personas que habían luchado por los derechos civiles. Todo el mundo, todos los alumnos escogieron a su héroe activista e hicieron un trabajo sobre él. Luego, la música. Todos aprendieron la música de aquella época, la que se tocaba en el Cotton Club y en otros lugares. Luego montaron su propio club de Harlem de la época. Servían la comida y bailaban los bailes de entonces. La escuela entera, el barrio entero estaba invitado a ese evento, que fue la culminación de todo el aprendizaje que había arrancado con una sola pregunta: ¿Qué es el poder?

13:21
Zuberoa Marcos. ¿Estas preguntas cambian de un año al siguiente o son siempre las mismas?

13:26
Matt Goldman. A veces son las mismas, pero a veces cambian y evolucionan. Todo depende del momento. Para los profesores es muy emocionante. Del mismo modo que los alumnos aprenden a disfrutar aprendiendo, y a hacer preguntas, a explorar, los profesores también. Y esta es una de las razones por la que para los profesores es tan satisfactorio trabajar aquí. Lo que quiero decir es que las preguntas pueden cambiar y evolucionar según lo que haya pasado en los años anteriores. Porque los hilos son muy impredecibles. Además, las preguntas cambian según lo que esté pasando en la actualidad.

14:24

Las preguntas, que, bueno, no siempre tratan directamente los temas de más actualidad, también están pensadas para incitar a la reflexión sobre dónde hemos estado, dónde estamos y hacia dónde vamos como cultura, como comunidad en el planeta, y cómo podemos trabajar en común.

14:48
Zuberoa Marcos. ¿Cómo seleccionáis a los profesores adecuados para Blue School? ¿Buscáis alguna habilidad en especial?

14:55
Matt Goldman. Sí, ahí hay varias cuestiones. En primer lugar, diré que cuando un profesor pasa por un buen programa de formación, nos han dicho que refleja más las prácticas de Blue School. Por desgracia, el sistema se ha pervertido. Los profesores salen de la formación muy entusiasmados, con ganas de cambiar las vidas de los niños, y luego les obligan a seguir un programa muy definido. Y la razón de esto, que ocurre tanto en las escuelas públicas gratuitas de Estados Unidos así como en las escuelas privadas independientes, es que se pone mucho énfasis en los exámenes. Todo el sistema educativo, imagino que en Europa pasará algo parecido, me consta que es así en gran parte de Asia, se ha convertido en: ejercicio, ejercicio, ejercicio, examen, examen, examen. Es de lo más simple. Lo que se busca es el menor denominador común a la hora de evaluar a los niños. Eso nos parece una locura.

16:14

Y ahora se evalúa a los profesores. Hay profesores en los Estados Unidos, en el sistema público, a los que les pagan más o menos dependiendo de si las notas de los niños suben o bajan. Es todo un sinsentido. Lo que nosotros, o los profesores, intentamos poner en práctica es el enfoque del niño integral. Claro que tienen que saber hacer exámenes. ¡Por supuesto! No solo en la escuela, también en muchas situaciones de la vida adulta. Los exámenes son importantes. Queremos que nuestros alumnos sepan hacer exámenes lo mejor posible. Pero ¿nos quedamos ahí? ¿Son un número en un papel? ¡Claro que no! En el enfoque del niño integral, importa su estado emocional, su creatividad, su habilidad de innovar, su habilidad de colaborar, de aprender cosas por sí mismos, su habilidad para organizar su propio proceso de aprendizaje y las interacciones con otras personas. Su estructura interna.

Blue School: de Broadway a las aulas. Matt Goldman
Quote

“En la nueva educación deberían estar presentes la resiliencia, la reflexión y las relaciones sociales”

Matt Goldman

17:26

Los profesores aprenden muchísimo. Algo que oigo una y otra vez, en primer lugar, que es mucho más difícil enseñar así. Porque no hay un plan de estudios, todo va surgiendo sobre la marcha. Pero también es mucho más satisfactorio. Muchos profesores que trabajan aquí se quedan porque sienten que esta es la manera en la que les habían enseñado a enseñar, y porque es la enseñanza que habían soñado. Es muy importante que los profesores sientan tanto entusiasmo y emoción como los alumnos.

18:06
Zuberoa Marcos. Matt, se puede entender perfectamente por qué los alumnos disfrutan estando en un lugar como Blue School.

Matt Goldman. Sí.

Pero cuando terminan sus estudios aquí y tienen que continuar su educación en otras instituciones, en la universidad… ¿Les resulta fácil la transición desde este enfoque tan innovador a uno más tradicional?

18:30
Matt Goldman. Sí. Tenemos alumnos que se han ido. Ya sea porque se han graduado, o porque se han mudado a otro lugar del país o del mundo. Y los resultados son espectaculares. A los graduados se les ha acogido con los brazos abiertos en la comunidad educativa de los Estados Unidos de una forma que no habíamos soñado. Bueno, sí que lo soñamos, la verdad, pero ha sido aún mejor. Hay muchas escuelas estupendas de Nueva York y Nueva Inglaterra, muy conocidas, que nos dicen: “Queremos a vuestros alumnos, ¡ojalá vengan muchos más!”.

19:13

Cuando tienes esa base, tu mente es flexible y eres capaz de leer a la gente. “Vaya, veo tu estado emocional y pareces disgustado. Antes de continuar, hablemos sobre ello”. Se encuentran cómodos trabajando con una persona, o en un grupo de seis, o en un grupo de veintiséis. Estas habilidades se las van a llevar a la siguiente escuela, a la universidad, a su lugar de trabajo.

19:47
Zuberoa Marcos. Cuando hablas con la gente de reconsiderar el sistema educativo, uno de los temas que casi siempre surge en la conversación es el de la tecnología. Porque estamos educando a personas que son nativos digitales, que nacieron con Internet, con los smartphones.

Matt Goldman. Sí.

Zuberoa Marcos. ¿Cómo incorporáis la tecnología en la Blue School?

20:10
Matt Goldman. Bueno, la cuestión de la tecnología es una de las cuestiones centrales a la que todos nos enfrentamos actualmente en las escuelas, y fuera de las escuelas también, ¿verdad? Así que… Lo primero que nos planteamos es que, del mismo modo que analizamos y comprendemos nuestro aprendizaje y nuestro estado emocional, debemos analizar y comprender la tecnología. La tecnología no es buena ni mala. Está claro que puede utilizarse para hacer grandes cosas y también puede ser un gran problema. Los niños, al llegar a una cierta edad, utilizan ordenadores y iPads. Porque tienen que hacerlo, tienen que tener buenas habilidades en el uso de la tecnología. Aquí nos gusta utilizar la tecnología, sobre todo, para investigar, recopilar, organizar y presentar.

21:06

Los alumnos son libres de presentar sus trabajos en la forma que quieran. Desde un documento escrito a una película, en un archivo de audio, un baile u otra forma de expresión creativa. Hay muchas opciones. Y la tecnología está presente en muchas de esas opciones. Aprender a utilizar la tecnología como una herramienta para organizar gran cantidad de datos y hacer presentaciones es algo estupendo. Pero, al mismo tiempo, sabemos que la gente puede tener problemas con la tecnología, y nosotros queremos enseñarla bien. Esa es otra cosa que obliga a la tríada de profesores, padres y alumnos a trabajar juntos para crear un vocabulario común, una manera de pensar común en lo referente a la actitud a adoptar frente a la tecnología.

22:03
Zuberoa Marcos. Matt, háblame un poco sobre la junta. Porque tenéis una junta de asesores impresionante, con neurocientíficos, creativos…

Matt Goldman. Sí.

Zuberoa Marcos. …y educadores. ¿Cómo involucrasteis a todas estas personas para diseñar el plan de estudios y el método de enseñanza?

22:23
Matt Goldman. Bueno, me encanta hablar sobre la junta de asesores porque nuestros asesores son una parte fundamental para que la Blue School sea lo que es. Ten en cuenta que, de los seis fundadores, solo uno tenía experiencia en la educación. Y su experiencia se limitaba a la terapia artística. Terapia artística creativa. Los demás éramos artistas y emprendedores. De lo primero que tienes que ser consciente en esa situación es que, no siendo educadores, aunque es maravilloso intentar reinventar la escuela y reinventar el enfoque del aprendizaje, porque tienes la mirada de un profano, al mismo tiempo, tienes que decir: “Necesitamos a las personas más inteligentes, experimentadas e innovadoras en neurociencia, en las tecnologías de la educación, en psicología…”. Porque todas están relacionadas. “Traigámoslas a la junta de asesores”.

23:30

Así que decidimos contactar con personas que nos parecían las mejores del mundo en esas áreas. En fin, ¿por qué no? Contactamos con Sir Ken Robinson, con el doctor Dan Siegel, y hasta David Rock, del ‘NeuroLeadership Institute’, y mantuvimos una interesante conversación. Ellos escriben libros, enseñan, publican artículos. Pero nosotros fuimos y les dijimos: “Si quieres coger todos esos libros y artículos que has escrito y todo lo que enseñas, y verlos en la práctica, únete a nosotros para crear Blue School”. Y para muchos miembros de la junta de asesores, bastó una sola conversación para convencerlos.

24:30
Zuberoa Marcos. Me gustaría que nos hablaras un poco sobre las dificultades de integrar vuestro enfoque educativo innovador con el modelo educativo estándar.

24:42
Matt Goldman. Todas las escuelas, ya sean nuevas, tengan doce o ciento doce años, están en un estado de cambio constante, y siempre tienen que cumplir, por los niños. Nuestra situación particular es única porque a la mayoría nos han criado con un método más tradicional. De modo que lo que los padres ven con sus hijos en Blue School no coincide necesariamente con su propia experiencia y con lo que ellos opinan que debería ser una escuela. A algunos les parece bien. Algunos son como yo, que nunca querría que mi hijo experimentara el tipo de escuela por la que pasé yo. De hecho, una de las razones por la que creamos una escuela era para ofrecerles una experiencia completamente diferente.

25:39

Al principio, lo difícil era convencer a la gente de que si enseñas a los alumnos a tratarse de una forma especial, a comprender su propio estado interno, a intentar comprender el estado interno del otro, eso es empatía, eso es compasión. El trabajo colaborativo, reemplazar la competición con la innovación y la creatividad, y que los integrantes del grupo compitan consigo mismos para ser mejores personas. Estos son temas que atraían a un número reducido de padres, de familias y de niños, pero fue suficiente para empezar. Ahora, con diez o quince años de avances en neurociencia a nuestras espaldas, con el cambio en la educación… Hay un movimiento que se aleja del ejercicio-examen, en el que el niño es importante como un todo. Sentimos que estamos en el lugar adecuado y en el momento adecuado. Y, encima, ahora sabemos que nuestros alumnos sacan muy buenas notas en los exámenes, que nuestros alumnos entran en los mejores institutos de la ciudad y del país, y que se están adaptando estupendamente y se han convertido en líderes.

Blue School: de Broadway a las aulas. Matt Goldman
27:29

Por ejemplo, uno de nuestros graduados consiguió cambiar una norma de una escuela antes de haber llegado siquiera. Esto demuestra que los alumnos de la Blue School, con nuestro enfoque, acaban convirtiéndose en activistas sociales, que están prosperando. Y, además, proporciona credibilidad y validez a nuestro enfoque, por lo que las familias que vengan pueden decidir más fácilmente.

28:07

Utilizamos el pensamiento crítico en perspectiva. Yo puedo tener un punto de vista y tú puedes tener un punto de vista diferente. ¿Y sabes qué? Ambos pueden coexistir. Eso es algo, al menos en Estados Unidos, de lo que nos hemos estado alejando desde hace varios años. Tal vez un par de décadas. Pero nosotros pensamos y asimilamos de forma crítica, integrando las ideas neurocientíficas, las conexiones neuronales, para expandir nuestro pensamiento, para expandir nuestras prácticas. Yo creo que estas serán herramientas clave para las personas que vivan a mediados y finales del siglo veintiuno. Nosotros queremos poner a los jóvenes en esta senda. Y lo que hacemos en Blue School es liderar ese cambio. Cuando hablo de activismo social, no me refiero a derrocar gobiernos. Me refiero a coger las riendas y hacer de este país y del mundo un lugar mejor, porque estos niños creen en ellos mismos, creen en sus propios procesos de pensamiento, y creen en su habilidad para hacer cambios.

29:49
Zuberoa Marcos. Matt, muchas gracias por compartir este rato con nosotros.

Matt Goldman. Muchas gracias a vosotros.