Comer juntos es más importante que nunca

Javier Blumenfeld

. Pediatra y endocrinólogo

Médico pediatra, Máster en endocrinología pediátrica y nutrición y Doctor en ciencias biomédicas, Javier Blumenfeld es responsable de la consulta de Endocrinología Pediátrica del Hospital de El Escorial (Madrid). Es especialista en Neuroeducación y miembro del Observatorio de la Universidad Rey Juan Carlos para el desarrollo de innovaciones educativas. Así, Blumenfeld desarrolla, junto a su equipo, programas de alimentación saludable para niños y familias en los que reivindica la importancia de comer variado, el ejercicio físico y el descanso para el desarrollo del cerebro y el aprendizaje. Defensor de la dieta mediterránea nos invita a “recuperar el disfrute de sentarnos a comer en familia” asegurando que es el mejor hábito que podemos mantener en la alimentación de los niños. Por eso, Blumenfeld describe las comidas y cenas familiares como “la última trinchera” para no estar completamente mecanizados: el último espacio que nos queda para conversar y no perder nuestra humanización.


Creando oportunidades

Javier Blumenfeld

Médico pediatra, Máster en endocrinología pediátrica y nutrición y Doctor en ciencias biomédicas, Javier Blumenfeld es responsable de la consulta de Endocrinología Pediátrica del Hospital de El Escorial (Madrid). Es especialista en Neuroeducación y miembro del Observatorio de la Universidad Rey Juan Carlos para el desarrollo de innovaciones educativas. Así, Blumenfeld desarrolla, junto a su equipo, programas de alimentación saludable para niños y familias en los que reivindica la importancia de comer variado, el ejercicio físico y el descanso para el desarrollo del cerebro y el aprendizaje. Defensor de la dieta mediterránea nos invita a “recuperar el disfrute de sentarnos a comer en familia” asegurando que es el mejor hábito que podemos mantener en la alimentación de los niños. Por eso, Blumenfeld describe las comidas y cenas familiares como “la última trinchera” para no estar completamente mecanizados: el último espacio que nos queda para conversar y no perder nuestra humanización.


Creando Oportunidades

Transcripción

00:01
Javier Blumenfeld. Soy Javier Blumenfeld, médico pediatra especialista en endocrinología infantil y en medicina adolescente también. Vamos a hablar de temas que tienen que ver con la neuroeducación, con el aprendizaje, cómo aprende el cerebro, y con la importancia de la nutrición dentro de esa neuroeducación.

00:21
Gladys Sobrino. Hola, Javier.

Javier Blumenfeld. Hola, ¿qué tal, Gladys?

Gladys Sobrino. ¿Qué tal?

Javier Blumenfeld. Muy bien.

Gladys Sobrino. Soy madre de un niño de 12 años. ¿Una dieta infantil cómo puede afectar al rendimiento?

00:36
Javier Blumenfeld. El cerebro es como un motor, ¿vale? Este motor tiene una gasolina, por así decirlo, que es un neurotransmisor que se llama dopamina. Tenemos que encontrar formas de rellenar constantemente la dopamina. Y para que este motor funcione, como somos cuerpos físicos, sobre todo, tenemos que cuidar el cuerpo físico, la función ejecutiva, nuestro prefrontal hay que cuidarlo. ¿Cómo lo cuidamos? Lo cuidamos durmiendo bien. En cuanto no dormimos tenemos alteraciones ejecutivas. Por eso cuando no dormimos estamos descontrolados, no nos concentramos…

01:12
Gladys Sobrino. Un desastre.

Javier Blumenfeld. Y comiendo bien. Entonces, cualquier acción que sea comer bien, hacer ejercicio y dormir bien mejora todas las funciones mentales, incluida la función ejecutiva. Y dentro de la alimentación, concretamente, además de que hay comer muy variado y de todo, es importante el desayuno. Varios estudios hablan de la importancia del desayuno respecto a la concentración. Por eso en España, el mundo occidental, tenemos un problema con el desayuno. Y el desayuno mejora la capacidad cognitiva. Y es un problema porque en las casas en general, yo también tengo hijos, si el niño o la niña no cena, hay una catástrofe, pero si no desayuna no pasa nada. Error, es justo lo contrario. El desayuno mejora el humor, hace que bajemos de peso, y el rendimiento cognitivo. Yo no conozco ningún medicamento que haga tanto. Lo tenemos en nuestras manos pero no lo usamos. Desde el punto de vista nutricional, hay que comer de todo, tener bien los depósitos de algunas sustancias como omega-3, hierro o magnesio, que se pueden rellenar comiendo bien. No hace falta tomar pastillas para rellenar esas sustancias pero hay que comer bien. Es muy importante desayunar bien.

02:27
Gladys Sobrino. Dime cuáles son los errores que cometemos respecto a la alimentación de nuestros hijos.

02:32
Javier Blumenfeld. La base de una buena alimentación es una dieta mediterránea, que es la base de nuestra dieta. Es muy importante tenerla en cuenta porque es tremendamente saludable. Desde el punto de vista cognitivo, pero no solo cognitivo: cardiovascular, a nivel de generación o no de tumores… Incluye muchos alimentos sin procesar. Nosotros nos hemos ido hacia alimentos procesados de una manera que me parece incorrecta. Nosotros preferimos comprar algo que ya está transformado y que es fácil. Pero la cocina saludable no tiene por qué ser compleja. De hecho, no lo es. El error básico es haber olvidado nuestros alimentos básicos y haberlos sustituido por alimentos procesados. Y es simplemente ir a un parque y ver cuántos niños están comiendo alimentos de bolsita y cuántos están comiendo fruta.

03:21
Gladys Sobrino. ¿También señalarías como error los hábitos o no hábitos que podamos mantener en nuestras casas en la alimentación de los niños?

03:27
Javier Blumenfeld. Totalmente. A mí de la dieta mediterránea lo que más me gusta es el acto de comer. Tengo que decirlo con delicadeza, a veces se entiende mal. La gente que se va fuera de los países mediterráneos echa mucho de menos el disfrutar de sentarse a comer. Y a veces disfrutar de sentarse a comer es sentarse a comer, es el momento para hablar con los hijos, hablar con la pareja… Es el momento. Pues no, nos sentamos a comer con la tele, con el WhatsApp… Independientemente de que comamos sano, que sería perfecto, pero, realmente, estamos perdiendo un poco eso. Y es un hábito importante. Yo también llevo la consulta endocrinopediátrica y yo a los pacientes les pido que se sienten a comer con su familia. Independientemente del efecto que eso hace sobre la obesidad, estamos hablando de niños con obesidad, estoy viendo que se genera un efecto sobre la familia. De repente se ponen a hablar. Y me llama la atención la cantidad de familias que no hablan, y tenemos que generar espacios para que hablen porque eso es tremendamente potente. Y eso me parece importante dentro de la nutrición. Además de que se coma bien, poco procesado y todo eso, pero sobre todo el placer de sentarse a comer, a cocinar, el placer de disfrutar de nuestras familias. Y creo que la familia es la última trinchera que tenemos para no estar completamente mecanizados. Y la nutrición es una herramienta tremendamente válida y útil cuando comes con tu familia, cocinas con tu familia, cuando pasas más tiempo con tu familia, simplemente con ellos, con todo el resto del mundo desconectado, me parece que es una forma de proteger esta última trinchera de la humanización que es la familia. Vamos a cocinar juntos, vamos a hacer juntos, vamos a comer juntos, vamos a sentarnos a hablar despacito, con todo apagado, sobre nosotros mismos. Esos momentos se generan muy fácilmente alrededor de una mesa.

Javier Blumenfeld la importancia de la alimentación en el aprendizaje
05:20
Gladys Sobrino. ¿Cuál es la dieta que tú me dirías para poder hacer para un niño? Una dieta sana básica

Javier Blumenfeld. Mira… La dieta sana, tenemos esa suerte, es la dieta mediterránea. A mí me parece la dieta sana.

05:36
David González. ¡Eh, buenas!

Javier Blumenfeld. Buenas.

David González. ¿Qué tal?

Javier Blumenfeld. Muy bien, ¿tú qué tal?

David González. Bien. Yo soy David y soy un estudiante de primero de bachiller. A nuestras edades está habiendo mucha obsesión por la dieta. Entonces, eso a nivel del rendimiento que podamos tener o de nuestro estado anímico, ¿afecta de algún modo?

05:59
Javier Blumenfeld. Yo creo que la obsesión no es tanto por la dieta. Hay una cosa mucho más grave: la obsesión por la imagen. Y eso sí que me parece serio. No por el rendimiento académico, sino por la sociedad que hacemos. Estamos impregnados de ese aparente éxito que da el ser más guapo o más guapa. Y me parece que le quita mucha profundidad a nuestra sociedad. Por eso me parece bien si se habla de una nutrición saludable, pero la obsesión para estar más guapo o guapa me parece muy pobre.

06:33
David González. Como estudiante de primero de bachiller, tengo exámenes. Mi pregunta es: ¿Qué alimentos debo tomar? ¿Y qué alimentos debería rehusar a tomarlos?

06:45
Javier Blumenfeld. ¿Tú desayunas bien?

David González. Sí. Bueno…

Javier Blumenfeld. ¿Qué desayunas?

David González. Unas galletitas, mi zumito y unos cereales.

Javier Blumenfeld. Bueno, pues te falta la fruta.

David González. Es un zumo de naranja.

Javier Blumenfeld. ¿Lo exprimes?

David González. Sí.

Javier Blumenfeld. ¿Sí? Un desayuno ideal tiene cereales, ¿vale? El pan es mejor que las galletas, por ejemplo, tiene lácteos y tiene fruta, y es bastante abundante. Por otra parte, cuando estás de exámenes consumes mucha glucosa. Muchas veces lo que hacéis es intentar solucionar eso con galletas, con chocolate. Y una forma muy eficaz es tener siempre una fruta al lado. Cuando estudias consumes mucho, el cerebro consume un montón de glucosa. Y si tú tienes fruta al lado y estás comiendo fruta despacito, cuando tienes hambre, como picoteo, también puede mejorar tu rendimiento.

07:38
David González. Gente de mi edad, tanto chicos como chicas, que están flaquitos…

Javier Blumenfeld. Sí.

David González. …y que a base de suplementos quieren crecer. ¿A nivel de salud cómo lo ves?

Javier Blumenfeld. Fatal.

David González. Muy mal. Es lo que digo yo.

Javier Blumenfeld. Nosotros tenemos muy mala educación alimentaria. Entonces, desgraciadamente, los mensajes sobre nutrición, muchas veces que no están científicamente validados, impactan muchísimo. Hay un montón de dietas que no están recomendadas, como la dieta hiperproteica, como los suplementos. No está recomendado. Lo que hay que hacer es volver a saber cómo cocinar, cómo comer bien, y comer las cosas que nos rodean, porque es tremendamente importante. No es saludable. Nosotros llevamos miles, millones de años evolucionando genéticamente, desde el hombre o la mujer de las cavernas, estamos evolucionando para comer un tipo de alimentación. Estos tipos nuevos de suplementos… No estamos preparados para eso. Al final nos acaban produciendo un daño. Y por eso es importante intentar volver un poco atrás desde el punto de vista de cambiar nuestros hábitos y empezar a comer las cosas saludables que nos rodean en vez de sumarnos a modas que no son saludables ni son necesarias.

08:57
David González. Entonces, no a los suplementos.

Javier Blumenfeld. No a los suplementos, sí a la dieta mediterránea.

09:02
Ana Mangas. Hola, Javier.

Javier Blumenfeld. Hola, ¿qué tal?

Ana Mangas. Buenas, soy Ana. Soy profesora de secundaria y bachillerato en un centro. En los coles, cada vez hay niños con más problemas de obesidad. ¿Qué podemos hacer como padres, desde casa, y como docentes, en el cole, para solventar este problema?

Javier Blumenfeld la importancia de la nutrición en el aprendizaje
09:27
Javier Blumenfeld. La obesidad es la punta del iceberg de un problema. El problema real es la mala alimentación generalizada que estamos teniendo en nuestra infancia y en nuestra sociedad. Hay muchos niños y adultos que no son obesos pero su alimentación es pésima. Es importantísimo comer bien para que nuestros motores cerebrales funcionen de forma adecuada. Si no están bien engranados, si nos les damos alimento suficiente para que funcionen bien, la forma de generar conocimiento va a ser más complicada. Lo que se puede hacer es intentar meter más contenidos saludables de una forma más divertida. Por ejemplo, el colegio Antonio Robles, en San Lorenzo de El Escorial, está haciendo un proyecto, Chiquichefs, en el cual se está metiendo la cocina como eje. Los niños aprenden a hacer pan, pero a la vez aprenden matemáticas y aprenden inglés, aprenden relaciones entre ellos… Se hace con los padres. Con lo cual, se implica a los padres en la educación sanitaria de los niños. Es tremendamente importante porque, realmente, en la materia que tenéis que dar hay poco sobre salud. Pero es que se pueden dar un montón de contenidos obligatorios a través de la salud. Los colegios tendrían que implicarse en la salud de los niños porque es tremendamente importante, y no solo por la obesidad. La obesidad es la punta del iceberg, y tenemos cifras espantosas. Estamos casi en un 20% de obesidad y sobrepeso infantil en España. Sino porque nos permite tener una sociedad mucho más saludable.

11:00
Ana Mangas. Claro. Si yo me encuentro en mi aula a un alumno o una alumna con un trastorno de alimentación, ¿cómo puedo detectar esto? Porque no es fácil.

11:12
Javier Blumenfeld. Pero hay varios trastornos de alimentación. Un trastorno de alimentación es la obesidad. Es un trastorno de alimentación por exceso. Pero no nos olvidemos que hay otros que son por defecto. Por ejemplo, la anorexia. No es fácil detectar, hay que hacer una encuesta alimentaria, sentarse a ver cómo comen. Desde el punto de vista de la detección es delicado pero sí puedes, otra vez, enseñar muchas cosas a través de la salud. Pero la salud no solo es nutrición, también es el sueño… Yo pienso que cuando un niño va mal en el colegio, la primera pregunta que debe hacer un profe a los padres es: “¿Cómo estás durmiendo?”. Porque a veces nos liamos y no preguntamos su calidad de sueño. El sueño, el ejercicio, la nutrición, son elementos básicos para una sociedad más saludable, pero son elementos básicos también para una salud mental más potente.

12:04
Ana Mangas. ¿Tú crees que hay alimentos que provocan en los adolescentes esa ansiedad o esa hiperactividad, o ese estar desenfrenados?

12:16
Javier Blumenfeld. Sí que hay alimentos. Los alimentos procesados muchas veces tienen azúcares que no son saludables. Nuestra sociedad, desgraciadamente, está impregnada de bebidas azucaradas, alimentos azucarados… Hay muchos alimentos que producen estas subidas y bajadas importantes de glucosa en sangre, que hacen que el comportamiento pueda ser un poco más hiperactivo. Se vuelven como muy activos. Pero no es cuestión de demonizar ni evangelizar con ningún alimento específico, sino un poco de cambio de concepto.

12:54
Ana Mangas. Sí, de comida saludable.

Javier Blumenfeld. De comida saludable, entonces… ¿A cuántos cumpleaños vamos que está todo lleno de tartas y chuches? No digo que no tenga que haber, pero no hay nada más.

13:03
Ana Mangas. Ya.

Javier Blumenfeld. Llega el punto en que a veces voy con mis hijos… En restaurantes, pido fruta de postre y no la hay en el menú infantil. No hay porque nadie lo pide. Ese es el problema.

Ana Mangas. Lo que hay que cambiar.

Javier Blumenfeld. El problema que tenemos. No es centrarse en un alimento malo o bueno, sino en un hábito más global.

13:22
Ana Mangas. No puedo dejar de preguntarte, como docente, qué es la neuroeducación.

Javier Blumenfeld. Tú eres la docente. Lo quiero explicar porque me importa mucho que los docentes habléis de neuroeducación. La neuroeducación es lo poco, que no es mucho, que sabemos desde la neurología, desde la medicina, sobre qué es la educación. Y cuando hablo de educación, se centra básicamente en la captación de contenidos por parte del cerebro. Me gustaría intentar transmitir a todos los docentes que el cerebro es como un ordenador, es como una máquina, que nosotros, cada vez que sabemos algo nuevo, en nuestros cerebros se genera una conexión nueva que antes no había. Por ejemplo, si te digo que en hebreo la palabra “nariz” es “af”, no lo sabías y ahora lo sabes. Se ha generado una conexión en tu cabeza. Si yo esto lo repito muchas veces, esa conexión se va haciendo cada vez más fuerte hasta el momento en el que tú misma vas a poder recuperarla de una forma fácil. La neuroeducación es qué pasa en la cabeza, en el cerebro, cuando aprendemos cosas, y qué formas tenemos de hacerlo más eficaz y de hacerlo menos eficaz, la generación de conexiones cerebrales, es decir, de conocimientos nuevos.